Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Alimentos

Alergias a los alimentos en niños

¿Qué es la alergia a los alimentos?

La alergia a un alimento es una respuesta anormal del cuerpo frente a ciertos alimentos. Esto no es igual que la intolerancia a un alimento, lo cual no afecta al sistema inmunológico, si bien puede haber síntomas similares presentes.

¿Qué causa la alergia a los alimentos?

Antes de presentar una reacción alérgica a un alimento, un niño con sensibilidad debió exponerse previamente al alimento al menos una vez. El niño también podría volverse sensible a través de la leche materna. Al momento de la primera exposición, el cuerpo elabora una proteína de protección denominada anticuerpo de IgE. Este anticuerpo ahora se activará cada vez que se ingiera el alimento alérgico. Los síntomas de la alergia se presentarán la segunda vez que su hijo ingiera el alimento. En ese momento, cuando los anticuerpos de IgE reaccionen con el alimento, se liberarán histaminas, un compuesto químico que causa una respuesta inflamatoria en el cuerpo. Las histaminas pueden causar que su hijo presente urticaria, asma, comezón en la boca, dificultad para respirar, dolor estomacal, vómitos o diarrea.

¿Cuál es la diferencia entre la alergia a los alimentos y la intolerancia a los alimentos?

La alergia a los alimentos produce una respuesta del sistema inmunológico, lo que causa síntomas en su hijo que pueden ser solo molestias o incluso poner en riesgo la vida. La intolerancia a los alimentos no afecta el sistema inmunológico, si bien algunos síntomas pueden ser los mismos que en el caso de la alergia a los alimentos.

¿Cuáles son los alimentos que causan alergia con mayor frecuencia?

Aproximadamente el 90 % de todas las alergias a los alimentos son causadas por los siguientes ocho alimentos:

  • leche;

  • huevos;

  • trigo;

  • soja;

  • frutos secos;

  • cacahuetes;

  • pescado; y

  • mariscos.

Los huevos, la leche y los cacahuetes son las causas más comunes de las alergias a los alimentos en niños, y también se incluyen el trigo, la soja y los frutos secos. Los cacahuetes, los frutos secos, el pescado y los mariscos generalmente causan las reacciones alérgicas más graves. Entre el 4 % y el 8 % de los niños menores de 5 años presentan alergia a alimentos. Desde 1997 hasta 2011, la prevalencia de los casos informados de alergia a alimentos aumentó un 50 % entre los niños. Si bien la mayoría de los niños superan las alergias a medida que crecen, la alergia a los cacahuetes, frutos secos, pescado y mariscos puede durar toda la vida.

¿Cuáles son los síntomas de la alergia a los alimentos?

Los síntomas alérgicos pueden comenzar en pocos minutos o incluso una hora después de ingerir el alimento. Los siguientes son los síntomas más comunes de las alergias a los alimentos:

  • náuseas o vómitos;

  • diarrea;

  • retorcijones;

  • urticaria;

  • hinchazón;

  • eczema;

  • inflamación o picazón de los labios, la lengua o la boca;

  • dificultad para tragar;

  • picazón u opresión en la garganta;

  • dificultad para respirar o dolor en el pecho;

  • ronquera o voz chillona (puede arrastrar las palabras);

  • pérdida del conocimiento;

  • respiración sibilante;

  • congestión o goteo nasal;

  • estornudos;

  • tos leve y seca;

  • descenso de la presión arterial (sensación de desvanecimiento, debilidad, confusión); y

  • pulso débil.

De acuerdo con el Instituto Nacional para la Alergia y las Enfermedades Infecciosas (National Institute for Allergy and Infectious Diseases), no se necesita gran cantidad de alimento para causar una reacción grave en personas altamente alérgicas. De hecho, solo rastros de granos de cacahuete pueden causar una reacción alérgica a una persona con alergia grave al cacahuete.

Los síntomas de la alergia a ciertos alimentos pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre debe consultar al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

Alergia a la leche y a la soja

Las alergias a la leche y a la soja generalmente se observan en bebés y niños pequeños. A menudo, estos síntomas son diferentes a los síntomas de otras alergias y pueden incluir los siguientes:

  • cólicos (bebé inquieto);

  • sangre en las heces de su hijo; y

  • crecimiento deficiente.

A menudo, el proveedor de atención médica de su hijo modificará la leche de fórmula de su bebé por otra hipoalergénica si considera que puede ser alérgico a la leche.

Los síntomas de la alergia a la leche o la soja pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al proveedor de atención médica de su hijo para el diagnóstico.

