Print this page | E-mail this page

Otitis Media (INFECCIÓN DEL OÍDO MEDIO)

¿Qué es la otitis media?

La otitis media es una infección infantil frecuente que afecta uno o los dos oídos. Suele presentarse cuando un niño tiene un resfrío. El líquido se acumula en el oído medio cuando la trompa de Eustaquio se bloquea con moco. Crecen gérmenes en el líquido atrapado y provocan una infección. Esto genera dolor, pérdida temporal de la audición, fiebre, y el tímpano se enrojece.

¿Qué provoca las infecciones del oído medio?

  • Los niños menores de 3 años de edad tienen trompas de Eustaquio más cortas, más estrechas y más derechas que los adultos.
  • Es más fácil para las bacterias y los virus ingresar al oído medio de los niños pequeños. A los 4 años de edad, la trompa suele alargarse y drenar mejor los líquidos.
  • Resfríos provocados por bacterias o virus.
  • Los niños que asisten a guarderías tienden a tener infecciones de oído con más frecuencia. Las infecciones de oído no se propagan de una persona a otra, pero los resfríos sí.
  • Las adenoides grandes o infectadas pueden ejercer presión en la trompa de Eustaquio, de modo que no drena bien.
  • Las alergias con síntomas similares a los de la gripe pueden provocar infecciones de oído.
  • El humo de cigarrillo de segunda mano puede irritar la trompa de Eustaquio, lo que provoca hinchazón y bloqueo.
  • Alimentar a un bebé con biberón o tazas con pico mientras está recostado, ya que la leche puede ingresar a la trompa de Eustaquio desde la garganta, lo que genera un caldo de cultivo para los gérmenes.
  • Algunos niños son más propensos a tener infecciones de oídos que otros a causa de su genética. Los problemas en el oído medio tienden a ser hereditarios.

¿Qué puedo hacer para prevenir las infecciones de oído?

  • Amamante a su bebé durante la mayor cantidad de tiempo posible. Esto ayuda a prevenir las infecciones.
  • No le dé chupete después de los 2 años de edad.
  • NUNCA alimente a su bebé con biberón mientras esté recostado. Sostenga al bebé en un ángulo para que beba.
  • NO FUME en el hogar ni cerca de su hijo.
  • Mantenga actualizadas las vacunas de su hijo.
  • Si su hijo debe asistir a una guardería, busque los grupos con menor cantidad de niños.
  • Lávese las manos y las de su hijo con frecuencia. Los gérmenes que se encuentran en las manos pueden provocar resfríos.

Síntomas de las infecciones de oído:

  • Si su hijo no puede informarle que siente dolor, busque los siguientes síntomas:
  • Supuración del oído
  • Se tironea o se toca las orejas
  • Pérdida del apetito
  • No reacciona a los sonidos suaves
  • No puede dormir, se despierta durante la noche
  • Fiebre
  • Malhumorado, llora más que lo habitual
  • No quiere jugar
  • Torpe, se cae, actúa como mareado

Tratamiento:

  • El médico revisará los oídos de su hijo para determinar si están infectados o si hay líquido detrás del tímpano.
  • Si le receta antibióticos, asegúrese de administrárselos a su hijo durante la cantidad total de días que le indicó.
  • Es posible que el médico no le recete antibióticos si los síntomas no son graves.
  • Se pueden administrar analgésicos que no contengan aspirina, como el paracetamol o el ibuprofeno, para aliviar la fiebre o el dolor. Lea la etiqueta o consulte a su médico para saber la cantidad correcta.
  • Si su hijo tiene líquido detrás del tímpano con frecuencia, pero no tiene una infección de oído, los medicamentos esteroideos pueden ayudar.
  • Deberá volver a llevar a su hijo al médico para que le vuelva a revisar los oídos. Su próxima cita es el _____________________________________.
  • Si la infección no mejora para la próxima cita, el médico puede recetarle más antibióticos.
  • Si su hijo continúa teniendo infecciones de oído o acumulación de líquido en los oídos, y tiene problemas para hablar o escuchar, es posible que necesite tubos de timpanostomía.

¿Cuándo debo llamar al médico?

  • Si la fiebre y el dolor no desaparecen después de 48 horas de recibir antibióticos
  • Si siente que su hijo empeora.
  • Si su hijo tiene rigidez de nuca
  • Si el oído de su hijo parece hinchado y sobresale por el costado de la cabeza
  • Si observa sangre o moco que provienen del oído
  • Si un lado del rostro de su hijo parece débil

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.

Reviewed: 09/2011