Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Cerca de la Lactancia

No hay un único método para lograr una lactancia efectiva con un bebé de alto riesgo, puesto que cada bebé y cada situación son distintos. Dé a su bebé más tiempo para aprender a tomar el pecho y deje que el niño establezca el ritmo del aprendizaje. Aprender a tomar el pecho en forma efectiva es un proceso que puede tomar días o semanas para bebés prematuros y muchos otros bebés de alto riesgo. Sin embargo, si es paciente, persistente y mantiene una perspectiva saludable, usted y su bebé pueden llegar a formar un equipo para la lactancia.

Signos de que un bebé se está preparando para la lactancia

Haga saber al médico y las enfermeras de su bebé que desea amamantarlo ni bien esté preparado para alimentarse por boca. En general, un bebé debe ser capaz de succionar, deglutir y respirar en forma coordinada para ingerir alimentos por boca. Algunos de los signos de que un bebé está preparado para hacerlo son:

  • estabilidad física
    El bebé debe estar estable para poder manejar la alimentación "en brazos".

  • succión no nutritiva
    Un bebé succionará rítmicamente por primera vez con un chupete, sonda de alimentación, etc., en períodos cortos de más de una succión por segundo.

  • edad gestacional
    Alrededor de las 32 semanas de gestación, un bebé comenzará a mostrar breves períodos de succión, y alrededor de las 34 semanas se desarrollará un patrón rítmico de succión-deglución-respiración.

  • vigilia
    Un bebé debe permanecer despierto -de un estado de somnolencia a uno de alerta y actividad- durante períodos breves para poder alimentarse por boca.

  • reflejos orales
    Un bebé debe ser capaz de tolerar el tacto en la zona de la boca y demostrar los reflejos necesarios para la alimentación por vía oral, tales como el reflejo de búsqueda, de succión, tusígeno y de la náusea.

La lactancia suele ser menos estresante para un bebé de alto riesgo, porque es el bebé quien establece el ritmo -tanto para una toma individual como durante el proceso de aprendizaje de alimentación correcta. La frecuencia cardíaca y respiratoria del bebé, el nivel de saturación de oxígeno y la temperatura corporal tienden a mantenerse más estables e incluso mejorar durante la lactancia. Esta estabilidad de los sistemas físicos significa que tomar el pecho consume menos energía y representa menos "esfuerzo" para el bebé de alto riesgo. Por supuesto, un bebé debe prenderse y succionar activamente para obtener leche durante el amamantamiento, y es posible que le lleve algún tiempo aprender a hacerlo. En la alimentación con biberón, la leche gotea en la boca del bebé y éste debe tragarla, esté preparado o no.

Etapas en la evolución de la lactancia

Las etapas que figuran a continuación, que describen la progresión del bebé hacia la lactancia directa, sólo se incluyen a modo de referencia. El progreso varía entre los bebés de alto riesgo. Un bebé puede avanzar rápidamente de una etapa a otra o incluso saltear una etapa por completo. Por el contrario, otro bebé quizá parezca "estancarse" en una etapa durante unos días o semanas.

  • tomas de práctica
    Durante las primeras etapas del aprendizaje de la lactancia, su bebé de alto riesgo quizá no ingiera mucha leche, si es que toma alguna. El bebé sólo está practicando los movimientos. Ni usted ni el bebé deben sentir ninguna presión.

  • contacto piel con piel (cuidado canguro)
    Es probable que un bebé comience a buscar o acercarse al pecho, y que incluso se prenda, si se lo sostiene en contacto con la piel.

  • toma con "pechos vacíos"
    Una vez que la madre note el reflejo de búsqueda y que el bebé se acerca al pecho, quizá desee extraerse leche antes de las sesiones de contacto piel con piel. Entonces, el bebé puede prenderse y practicar sin ser abrumado por la "bajada" de la leche y tener que lidiar con mucha cantidad de alimento de repente. El sentirse abrumado puede afectar el estado físico del bebé y el estado mental de la madre.

  • sesiones progresivas de succión no nutritivas
    Un bebé progresará de prenderse a succionar de a ratos y luego, a coordinar ocasionalmente la secuencia succión-deglución-respiración. A medida que su bebé demuestre más habilidad, querrá comprobar qué es capaz de hacer con más leche en el pecho. Extraiga leche hasta que el flujo de bajada disminuya y luego ofrézcale el pecho. Esto impide que la gran cantidad de leche que suele venir con la bajada abrume al bebé, pero deja suficiente cantidad de leche en el pecho para una toma.

Consejos útiles para comenzar a amamantar:

  • Extraer un poco de leche y dejarla en el pezón o la boca del bebé puede animarlo a lamer, prenderse y succionar.