Tratamiento para la alergia a los alimentos

No existe un medicamento para prevenir la alergia a los alimentos. El objetivo del tratamiento es evitar los alimentos que producen los síntomas. Después de consultar al proveedor de atención médica de su hijo y detectar a qué alimentos es alérgico su hijo, es muy importante evitar estos alimentos y otros alimentos similares de ese grupo de alimentos. Si está amamantando a su hijo, es importante evitar alimentos en su dieta a los que su hijo sea alérgico. A través de la leche materna se pueden transmitir pequeñas cantidades del alérgeno del alimento a su hijo, lo que puede producir una reacción.

También es importante administrar vitaminas y minerales a su hijo si este no puede comer ciertos alimentos. Analice este tema con el proveedor de atención médica de su hijo.

En el caso de los niños que presenten una reacción grave a algún alimento, el médico de su hijo puede recetar un kit de emergencia que contenga epinefrina, que ayuda a detener los síntomas de las reacciones graves. Consulte al proveedor de atención médica de su hijo para obtener más información.

Algunos niños, bajo la supervisión de su proveedor de atención médica, pueden volver a recibir ciertos alimentos después de tres a seis meses para observar si superaron la alergia. Muchas alergias pueden ser de corto plazo en niños y el alimento puede ser bien tolerado después de los tres o cuatro años de edad.

Prevención de las alergias a los alimentos

El desarrollo de las alergias a los alimentos no puede prevenirse, pero a menudo puede retrasarse en bebés siguiendo estas recomendaciones:

  • La única fuente de nutrición de su bebé durante los primeros seis meses de vida debería ser leche materna o de fórmula. Si fuera posible, amamante a su bebé exclusivamente durante los primeros seis meses.

  • Si amamantar no fuera posible, una fórmula hidrolizada puede brindar cierta protección contra las alergias a los alimentos.

  • Introduzca gradualmente alimentos sólidos para su bebé a partir de los siete meses de edad.

  • El introducir alimentos comúnmente alergénicos de forma temprana también puede brindar protección. Consulte al proveedor de atención médica de su hijo sobre cuándo y qué tipos de alimentos introducir.

Comer afuera cuando hay alergias a los alimentos

Si su hijo padece de alergia a uno o más alimentos, comer afuera puede ser un desafío. Sin embargo, es posible vivir una experiencia saludable y satisfactoria al comer afuera: simplemente se necesita un poco de preparación y perseverancia de su parte.

La Asociación Estadounidense de Dietética (American Dietetics Association) ofrece estos consejos para controlar las alergias a los alimentos cuando su familia coma fuera del hogar:

  • Sepa qué ingredientes contienen los alimentos del restaurante donde planea comer. Cuando sea posible, obtenga un menú del restaurante con anticipación y revise los elementos del menú.

  • Informe al camarero desde el principio sobre la alergia de su hijo. Él debe saber cómo se elabora cada plato y qué ingredientes se utilizan. Pregunte sobre la elaboración y los ingredientes antes de realizar el pedido. Si el camarero no conoce esta información o parece dubitativo, pida hablar con el encargado o con el chef.

  • Evite el servicio tipo bufet o familiar, ya que puede producirse la contaminación cruzada de alimentos por usar los mismos utensilios para diferentes platos.

  • Evite los alimentos fritos, ya que es posible que se utilice el mismo aceite para freír diferentes alimentos.

Otra estrategia para comer afuera cuando existen alergias a alimentos es entregar al camarero o encargado una tarjeta sobre la alergia al alimento. Esta tarjeta contiene información sobre elementos específicos a los que su hijo es alérgico, junto con información adicional, como un recordatorio para asegurarse de que todos los utensilios y equipos utilizados para preparar su comida se limpien completamente antes de usar. Puede imprimir fácilmente estas tarjetas usted mismo usando una computadora y una impresora. Si su hijo comerá afuera con amigos y usted no estará presente, entregue a su hijo una tarjeta con detalles de la alergia (o asegúrese de que el adulto a cargo tenga una tarjeta) para entregar al mesero.

O bien, existen varios tipos de tarjetas de alergias disponibles en Internet que pueden personalizarse con la información personal de su hijo. Un ejemplo es la tarjeta de comidas "Food Allergy Buddy" (Amigo Alérgico a Alimentos), promovida por la Asociación Nacional de Restaurantes (National Restaurant Association).

La iniciativa Alergias Alimentarias (Food Allergy), junto con la Asociación Nacional de Restaurantes y la Red de Alergias Alimentarias y Anafilaxia (Food Allergy and Anaphylaxis Network) ha desarrollado el Programa de capacitación sobre alergias alimentarias para restaurantes y servicios gastronómicos. Este programa de capacitación se desarrolló para ayudar a restaurantes y otros puntos de servicios gastronómicos a garantizar que sus clientes, incluidos aquellos con alergias alimentarias, recibirán una comida segura elaborada según las especificaciones del cliente.

Reviewed Date: 08-27-2014

Food Allergies

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.