Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Encopresis

Encopresis

¿Qué es la encopresis?

La encopresis sucede cuando su hijo tiene fugas de materia fecal en su ropa interior. También se conoce como defecar involuntariamente. Es más a menudo a causa del estreñimiento a largo plazo (crónico). La encopresis ocurre en niños mayores de 4 que están entrenados para usar el baño.

En la mayoría de los casos, la defecación involuntaria sucede por accidente. La encopresis puede ser muy embarazosa para su hijo.

¿Qué causa la encopresis?

En la mayoría de los casos, la encopresis ocurre porque un niño tiene estreñimiento a largo plazo (crónico).

Cuando un niño está estreñido, tiene un menor número de evacuaciones intestinales en comparación con lo normal. Las evacuaciones intestinales pueden tornarse duras, secas y difíciles de pasar. Su hijo puede evitar ir al baño porque le duele. Entonces se acumulan heces (impactada) en el recto y el intestino grueso (colon). La materia fecal no puede avanzar. El recto y el intestino aumentan de tamaño debido a las heces duras e impactadas.

Con el tiempo, heces líquidas puede empezar fugar alrededor de las heces duras y secas, impactadas. Esto mancha la ropa interior de su hijo.

Otras causas de encopresis pueden ser:

  • Inercia colónica, una afección en la cual el colon no mueve las heces como debería
  • Daños a los nervios del músculo al final del tracto digestivo (esfínter anal). Esto impide que se cierre de manera adecuada.
  • Miedo a usar el inodoro
  • Infecciones rectales o desgarros
  • Estrés emocional

Otros problemas de salud pueden causar estreñimiento crónico. Estos incluyen la diabetes, el hipotiroidismo, la enfermedad de Hirschsprung y la enfermedad inflamatoria intestinal.

¿Quiénes corren el riesgo de tener encopresis?

Cualquier niño que tiene estreñimiento a largo plazo (crónico) puede desarrollar encopresis. Los factores de riesgo de estreñimiento son, por ejemplo:

  • Comer un una dieta con alto contenido en grasas, alto contenido de azúcar y comida basura
  • El consumo de gran cantidad de refrescos y bebidas azucaradas
  • No beber suficiente agua y jugos frutales
  • Falta de actividad física.
  • No querer utilizar baños públicos.
  • Se siente estresado con la familia, con amigos o en la escuela
  • Estar demasiado ocupado jugando para tomarse el tiempo para ir al baño
  • Tener un cambio en la rutina de ir al baño. Esto incluye iniciar un nuevo año escolar, cuando un niño tiene menores oportunidades para ir al baño.

La encopresis afecta tanto a varones como a mujeres. Los expertos no saben por qué es así.

¿Cuáles son los síntomas de la encopresis?

Los síntomas de cada niño pueden variar. Pueden incluir, por ejemplo:

  • Heces flojas o aguadas
  • La necesidad de tener una evacuación intestinal con poco o ningún aviso, lo que se conoce como defecación involuntaria. Su hijo puede mancharse la ropa interior si no puede llegar a tiempo al baño.
  • Rascarse o frotar la zona anal, porque está irritado por heces acuosas
  • Alejarse de los amigos, la escuela o la familia
  • Ocultar la ropa interior sucia

Los síntomas de la encopresis pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Consulte siempre al proveedor de atención médica de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la encopresis?

El proveedor de atención médica de su hijo lo examinará y confeccionará una historia clínica. El diagnóstico por imágenes también se pueden hacer para comprobar el intestino y descartar otros problemas de salud. Esos exámenes pueden incluir:

  • Radiografía abdominal. Esta prueba comprueba la cantidad de heces en el intestino grueso.
  • Enema de bario. Esta prueba comprueba el intestino para determinar bloqueos u obstrucciones, lugares estrechos llamados estenosis y otros problemas. Se utiliza un líquido denominado bario que se visualiza bien en las radiografías. El bario se pone en un tubo. Se inserta en el recto de su hijo como un enema. A continuación, se examina el intestino con una radiografía.

