Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

GERD (Gastroesophageal Reflux Disease) in Children

GERD (Gastroesophageal Reflux Disease) in Children

¿Qué es la ERGE?

La ERGE o enfermedad por reflujo gastroesofágico, un trastorno digestivo a largo plazo (crónico). Esto ocurre cuando el contenido del estómago fluyen hacia arriba (reflujo) hacia el esófago.

La ERGE es una forma más grave y de larga duración del reflujo gastroesofágico (RGE).

El RGE es común en bebés menores de 2 años de edad. La mayoría de los bebés regurgitan un par de veces al día durante los primeros 3 meses. El RGE no causa problemas en los bebés. En la mayoría de los casos, los bebés superan este el momento cuando tienen entre 12 a 14 meses de edad.

También es común que los niños y adolescentes entre de 2 a 19 años tengan RGE de vez en cuando. Esto no siempre significa que tengan ERGE.

Cuando el RGE se convierte en ERGE

Su bebé, niño o adolescente puede tener ERGE si:

  • Los síntomas de su bebé le impiden alimentarse. Estos síntomas pueden incluir vómitos, náuseas, tos y dificultad para respirar.
  • Su bebé tiene RGE después de los 12 a 14 meses de edad
  • Su niño o adolescente presenta RGE más de 2 veces a la semana, durante unos meses 

¿Qué causa la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La ERGE a menudo es consecuencia de algo que afecta al EEI, el esfínter esofágico inferior. El EEI es un músculo que se encuentra en la parte inferior de su esófago. El EEI se abre para permitir que los alimentos ingresen en el estómago. Se cierra para mantener los alimentos en el estómago. Cuando el EEI se relaja demasiado a menudo o por demasiado tiempo, el ácido del estómago refluye hacia el esófago. Esto provoca vómitos o acidez gástrica.

Es posible que se presente el reflujo de tanto en tanto. Si alguna vez ha eructado y tenía un sabor ácido en la boca, tuvo reflujo. A veces, el EEI se relaja en el momento equivocado. A menudo, su hijo solo va tener un mal sabor en la boca. O su hijo puede tener una breve sensación leve de acidez estomacal.

Los bebés que son más propensos a tener un EEI débil: Esto hace que el EEI se relaje cuando debería permanecer cerrado. Mientras se está digiriendo la comida o la leche, el EEI se abre. Deja que los contenidos del estómago regresen al esófago. A veces el contenido del estómago recorren todo el camino hasta el esófago. Entonces el bebé o el niño vomita. En otros casos, el contenido del estómago solo recorre parte del camino hacia arriba por el esófago. Esto causa problemas de acidez o de respiración. En la alguno casos, no se presentan síntomas.

Algunos alimentos parecen afectar el tono muscular del EEI. Dejan que el EEI permanezca abierto más tiempo de lo normal. Estos alimentos incluyen:

  • Chocolate
  • Menta
  • Alimentos con alto contenido de grasas

Otros alimentos hacen que el estómago produzca más ácido. Estos alimentos incluyen:

  • Alimentos cítricos
  • Tomates y salsas de tomate

Otros factores que pueden conducir a la ERGE incluyen:

  • Ser obeso.
  • Medicamentos, incluidos algunos antihistamínicos, antidepresivos y analgésicos
  • Ser fumador pasivo

¿Cuáles son los factores de riesgo para la ERGE?

La ERGE es muy común durante el primer año de vida del bebé. A menudo desaparece por su propia cuenta. Un niño corre más riesgo de tener ERGE, si tiene cualquiera de los siguientes:

  • Síndrome de Down
  • Trastornos neuromusculares como la distrofia muscular y parálisis cerebral

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

La acidez estomacal o la indigestión ácida es el síntoma más común de la ERGE. La acidez estomacal se describe como un ardor en el pecho. Comienza detrás del esternón y sube hasta el cuello y la garganta. Puede durar hasta 2 horas. Con frecuencia es peor después de comer. Acostarse o agacharse después de una comida también puede provocar acidez.

Los niños menores de 12 años a menudo tienen diferentes síntomas de ERGE. Tendrán tos seca, síntomas de asma o dificultad para tragar. No tendrán una acidez estomacal clásica.