  • La posición de "fútbol" (debajo del brazo) suele ser la más fácil de usar para amamantar a un bebé prematuro.

Dibujo sobre la lactancia materna, en la posición de pelota de fútbol americano
Click Image to Enlarge

  • Si su bebé se prende pero luego se suelta o si la succión del bebé es débil, quizá encuentre más útil la posición de "mano de bailarín". Una enfermera o un especialista en lactancia (su sigla en inglés es IBCLC) pueden mostrarle cómo sostener el mentón del bebé bajo el pecho con una mano.

Dibujo sobre la lactancia materna, en la posición de cuna cruzada
Click Image to Enlarge

  • Si su bebé es alimentado por sonda (por tubo), quizá sea posible practicar el amamantamiento mientras el bebé recibe alimento a través de la sonda.

  • Es posible que ciertos dispositivos para la lactancia le resulten útiles para ayudar a que el bebé evolucione a la lactancia. Puesto que algunos dispositivos también tienen desventajas, deben ser utilizados con la guía de un especialista en lactancia acreditado (IBCLC) o su equipo de lactancia. Los dispositivos que pueden resultar útiles incluyen:

    • Un protector de pezones delgado de silicona o látex, que se ubica sobre el pezón y la aréola, y que se ha comprobado que ayuda a que algunos bebés prematuros y otros bebés de alto riesgo se prendan mejor, desarrollen un patrón de succión más eficaz y tomen más leche durante el amamantamiento.

    • Se puede pegar un sistema de sonda de alimentación al seno con cinta adhesiva para que el bebé reciba una cantidad adicional de leche a través de la sonda cuando succione. Si se adosa una jeringuilla de leche a una sonda de alimentación y se pega con cinta adhesiva al seno, usted u otra persona que la ayude puede presionar con suavidad el émbolo para que caigan algunas gotas de leche en la boca del bebé cuando se "olvide" de succionar. También se encuentran disponibles los sistemas de sonda de alimentación comerciales.

  • Es probable que el bebé succione mejor algunas veces y otras no. No se desanime si parece "olvidarse" de cómo succionar entre toma y toma, o si está demasiado somnoliento como para tomar más.

  • Algunas tomas durarán más que otras, y es posible que el bebé necesite tiempo para "ponerse en marcha" en el seno en algunas ocasiones.

  • Trate de estar disponible para amamantar la mayor cantidad de veces posibles, especialmente cuando cada toma deba ser breve para evitar que el bebé se fatigue. Las tomas frecuentes y breves pueden ser de gran ayuda.

  • Continúe extrayéndose leche regularmente durante el proceso de aprendizaje del bebé. La extracción de leche no es el propósito de estas "tomas de práctica" y la producción de leche puede disminuir si no extrae la leche de algún modo.

  • Consulte al personal de la UCIN y a otras madres que estén extrayéndose leche y aprendiendo a amamantar a sus bebés de alto riesgo en la unidad. Hablar con otras madres que comprendan su experiencia puede resultar muy útil.

¿Qué son las tomas nutritivas?

Tomas nutritivas significa que el bebé es capaz de extraer leche eficazmente del seno y tragar lo suficiente para un crecimiento y desarrollo continuos. Esto requiere de succión nutritiva. Durante la succión nutritiva, el bebé coordina coherentemente la succión, la deglución y la respiración. Si lo observa, notará que su bebé está succionando a una velocidad de una vez por segundo, con una pausa para una respiración luego de algunas succiones. Para tomar suficiente leche, el bebé debe ser capaz de continuar con este patrón durante al menos 10 a 15 minutos. Probablemente, escuchará a su bebé tragando la leche, que se asemeja a un sonido "k" en la parte de atrás de la garganta, durante al menos parte de la toma.

Además de la succión nutritiva, un lactante debe despertarse y dar señales de que desea recibir alimento de 8 a 12 veces en 24 horas para lograr la alimentación nutritiva. Usualmente, hay una progresión de señales de que desea ser alimentado y el bebé parece cada vez más tenso, hasta que se le ofrece alimento. Algunas señales incluyen las siguientes:

  • señales tempranas de que desea recibir alimento:

    • saca la lengua

    • busca el seno de la madre

    • hace movimientos propios de la succión

  • se lleva los brazos y las manos a la cara o a la boca

  • señales tardías de que desea recibir alimento:

    • emite chillidos

    • llanto más intenso

Su bebé de alto riesgo quizá necesite tiempo extra para aprender a darle señales de cuándo está preparado para recibir alimento. Muchas madres encuentran que sus bebés de alto riesgo están demasiado somnolientos y, a veces, no parecen darse cuenta de que necesitan comer frecuentemente.

