Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Anemia en el Embarazo

La sangre es el líquido que mantiene la vida y circula a través del corazón, las arterias, las venas y los capilares del cuerpo. Elimina los desechos y el dióxido de carbono y lleva nutrientes, electrólitos, hormonas, vitaminas, anticuerpos, calor y oxígeno a los tejidos.

¿Qué es la anemia?

La anemia es la insuficiencia de glóbulos rojos o la capacidad reducida de los glóbulos rojos para trasportar oxígeno o hierro. Las enzimas de los tejidos que requieren hierro pueden afectar la función de las células en los nervios y los músculos. El feto depende de la sangre de la madre y la anemia puede ocasionar un crecimiento fetal deficiente, un nacimiento prematuro y un bebé de bajo peso al nacer.

¿Cuáles son los tipos de anemia más comunes durante el embarazo?

Existen diversos tipos de anemia que pueden presentarse durante el embarazo. éstos son los siguientes:

  • Anemia gravídica
    Durante el embarazo, el volumen sanguíneo de la mujer aumenta hasta en un 50 por ciento. Esto hace que la concentración de glóbulos rojos en su cuerpo se diluya. A veces, el trastorno recibe el nombre de anemia de embarazo y no se considera anormal salvo en los casos en los que los niveles disminuyen demasiado.

  • Anemia por deficiencia de hierro
    Durante el embarazo, el feto se vale de los glóbulos rojos de la madre para su crecimiento y desarrollo, especialmente durante los últimos tres meses del embarazo. Si una mujer tiene una excesiva cantidad de glóbulos rojos en la médula ósea antes de quedar embarazada, puede utilizar esta reserva durante el embarazo para satisfacer las necesidades del bebé. Las mujeres que no poseen la cantidad adecuada de hierro almacenado pueden desarrollar anemia por deficiencia de hierro. Este tipo de anemia es el más común durante el embarazo. Consiste en la falta de hierro en la sangre. El hierro es necesario para fabricar la hemoglobina (parte de la sangre que distribuye el oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo). Antes de embarazarse, es conveniente tener una nutrición adecuada para poder acumular estas reservas y prevenir la anemia por deficiencia de hierro.

  • Deficiencia de vitamina B12
    La vitamina B12 es importante para la formación de glóbulos rojos y la síntesis de las proteínas. Las mujeres vegetarianas (que no comen productos derivados de animales) tienen mayor probabilidad de desarrollar la deficiencia de vitamina B12. La inclusión de alimentos derivados de animales en la dieta, tales como leche, carnes, huevos y aves, puede prevenir la deficiencia de vitamina B12. Las mujeres bajo una dieta vegetariana estricta generalmente necesitan la inyección del suplemento de vitamina B12 durante el embarazo.

  • Pérdida de sangre
    La pérdida de sangre durante el parto o el puerperio (después del parto) también puede ser una causa de la anemia. La pérdida de sangre promedio en un parto vaginal es de aproximadamente 500 mililitros y, en un parto por cesárea, de 1.000 mililitros. Las reservas adecuadas de hierro pueden ayudar a una mujer a reponer la cantidad de glóbulos rojos perdidos.

  • Deficiencia de folato
    El folato, también llamado ácido fólico, es una vitamina B que trabaja con el hierro en la formación de los glóbulos. La deficiencia del folato durante el embarazo generalmente está asociada a la deficiencia de hierro dado que tanto el ácido fólico como el hierro se encuentran en los mismos tipos de alimentos. Se ha comprobado que el ácido fólico ayuda a reducir el riesgo de dar a luz a un bebé con ciertos defectos congénitos cerebrales y de la médula espinal si se ingiere antes de la concepción y durante los primeros meses de concepción.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia?

Es posible que las mujeres con anemia durante el embarazo no manifiesten síntomas claros, a no ser que la cantidad de glóbulos rojos sea muy baja. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la anemia. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Palidez en la piel, los labios, las uñas, las palmas de las manos o la parte inferior de los párpados

  • Fatiga

  • Vértigo o mareo

  • Dificultad al respirar

  • Latidos cardíacos acelerados (taquicardia)

Los síntomas de la anemia pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la anemia?

