Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Diabetes Insípida

Diabetes insípida en niños

¿Qué es la diabetes insípida?

La diabetes insípida es una condición que resulta de la producción insuficiente de la hormona antidiurética (HAD), o vasopresina. Esta hormona ayuda a los riñones y al cuerpo a conservar la cantidad correcta de agua. Por este motivo, también se la conoce como "diabetes del agua". Normalmente, la HAD controla la concentración de orina en los riñones. Es secretada por el hipotálamo (una pequeña glándula localizada en la base del cerebro), almacenada en la glándula pituitaria y luego liberada al torrente sanguíneo. La HAD es secretada para concentrar la orina y disminuir su salida para prevenir una deshidratación. Por lo general, la diabetes insípida aumenta la sed y causa una producción excesiva de orina diluida.

La enfermedad se divide en dos grupos:

  • diabetes insípida central. Una producción o secreción insuficiente de HAD que es producida por un daño en hipotálamo o en la glándula pituitaria. Generalmente es producido por heridas en la cabeza y raros trastornos genéticos; y

  • diabetes insípida nefrógena. Los riñones no responden con normalidad a la HAD a causa de trastornos crónicos o drogas. Además de los trastornos genéticos que afectan a los riñones desde el nacimiento, otras causas crónicas incluyen insuficiencia renal, la anemia de células falciformes y la poliquistosis renal.

¿Cuáles son las causas de la diabetes insípida?

Muchas condiciones pueden producir la diabetes insípida, entre otras, las siguientes:

  • malfuncionamiento del hipotálamo (producción baja de HAD);

  • malfuncionamiento de la glándula pituitaria (no libera la cantidad adecuada de HAD en el torrente sanguíneo);

  • daños en el hipotálamo o en la glándula pituitaria durante una cirugía o una radioterapia;

  • lesiones cerebrales;

  • tumores cerebrales;

  • tuberculosis;

  • bloqueo en las arterias que van al cerebro;

  • encefalitis (inflamación del cerebro);

  • meningitis (inflamación de las meninges, las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal);

  • sarcoidosis (una rara inflamación de los nódulos linfáticos y otros tejidos del sistema inmunológico);

  • herencia familiar; y

  • ciertas drogas, como el litio.

¿Cuáles son los síntomas de la diabetes insípida?

Cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas más comunes pueden incluir:

  • sed excesiva;

  • producción excesiva de orina; y

  • deshidratación.

Los bebés con diabetes insípida también pueden presentar los siguientes síntomas:

  • irritabilidad;

  • alimentación insuficiente;

  • deficiencias en el crecimiento; y

  • fiebre elevada.

Los síntomas de la diabetes insípida pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos, por ejemplo, a la diabetes mellitus. Siempre debe consultar al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la diabetes insípida?

Además de una historia clínica completa y un examen físico que incluye la ingesta diaria de líquidos del niño, su dieta y sus patrones de evacuación (eliminación de líquidos y sólidos), los procedimientos de diagnóstico para la diabetes insípida pueden incluir:

  • análisis de orina. Miden la habilidad de concentración de orina. Por lo general, el niño no tomará líquidos durante varias horas (o luego de la medianoche mientras duerme), luego orinará dos veces durante la primera hora después de despertarse. La segunda muestra de orina suele establecer el diagnóstico;

  • exámenes de sangre;

  • examen de privación de agua. Se utiliza para observar si se produce deshidratación en ayunas. Este examen debe realizarse únicamente en un hospital; e

  • imagen por resonancia magnética (IRM). un procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y estructuras dentro del cuerpo. Una IRM del cerebro verifica la existencia de anomalías pituitarias.

¿Cómo se trata la diabetes insípida?

Si no se trata en los niños, la diabetes insípida puede producir daños cerebrales, deterioros en las funciones mentales, discapacidad intelectual, hiperactividad, periodos cortos de atención, deficiencias en el crecimiento y/o inquietud. El tratamiento de la diabetes insípida depende de las causas de la enfermedad. Por lo general, al tratar la causa se trata la diabetes insípida. El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para la diabetes insípida según lo siguiente:

  • la edad, el estado general de salud y la historia médica de su hijo;

  • qué tan avanzada se encuentre la enfermedad;

  • la tolerancia que su hijo tenga a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad; y

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento puede incluir medicamentos de hormona antidiurética sintética (generalmente en forma de píldora, inyección o aerosol nasal). Otras terapias incluyen medicamentos que estimulan la producción de la hormona antidiurética, como los AINE o la clorpropamida. Además, las personas con diabetes insípida deben tener una ingesta de líquidos adecuada para compensar la producción excesiva de orina. Cuando el mecanismo de sed de un niño también se ve afectado, debe controlarse cuidadosamente la ingesta de líquidos y la producción de líquidos.

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para un niño que padece diabetes insípida?

La diabetes insípida puede ser temporal o permanente, según cuál sea la causa de la enfermedad. Con un control apropiado, los niños que padecen diabetes insípida central pueden llevar una vida plena y saludable. Los niños con diabetes insípida nefrógena también pueden llevar una vida relativamente normal con el control y los cuidados correctos, especialmente si recibe atención médica a temprana edad.

Reviewed Date: 08-21-2014

Diabetes Insipidus in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.