Cada niño puede tener síntomas diferentes. Los síntomas comunes de la ERGE incluyen:

  • Eructos
  • No comer
  • Tener dolor de estómago.
  • Ser quisquilloso con las comidas
  • Vómitos frecuentes
  • Tener hipo
  • Náuseas
  • Atragantamiento
  • Toser con frecuencia
  • Tener ataques de tos durante la noche

Otros síntomas pueden ser:

  • Silbidos al respirar
  • Resfriados a menudo
  • Padecer infecciones de oído a menudo
  • Tener un golpeteo en el pecho
  • Tener un dolor de garganta en la mañana
  • Tiene un sabor amargo en la boca
  • Tener mal aliento
  • La pérdida o deterioro del esmalte dental

Los síntomas de ERGE pueden parecerse a los de otros problemas de salud. Asegúrese de que su hijo consulte a su proveedor de atención médica para tener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la ERGE?

El proveedor de atención médica de su hijo lo examinará y confeccionará una historia clínica. Otras pruebas y análisis pueden incluir lo siguiente:

  • Radiografía del pecho. Una radiografía puede detectar señales de que el contenido del estómago se han trasladado a los pulmones. Esto se llama aspiración.
  • Serie radiográfica del tracto gastrointestinal (GI) superior o prueba con trago de bario. Esta prueba observa los órganos de la parte superior del sistema digestivo de su hijo. Estudia el esófago, estómago y la primera parte de su intestino delgado (duodeno). A su hijo le darán un líquido metálico llamado bario para que trague. El bario recubre los órganos para que puedan verse en una radiografía. A continuación, se toman radiografías para determinar si hay signos de llagas o úlceras, o bloqueos anormales.
  • Endoscopia. Esta prueba analiza la parte interior del tracto digestivo. Se usa un tubo pequeño, y flexible llamado endoscopio que tiene la lente de una cámara y una luz en un extremo. También se pueden tomar muestras de tejido del interior del tracto digestivo para la prueba.
  • Manometría esofágica. Esta prueba comprueba la fuerza de los músculos del esófago. Puede ver si su hijo tiene problemas con el reflujo o para tragar. A su hijo le introducirán un pequeño tubo en la nariz, luego por su garganta hasta su esófago. Luego, mide la presión que hacen los músculos del esófago cuando están en reposo.
  • Monitoreo del pH. Esta prueba comprueba el nivel de pH o ácido en el esófago. A su hijo le introducirán un tubo delgado y plástico en la nariz, hacia abajo por su garganta hasta su esófago. El tubo tiene un sensor que mide el nivel de pH. El otro extremo del tubo fuera del cuerpo de su hijo se conecta a un pequeño monitor. Esto registra los niveles de pH de su hijo durante 24 a 48 horas. Durante este tiempo su hijo puede irse a casa y hacer sus actividades normales. Tendrá que mantener un diario de los síntomas de su hijo que pueden estar vinculados al reflujo. Estos incluyen náuseas o tos. También debe mantener un registro de la hora, el tipo de alimentos y la cantidad de alimentos que come su hijo. Se comprueban las lecturas de pH de su hijo. Se comparan con la actividad de su hijo en ese período de tiempo.
  • Estudio del vaciamiento gástrico. Este examen se realiza para ver si el estómago del niño envía su contenido hacia el interior del intestino delgado correctamente. El retraso del vaciamiento gástrico puede causar reflujo hacia el esófago

¿Cómo se trata la ERGE?

El tratamiento dependerá de los síntomas, la edad y el estado general de salud de su hijo. También variará según la gravedad de la afección.

Cambios en la dieta y el estilo de vida

En muchos de los casos, los cambios en su dieta y su estilo de vida pueden ayudar a reducir los síntomas de la ERGE. Hable con el proveedor de atención médica de su hijo acerca de los cambios que puede hacer. Estos son algunos consejos para manejar mejor los síntomas de la ERGE.

En el caso de los bebés:

  • Después de las comidas, mantenga a su bebé en una posición vertical durante 30 minutos.
  • Si lo alimenta con biberón, mantenga la tetina llena de leche. De esta manera el bebé no va a tragar demasiado aire mientras se come. Pruebe diferentes tetinas. Encuentre una que deja que la boca del bebé haga un buen sello con el pezón durante la alimentación.
  • Agregar cereal de arroz a la alimentación puede ser útil para algunos bebés.
  • Haga eructar a su bebé varias veces durante la alimentación con biberón o la lactancia materna. Su hijo puede tener reflujo más a menudo cuando eructa con el estómago lleno.