La anemia generalmente se descubre durante el control prenatal mediante un análisis de sangre de rutina indicado para verificar los niveles de hemoglobina o hematocritos. Los procedimientos para el diagnóstico de la anemia pueden incluir análisis de sangre adicionales y otros procedimientos de evaluación.

  • Hemoglobina  -  parte de la sangre que distribuye el oxígeno de los pulmones a los tejidos del cuerpo.

  • Hematocrito  -  medición del porcentaje de glóbulos rojos que se encuentran en un volumen específico de sangre.

Tratamiento de la anemia

El tratamiento específico de la anemia será determinado por su médico acorde con:

  • Su embarazo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • Qué tan avanzada está la enfermedad

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

  • Sus expectativas para la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El tratamiento depende del tipo y la severidad de la anemia. El tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro incluye suplementos de hierro. Algunas de las formas de administración son de dosificación lenta, mientras que otras deben administrarse varias veces por día. Si el hierro se toma con el jugo de un cítrico, el organismo lo absorbe mejor. Los antiácidos pueden disminuir la absorción del hierro. Los suplementos de hierro pueden provocar náuseas y hacer que las deposiciones sean de un color verde oscuro o negro. También es posible que los suplementos de hierro produzcan constipación.

Prevención de la anemia

Una buena nutrición antes del embarazo puede no sólo ayudar a prevenir la anemia, sino que también puede ayudar a la formación de otras reservas nutricionales en el cuerpo de la madre. Una dieta saludable y equilibrada durante el embarazo ayuda a mantener los niveles de hierro y otros nutrientes de importancia necesarios para la salud de la madre y del bebé en gestación.

Entre las fuentes de hierro se incluyen las siguientes:

  • Carnes: res, puerco, cordero; el hígado y otros órganos

  • Aves: pollo, pato, pavo; el hígado (especialmente la carne oscura)

  • Pescado y mariscos, incluyendo las almejas, los mejillones, las ostras, las sardinas y las anchoas

  • Vegetales de hojas verdes de la familia del repollo, como el brócoli, la col rizada, el nabo verde y la acelga

  • Legumbres, como las habas y los guisantes (arvejas); los frijoles y guisantes secos, como los frijoles pintos, los frijoles de carete y los frijoles cocinados enlatados

  • El pan y los bollos de harina integral con levadura

  • El pan blanco, la pasta, el arroz y los cereales enriquecidos con hierro

La siguiente lista contiene alimentos que constituyen buenas fuentes de hierro. Siempre consulte a su médico sobre los requisitos de hierro diarios recomendados.

Alimentos ricos en hierro

Cantidad

Contenido aproximado de hierro (miligramos)

Ostras

3 onzas

13,2

Hígado de res

3 onzas

7,5

Jugo de ciruelas pasas

1/2 taza

5,2

Almejas

2 onzas

4,2

Nueces

1/2 taza

3,75

Carne molida de res

3 onzas

3,0

Garbanzos

1/2 taza

3,0

Cereal de salvado

1/2 taza

2,8

Puerco asado

3 onzas

2,7

Anacardos

1/2 taza

2,65

Camarones

3 onzas

2,6

Pasas

1/2 taza

2,55

Sardinas

3 onzas

2,5

Espinacas

1/2 taza

2,4

Habas

1/2 taza

2,3

Frijoles de riñón

1/2 taza

2,2

Pavo, carne oscura

3 onzas

2,0

Ciruelas pasas

1/2 taza

1,9

Rosbif

3 onzas

1,8

Chícharos (guisantes)

1/2 taza

1,5

Maní

1/2 taza

1,5

Papas

1

1,1

Batata

1/2 taza

1,0

Ejotes

1/2 taza

1,0

Huevos

1

1,0

Actualmente se recomienda a todas las mujeres embarazadas y en edad fértil ingerir suplementos vitamínicos que contengan 400 microgramos de ácido fólico. Estos suplementos son necesarios dado que las fuentes naturales de folato son de difícil absorción y gran parte de la vitamina se pierde durante la cocción. Entre las fuentes de folato se encuentran los siguientes alimentos:

  • Verduras de hojas verdes

  • Frijoles y chícharos (guisantes) secos

  • Frutas y jugos cítricos y la mayoría de las bayas

  • Cereales forificados

  • Granos enriquecidos

Reviewed Date: 12-31-2009

Anemia in Pregnancy

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.