Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Espondilitis Anquilosante Juvenil

Espondilitis anquilosante juvenil

¿Qué es la espondilitis anquilosante juvenil?

La espondilitis anquilosante juvenil (juvenile ankylosing spondylitis, JAS) es un tipo de artritis que afecta a la columna y a los lugares donde los músculos, los tendones y los ligamentos se adhieren al hueso.

  • Anquilosante significa tieso o rígido.

  • Espóndilo significa columna.

  • E "itis" indica una inflamación.

La enfermedad causa la inflamación de la columna y de las articulaciones grandes, lo que produce rigidez y dolor. La enfermedad puede desgastar la articulación entre la columna y el hueso de la cadera (la articulación sacroilíaca). También puede causar la formación de uniones óseas entre las vértebras en la columna. Estas uniones óseas pueden producir la fusión de los huesos. Los huesos del pecho también pueden fusionarse.

 

La JAS es causada por factores genéticos y ambientales. Tiende a ser hereditaria y los hombres son afectados tres veces más que las mujeres.

¿A quién afecta la espondilitis anquilosante juvenil?

La JAS afecta a los jóvenes, generalmente entre los 17 y los 35 años, pero también puede afectar a adolescentes. Se cree que la JAS afecta a los hombres con más frecuencia que a las mujeres.

¿Cuáles son los síntomas de la espondilitis anquilosante juvenil?

Los síntomas de la JAS tienden a aparecer y desaparecer con el tiempo. Si bien cada niño puede experimentar los síntomas de diferente manera, los siguientes son los más comunes:

  • dolor en la espalda, las articulaciones, los glúteos, los muslos, los talones o cerca de los hombros;

  • rigidez por la mañana temprano;

  • dificultad para pararse erguido;

  • dificultad para respirar profundamente;

  • pérdida del apetito;

  • pérdida de peso;

  • fatiga;

  • fiebre;

  • dolor y enrojecimiento ocular, sensibilidad a la luz; y

  • daño a los órganos, como por ejemplo, al corazón, a los pulmones y a los ojos.

Los síntomas de la espondilitis anquilosante juvenil pueden ser similares a los de otras enfermedades o problemas médicos. Siempre debe consultar al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la espondilitis anquilosante juvenil?

Además de un examen físico y de historia clínica completo, otras de las pruebas realizadas para diagnosticar la JAS incluyen las siguientes:

  • Radiografías. Se trata de un examen de diagnóstico que utiliza rayos electromagnéticos invisibles (rayos X) para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Tasa de sedimentación de eritrocitos (erythrocyte sedimentation rate, ESR). Esta prueba se realiza para determinar si existe inflamación en el cuerpo. Mide la rapidez con la que los glóbulos rojos caen hacia el fondo de un tubo de ensayo. Cuando se produce hinchazón o inflamación, las proteínas de la sangre se acumulan unas sobre otras y se vuelven más pesadas de lo normal. Por lo tanto, al medirlas, caen y sedimentan más rápido en el fondo del tubo de ensayo. Generalmente, mientras más rápido caigan las células sanguíneas, más grave es la inflamación. Las personas con JAS suelen tener una ESR elevada.

  • Detección del antígeno (HLA B27). Se trata de un análisis de sangre para ciertos trastornos autoinmunes. El HLA-B27 es un antígeno. Se trata de una sustancia que hace que el cuerpo produzca anticuerpos para combatir bacterias, virus y otras partículas "extrañas" para prevenir una infección. Su presencia indica que existe algún tipo de enfermedad autoinmune.

Tratamiento para la espondilitis anquilosante juvenil

El objetivo del tratamiento para la JAS es reducir el dolor y la rigidez, prevenir las deformidades y ayudar a que su hijo mantenga, en la medida de lo posible, un estilo de vida normal y activo.

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para la espondilitis anquilosante juvenil en función de lo siguiente:

  • la salud general y la historia clínica de su hijo;

  • la magnitud de la afección;

  • la tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • expectativas para el curso de la enfermedad; y

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la inflamación;

  • utilización a corto plazo de corticosteroides (para reducir la inflamación);

  • fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME), como el metotrexato, o fármacos biológicos, como el infliximab o el etanercept: estos fármacos reducen el avance de la inflamación en el cuerpo;

  • ejercicio periódico, incluidos ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda; y

  • fisioterapia.

Reviewed Date: 08-21-2014

Juvenile Ankylosing Spondylitis

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.