Cómo prepararse para el alta

Para que se considere darle el alta del hospital, por lo general, el bebé debe estar haciendo más succiones nutritivas. Cuando se aproxima el alta del bebé, es posible que desee amamantarlo varias veces seguidas. (Muchas madres se quedan en la sala durante 24 horas el día antes del alta.) Luego de observar varias tomas, el personal de la UCIN tendrá una idea de la capacidad del bebé para dar señales de que desea recibir alimento y mantener la succión nutritiva, y su respuesta a la "bajada" de la leche. Pueden realizar un cuadro del efecto que tiene la lactancia sobre el recuento de pañales mojados y sucios del bebé. Quizá le hagan preguntas sobre los signos de la "bajada" de la leche durante las tomas y si los pechos quedan más blandos luego de amamantar. Es probable que también sugieran aprovechar la oportunidad para realizar controles de peso antes y después de cada toma.

¿Qué es un control de peso?

El control de peso permite al personal de la UCIN controlar la cantidad de leche que ingiere su bebé durante una toma. Se pesa al bebé inmediatamente antes y después de alimentarse utilizando una báscula electrónica que puede medir cantidades muy pequeñas (de uno a cinco gramos) de peso. Se pesará al bebé vestido, y no se le cambiará ninguna ropa hasta que haya sido pesado luego de la toma, puesto que cualquier cambio podría afectar el resultado. Los bebés no ingieren la misma cantidad de leche en cada toma, y el control de peso le da al personal médico una idea de cuánta leche toma el bebé en un período de tiempo.

¿Qué incluye un plan de lactancia para ser dado de alta?

Quizá su bebé todavía no sea capaz de dar señales de que desea recibir alimento coherentemente o de alimentarse eficazmente durante la bajada de la leche, pero luego de observar el amamantamiento durante 8 a 24 horas, el personal de la UCIN podrá trabajar con usted para desarrollar un plan de lactancia más efectivo para ser dado de alta. Puesto que usted y su bebé son únicos, su plan para ser dada de alta debe estar diseñado teniendo en cuenta su situación, pero debe incluir todos o algunos de los siguientes puntos:

  • despertar al bebé para darle el pecho cada algunas horas si todavía no domina las señales de que desea recibir alimento

  • controlar cómo se prende el bebé, el patrón de succión nutritiva y el de succión no nutritiva antes, durante y después de la bajada de la leche, y la duración de las tomas

  • llevar un registro diario de la cantidad, volumen y color de la orina y las heces cada vez que cambie el pañal

  • pesar al bebé antes y después de una o más tomas diarias

  • utilizar dispositivos para la lactancia para fomentar la succión nutritiva o para proporcionar al bebé nutrición adicional durante el aprendizaje del proceso de lactancia

  • ofrecer leche materna adicional extraída con anterioridad o una fórmula recetada para lactantes, lo cual se debe basar en el progreso del bebé al pecho y modificar a medida que la capacidad de succión aumente

  • introducir métodos de alimentación alternativos que garanticen que el bebé está recibiendo suficiente alimento, pero que tengan menos probabilidades de interferir con la lactancia a largo plazo. Estos pueden incluir:

    • un sistema de sonda de alimentación pegado con cinta adhesiva a un seno o a un dedo (alimentación por dedo)

    • alimentación con taza

    • alimentación con jeringuilla

    • alimentación con biberón con tetinas de flujo lento

    • alimentación con biberón con tetinas de flujo más rápido

  • continuar extrayéndose leche para vaciar los senos hasta que usted y el médico de su bebé estén seguros de que el bebé ya no necesita leche materna adicional extraída con anterioridad ni fórmula a través de un método de alimentación alternativo, si bien la cantidad de sesiones de extracción puede variar a medida que la capacidad del bebé de tomar el pecho (extraer leche) mejore

  • seguimiento del médico del bebé, una enfermera o un especialista en lactancia acreditado (IBCLC) para ayudarle a controlar el progreso de la lactancia y ajustar el plan según sea necesario

Consejos útiles sobre la lactancia en el hogar:

  • El contacto piel con piel no es algo que se hace con el bebé sólo en la UCIN. Sigue siendo beneficioso una vez que estén en casa. Muchas madres informan que el contacto directo entre la piel de la madre y la del niño ayuda al bebé a prenderse al seno con mayor eficacia y rapidez, y contribuye a que la madre mantenga la producción de leche. Además, es muy agradable abrazarse de este modo.