¿Cómo se trata la encopresis?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado general de salud de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

El tratamiento de la encopresis puede incluir lo siguiente:

  • La eliminación de las heces retenidas
  • Mantener evacuaciones intestinales blandas para que las heces pasen fácilmente
  • Volver a entrenar el intestino y el recto para ganar control de las evacuaciones intestinales

El proveedor de atención médica de su hijo puede recetarle un enema para ayudar a eliminar las heces impactadas. Un enema es un líquido que se coloca en el recto del niño. Esto ayuda a ablandar las heces duras y secas. Nunca le administre a su niño un enema sin la aprobación del proveedor de atención médica de su hijo.

El proveedor de atención médica de su hijo probablemente le recetará medicamentos para ayudar a mantener las deposiciones de su hijo blandas durante varios meses. Esto ayudará evitar heces impactadas nuevamente. Nunca le administre al niño ablandadores de heces sin la aprobación del proveedor de atención médica de su hijo.

El tratamiento puede incluir también cambios en la dieta y estilo de vida. Ayude a su niño a comer más fibra mediante:

  • El agregado de más frutas y verduras
  • El agregado de más cereales integrales y panes. Compruebe las etiquetas de nutrición en los paquetes de alimentos para determinar aquellos que tienen más fibra.

¿Cuáles son buenas fuentes de fibra?

Alimentos

Contenido moderado de fibra

Contenido alto de fibra

Pan

Pan integral, pan de granola, molletes (muffins) de salvado de trigo, waffles de granos integrales, palomitas de maíz

 

Cereal

Cereales de salvado, cereales de trigo triturado, harina de avena, Muesli, granola, salvado de avena

Cereales 100% de salvado

Vegetales

Remolacha (betabel), repollitos de Bruselas, repollo, zanahorias, maíz, habichuelas (judías), calabaza bellota y butternut, espinaca, papas con la piel, aguacate

 

Frutas

Manzanas con cáscara, dátiles, papayas, mangos, mandarinas, naranjas, peras, kiwis, fresas, compota de manzana, frambuesas, moras, uvas pasas

Ciruelas cocidas, higos disecados

Sustitutos de la carne

Mantequilla de maní, nueces

Frijoles horneados, frijoles caupí, garbanzos, frijoles verdes, frijoles rojos, chile con frijoles, trail mix (mezcla de cereales y frutas secas)

Otros cambios en la dieta que pueden ayudar incluyen:

  • Ofrézcale a su hijo jugo de frutas en lugar de refrescos.
  • Aliente a que su hijo beba más líquidos, especialmente agua
  • Limite de las comidas rápidas y los alimentos chatarra que a menudo son altos en grasas y azúcares. Ofrecer comidas y aperitivos mejor balanceados en su lugar.
  • Limite las bebidas con cafeína, como refrescos y té
  • Limite la leche entera a 16 onzas al día si el niño tiene 2 años de edad o más. Pero no quite toda la leche de la dieta de su hijo. Los niños necesitan el calcio de la leche para ayudar a que sus huesos crezcan fuertes.

También es buena idea que su hijo coma en un horario periódico. Comer una comida, a menudo, causa un movimiento intestinal en el plazo de 30 a 60 minutos. Además, trate de servir el desayuno temprano. Esto le ayudara a darle tiempo a su hijo a tener una evacuación intestinal en su hogar antes de salir corriendo a la escuela.

Pruebe las siguientes ideas para ayudar a reducir el estreñimiento.

Más ejercicio

El ejercicio colabora con la digestión. Ayuda a que los movimientos normales de los intestinos empujen la comida hacia adelante, a medida que se digiere. Las personas que no se mueven mucho, a menudo, son estreñidos. Haga que su hijo salga a jugar en lugar de ver la televisión o hacer otras actividades bajo techo.

Establezca buenos hábitos intestinales

Trate de que su hijo evacúe su intestino de forma periódica. Haga que su niño se siente en el inodoro al menos dos veces al día durante al menos 10 minutos. Trate de hacer esto justo después de una comida. Asegúrese de hacer que ese sea un momento agradable. No se enoje con su hijo por no tener una evacuación intestinal. Utilice un sistema de recompensas para que sea divertido. Dele calcomanías u otras golosinas pequeñas. O haga carteles para mostrar el avance de su hijo.

En algunos casos, es posible que estos cambios no ayuden. O el proveedor de atención médica de su hijo puede encontrar otro problema. Si es así, el médico puede recomendar el uso de laxantes, ablandadores fecales o un enema. Estos productos deben utilizarse únicamente si lo recomienda el proveedor de su hijo. No los use sin hablar primero con el proveedor de su hijo.

