Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Conductores Adolescentes

Conductores adolescentes

De acuerdo con la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés), la principal causa de muerte entre los jóvenes de 16 a 20 años son los choques automovilísticos.

Estadísticas relacionadas con la conducción en adolescentes

Tenga en cuenta las siguientes estadísticas del CDC y hable del tema con su hijo adolescente antes de que se siente tras el volante de un automóvil:

  • La proporción más grande de lesiones en adolescentes se debe a accidentes automovilísticos.

  • Es mucho menos probable que los adolescentes usen cinturón de seguridad que ningún otro grupo etario.

  • Cuando los adolescentes conducen después de haber bebido alcohol, tienen más probabilidades que los adultos de chocar, aún cuando hayan bebido menos alcohol que los adultos.

  • Los adolescentes también causan una cantidad desproporcionada de muertes entre conductores, pasajeros y peatones no adolescentes.

¿Por qué los conductores adolescentes corren un riesgo más alto?

A continuación se describen los dos motivos principales por los cuales los conductores adolescentes tienen un riesgo mayor de sufrir accidentes automovilísticos que dan como resultado lesiones o la muerte:

  • Falta de experiencia al conducir. Falta de experiencia significa que el conductor adolescente tiene menos capacidad de detectar y responder a peligros de tránsito y tiene menos control sobre el vehículo.

  • Comportamiento de riesgo de los adolescentes. Los adolescentes tienden a correr más riesgos dado que se ven afectados por sus emociones, el estrés y la presión de los pares. Además, la experimentación con alcohol y drogas recreativas puede perjudicar la capacidad de conducción del adolescente. También, los conductores adolescentes tienden a no usar el cinturón de seguridad, lo que aumenta el riesgo de lesión durante un choque.

Otro factor que contribuye al mayor riesgo de los conductores adolescentes es el hecho de conducir de noche. Conducir de noche es más difícil para todos, en especial para conductores noveles. Sin embargo, los adolescentes tienden a conducir muchísimo más de noche, lo que aumenta el riesgo de un accidente automovilístico fatal, en comparación con conducir de día.

Conducción segura en adolescentes

La AAP ha dado las siguientes recomendaciones para que los pediatras, junto con los padres, garanticen que los adolescentes conducen de forma más segura:

  • Enfatice a los padres y a los adolescentes lo importante que es conducir de forma segura, incluido el hecho de que los adolescentes necesitan desarrollar habilidades de conducción con práctica supervisada.

  • Como adulto, sea un buen ejemplo al conducir.

  • Establezca límites a los privilegios de conducir de su hijo adolescente, como por ejemplo limite la cantidad de pasajeros y/o restrinja el tiempo que conduce de noche.

  • Imponga penas por comportamientos irresponsables al conducir.

  • Supervise a los conductores adolescentes en vehículos.

  • Asegúrese de que el vehículo es seguro a nivel mecánico.

  • Involúcrese en la defensa de la comunidad, como por ejemplo ayudar a coordinar eventos libres de alcohol, ayudar a apoyar iniciativas de padres-pares y ayudar a los adolescentes a evitar la presión negativa de los pares.

  • Apoye iniciativas legislativas que tengan como objetivo reducir los accidentes automovilísticos entre conductores adolescentes, como por ejemplo sistemas de licencias graduadas y leyes más estrictas del mínimo de edad necesario para conducir.

Reviewed Date: 09-30-2009

Teenage Drivers
Sports Medicine and Adolescent Medicine
Joel Brenner, MD
Aisha Joyce, MD
David Smith, MD

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.