  • Si su bebé ocasionalmente se atraganta durante la alimentación, quizá tenga dificultades para controlar el flujo de leche durante la bajada. La mayoría de los bebés aprenden a manejar la bajada de la leche a medida que maduran. Hasta entonces, trate de extraer la leche de la bajada justo antes de amamantar. Otra opción es desprender al bebé del pecho hasta que el flujo de leche disminuya. Algunas madres encuentran útil posicionar al bebé de manera que la parte de atrás de la garganta esté a mayor altura que el pezón. La leche entonces viaja "hacia arriba" durante la bajada, lo cual disminuye el flujo.

  • Si el bebé sabe succionar en forma nutritiva pero no puede hacerlo de manera coherente, trate de extraer leche de un seno mientras amamanta al niño con el otro.

Dibujo que demuestra el uso de la bomba para la leche
Click Image to Enlarge

  • Si la madre o el bebé terminan frustrándose, o si el bebé continúa mamando por más de 40 a 45 minutos, puede que la madre quiera interrumpir la alimentación. Es común que el bebé de alto riesgo se prenda al pecho y luego lo suelte repetidas veces, o que la madre deba despertar continuamente al bebé, que se queda dormido rápidamente luego de succionar durante dos o tres minutos. Si se detiene cuando se siente frustrada o limita la duración de cada alimentación, dispondrá de más tiempo para extraer leche eficazmente, y quizás le resulte más fácil conservar la paciencia durante el proceso de aprendizaje.

  • También puede permitir que el padre del bebé u otros miembros y amigos de la familia se ocupen de la alimentación alternativa, para no sentirse abrumada. De este modo, podrá concentrarse en la lactancia y en las sesiones de extracción, y disfrutar de oportunidades para abrazar a su bebé y sentir su piel.

  • Planee continuar extrayéndose leche durante varias semanas. El tiempo o la frecuencia con la que deberá extraerse leche varía; depende de la rapidez con que su bebé aprenda a tomar el pecho eficazmente.

  • No descarte ningún dispositivo de alimentación ni método de alimentación alternativo porque no le gustó o porque no funcionó cuando lo probó por primera vez. El dispositivo o método que no sirvió una semana puede funcionar la siguiente y viceversa.

  • Permanezca en contacto con un especialista en lactancia acreditado (IBCLC) que pueda describir y demostrar los métodos de alimentación alternativos y ayudarle a decidir cuál probar. También puede ayudarle a revisar su plan de lactancia siempre que sea necesario, a medida que la succión nutritiva de su bebé siga mejorando.

  • Si el bebé empieza a crecer y desarrollarse adecuadamente, y su capacidad de succión nutritiva mejora, pregúntele al pediatra cuándo puede abandonar el control de peso. Pregúntele cuándo puede dejar de despertar al bebé para alimentarlo y empezar a esperar a que dé señales de que quiere recibir alimento. Averigüe también cuándo puede empezar a disminuir el suplemento de leche materna o fórmula, sin que sea arriesgado.

  • Sea optimista. Es normal sentirse frustrada y creer que el bebé de alto riesgo no aprenderá nunca a tomar el pecho eficazmente. Es normal que algunos días parezcan una serie interminable de sesiones de práctica de amamantamiento, de alimentación alternativa y de extracción de leche con sacaleche. Es normal que su confianza sufra altibajos.

  • Trate de no desesperarse manteniendo el sentido del humor. Tendrá muchas anécdotas para compartir sobre su experiencia. Piense en cuánto camino recorrieron su bebé y usted desde el parto, más que en lo que aún les queda por recorrer.

  • Busque ayuda. Además de permanecer en contacto con un especialista en lactancia acreditado (IBCLC), póngase en contacto con un representante de una organización de apoyo para la lactancia.

¿Cuándo se puede quedar tranquila?

Puede quedarse tranquila y amamantar sin extraerse leche, sin dispositivos ni métodos de alimentación alternativos una vez que su bebé demuestre coherentemente la succión nutritiva asociada con la lactancia eficaz. Seguramente, su bebé estará bien y recibirá suficiente alimento exclusivamente de la lactancia cuando:

  • se despierta y da señales de que desea recibir alimento al menos 8 y hasta 12 veces en 24 horas.

  • moja seis o más pañales en 24 horas.

  • hace al menos dos o tres deposiciones por día hasta varias semanas después de lo que sería la edad del bebé si hubiera nacido a término, con una posible disminución de la frecuencia luego de este punto.

  • aumenta al menos 28 gramos (1/2 onza) cada 24 horas o al menos 120 a 240 gramos (4 a 8 onzas) cada semana durante los primeros tres a cuatro meses, ajustado según la edad si el bebé nació a término.

Reviewed Date: 12-31-2009

Moving Toward Breastfeeding

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.