Su hijo puede tener accidentes y manchar la ropa interior de vez en cuando. Esto ocurrirá hasta que el intestino y el recto obtengan su tono muscular de nuevo. Los niños en edad preescolar pueden ser capaces de usar los pantalones de entrenamiento desechables hasta que puedan controlar su intestino. Haga que su niño lleve una muda de ropa interior o pantalones a la escuela. Esto puede ayudar a que su niño se sienta menos incómodo. Puede ayudar a mejorar la autoestima de su hijo.

¿Cuáles son las complicaciones de la encopresis?

La encopresis puede causar problemas físicos y emocionales.

La materia fecal que se está acumulando (impactada) en el intestino puede causar dolor de vientre (abdominal). También puede causarle pérdida de apetito. Algunos niños pueden tener infecciones de la vejiga.

Los niños con encopresis, a menudo, se sienten molestos por los accidentes que tienen cuando manchan su ropa. En la mayoría de los casos no pueden controlar esta fuga de heces. Esto puede afectar cómo se sienten acerca de sí mismos o su autoestima. También puede afectar a cómo se enfrentan a otras personas. Los niños suelen sentirse avergonzados o incómodos por este problema. Pueden evitar ir a la escuela, jugar con amigos o pasar la noche fuera de casa.

Como padre, usted puede sentir culpa, vergüenza y rabia. Es posible que esté disgustado por el problema. Es importante ser paciente con su hijo. No culpe, enoje o castigue a su hijo por tener un accidente. Ofrezca su amor y soporte.

¿Se puede prevenir la encopresis?

Si la encopresis del niño es consecuencia de otro problema de salud, el tratamiento de esta afección puede ayudar.

Usted puede ayudar a prevenir el ensuciamiento fecal si evita cualquier trastorno emocional, mientras que su hijo está aprendiendo a controlar esfínteres. Los niños que tienen una experiencia negativa de evacuación intestinal pueden evitar ir al baño. Esto conduce a estreñimiento y, con el tiempo, a la encopresis.

El control de esfínteres debe retrasarse hasta que su hijo esté emocional y físicamente preparado. El proveedor de atención médica de su hijo puede ayudarle a determinar si su hijo puede estar listo. También puede ayudar a que su hijo tenga evacuaciones intestinales periódicos haciendo algunos cambios en la dieta y en el estilo de vida. Dele a su hijo alimentos ricos en fibra y limite los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar. Asegúrese de que su hijo beba muchos líquidos, como agua. Y mantenga a su hijo físicamente activo.

Cómo vivir con encopresis

Hacer cambios en la dieta y el nivel de actividad de su hijo puede ayudar a prevenir el estreñimiento y el ensuciamiento fecal. Sin embargo, la resolución de la encopresis puede ser más difícil para algunos niños. Si su hijo se mancha su ropa interior, no se enoje ni castigue a su hijo.

Los niños en edad escolar que no quieren usar los baños de la escuela pueden necesitar usar un baño privado. Es posible que tenga que hablar con el director y los maestros. Es posible que necesite para crear un plan para que su hijo pueda usar el baño cuando sea necesario.

Puede ser útil hacer que su hijo se siente en el inodoro dos veces al día durante 10 minutos. Esto alienta que las evacuaciones del intestino sean periódicas y blandas. Mantener un cuaderno o un registro de los accidentes de ensuciamiento fecal también puede ayudar. Usted y su hijo puede ver si hay un patrón en los accidentes. O puede encontrar que hay algunos factores desencadenantes que pueden controlarse. El proveedor de atención médica de su hijo también puede darle sugerencias útiles y medicamentos, según sea necesario.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Consulte al proveedor de atención médica de su hijo si el niño tiene heces duras o dolorosas y ensucia su ropa interior.

Puntos clave sobre la encopresis

  • La encopresis es cuando un niño accidentalmente tiene fugas de materia fecal en su ropa interior. También se conoce como defecar involuntariamente.
  • Le pasa a niños mayores de 4 que están entrenados para usar el baño.
  • Es más a menudo a causa del estreñimiento a largo plazo (crónico).
  • La encopresis puede causar problemas físicos y emocionales.
  • Puede ser muy embarazoso para su hijo.
  • Se puede calmar con cambios en la dieta y el estilo de vida, y medicamentos.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.