Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Otros Crecimientos de la Piel Benignos

¿Cuáles son otros posibles crecimientos benignos de la piel?

A medida que las personas envejecen y van sumando el tiempo de exposición al sol, la piel cambia. Los niños pueden tener pecas o lunares que pueden aumentar en número o oscurecerse con el tiempo.

¿Cuáles son los diferentes tipos de crecimientos de la piel?

Crecimientos de la piel

Características

Tratamiento

Dermatofibromas

Protuberancias pequeñas, de consistencia firme y color rojo o marrón provocadas por la acumulación de fibroblastos (células de tejido blando que se encuentran debajo de la piel). Suelen producirse en las piernas y en ocasiones causan comezón.

Cuando los dermatofibromas provocan dolor o comezón, se extraen quirúrgicamente.

Quiste dermoideo

Tumor benigno compuesto por cabello, glándulas sudoríparas y sebáceas. Algunos tumores dermoideos internos pueden llegar a contener cartílago, fragmentos óseos y dientes.

Se pueden extirpar con cirugía por motivos estéticos.

Pecas

Manchas planas y oscuras que suelen aparecer sólo en las zonas de la piel expuestas al sol. Aparecen comúnmente en personas rubias o pelirrojas.

No es necesario ningún tipo de tratamiento.

Queloides

Crecimientos elevados, fibrosos y de consistencia firme que se forman donde hubo heridas. Son frecuentes entre los afroamericanos.

La respuesta de los queloides frente a la mayoría de los tratamientos es deficiente. Las inyecciones de corticosteroides pueden ayudar a volverlos más planos. Otros planteamientos para el tratamiento pueden incluir la cirugía o parches de silicona para lograr un mayor aplanamiento.

Lipomas

Nudos redondos u ovalados localizados debajo de la piel originados por depósitos de grasa. Son más comunes entre las mujeres y tienden a aparecer en el antebrazo, el torso y la parte posterior del cuello.

Suelen ser inofensivos, pero si se producen modificaciones de la forma, es posible que el médico indique realizar una biopsia. El tratamiento puede incluir la extirpación por medio de la cirugía, si el lipoma molesta al niño.

Lunares (nevos)

Pequeñas marcas de la piel causadas por las células cutáneas que producen el pigmento. Pueden ser planos o sobreelevados, blandos o duros, y algunos tienen vello. La mayoría es de color marrón oscuro o negro, aunque algunos son color carne o amarillentos. Pueden modificarse con el tiempo y suelen responder a los cambios hormonales.

En su mayoría, los lunares son benignos y no necesitan tratamiento. En algunos casos, pueden evolucionar en cáncer de la piel (melanoma). Véase la lista de signos que se incluye a continuación.

Lunares atípicos (nevos displásicos)

Lunares más grandes que los normales (más de media pulgada de diámetro), los lunares atípicos no siempre son redondos. Su color varía desde el marrón claro al marrón oscuro, con fondo rosado. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

El tratamiento puede incluir la extirpación de cualquier lunar atípico cuyo color, forma, o diámetro se modifiquen. Además, quienes tienen esta clase de lunares deben evitar la exposición al sol, puesto que la luz solar puede acelerar los cambios mencionados. Las personas con lunares atípicos deben consultar al médico ante cualquier cambio que pueda indicar la presencia de cáncer de la piel.

Granulomas piógenos

Marcas abultadas de color rojizo, pardo o azul negruzco causadas por un crecimiento excesivo de capilares (pequeños vasos sanguíneos) y la inflamación de los tejidos circundantes. Suele formarse tras una herida en la piel.

Algunos desaparecen sin que sea necesario tratarlos. En ocasiones, es necesario realizar una biopsia para descartar cáncer de la piel. El tratamiento puede incluir la extirpación quirúrgica.

Diferencias entre un lunar benigno y un melanoma

De acuerdo con investigaciones recientes, ciertos lunares presentan mayor riesgo de transformarse en crecimientos cancerosos, entre los que se incluyen los melanomas malignos, una forma de cáncer de la piel. Los lunares presentes desde el nacimiento y los atípicos tienen mayor probabilidad de transformarse en malignos. La capacidad para advertir cambios en los lunares, siguiendo las instrucciones de esta tabla ABCD, es crucial para detectar un melanoma maligno, así como otros crecimientos cancerosos de la piel en las primeras etapas de su desarrollo. Los signos de alerta son:

Fotografía del gráfico del cáncer de la piel ABCD

Reviewed Date: 09-30-2009

Other Benign Skin Growths in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.