En el caso de los niños:

  • Controle la ingestión de alimentos de su hijo. Limite los alimentos fritos y grasos, menta, chocolate, bebidas con cafeína, como refrescos y té, cítricos y jugos, y productos derivados del tomate.
  • Ofrézcale a su hijo porciones más pequeñas en las comidas. Agregue pequeños bocadillos entre las comidas si su hijo tiene hambre. No deje que su hijo coma en exceso. Deje que su hijo le diga cuando tiene hambre o está satisfecho.
  • Si su hijo tiene sobrepeso, póngase en contacto con el proveedor de su hijo para establecer objetivos de pérdida de peso.
  • Sirva la cena temprano, al menos 3 horas antes de acostarse.

Otros cosas que pueden probar son:

  • Consulte con el proveedor de su hijo para revisar los medicamentos que toma el niño. Algunos pueden irritar el revestimiento del estómago o el esófago.
  • No permita que su hijo se acueste o se vaya a la cama inmediatamente después de una comida.
  • Compruebe siempre con el proveedor de su bebé antes de levantar la cabecera de la cuna si a su bebé le han diagnosticado reflujo gastroesofágico. Esto es por razones de seguridad y para reducir el riesgo de síndrome de muerte infantil súbita y otras muertes infantiles relacionadas con el sueño. 

Medicamentos y otros tratamientos

El proveedor de atención médica de su hijo también puede recomendar otras opciones.

Medicamentos. El proveedor de su hijo puede indicarle medicamentos para aliviar el reflujo. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir la cantidad de ácido que produce el estómago. Esto reduce la acidez vinculada a reflujo. Estos medicamentos pueden incluir los siguientes:

  • Bloqueadores H2. Redicen la cantidad de ácido que genera su estómago mediante el bloqueo de la hormona histamina. La histamina ayuda a producir ácido.
  • Inhibidores de la bomba de protones. Ayudan a impedir que su estómago produzca ácido. Para eso, impiden que funcione la bomba de ácido del estómago.

El proveedor le puede recetar otro tipo de medicamentos que ayuda a vaciar el estómago más rápido. Si la comida no se queda en el estómago durante el tiempo normal, puede ser menos probable que ocurra el reflujo.  

Suplementos calóricos. Algunos bebés con reflujo no pueden aumentar de peso, ya que con frecuencia vomitan. Si este es el caso, el proveedor de atención médica de su hijo puede sugerir:

  • Agregar cereal de arroz a la fórmula del bebé
  • Darle a su bebé más calorías añadiéndole un suplemento recetado
  • Cambiar la fórmula por leche, o fórmula libre de la soja si su bebé tiene alergia

Alimentación por sonda. En algunos casos, es posible que se recomiende la alimentación por sonda. Algunos bebés con reflujo tienen otras afecciones que los hacen sentir cansados. Estos incluyen una cardiopatía congénita o nacen demasiado temprano (prematuro). Estos bebés suelen tener sueño después de comer o beber un poco. Otros bebés vomitan después de tener una cantidad normal de fórmula. Estos bebés tienen mejores resultados si se alimentan de manera constante con una pequeña cantidad de leche. En ambos casos, se puede sugerir la alimentación por sonda. La fórmula o leche materna se administra a través de un tubo que se coloca en la nariz. Esto se conoce como sonda nasogástrica. El tubo se pone entonces a través del esófago y hacia el interior del estómago. Se lo puede alimentar a su bebé a través de la sonda además de darle el biberón. O la alimentación mediante sonda se puede hacer en lugar de un biberón. También hay sondas que se pueden utilizar para evitar, o pasar por alto, el estómago. Estos son conocen como sondas nasoduodenales.

Cirugía. En casos severos de reflujo, se puede realizar una cirugía llamada funduplicatura. El proveedor de su bebé puede recomendarle esta opción si su hijo no aumenta de peso debido a los vómitos, tiene problemas respiratorios frecuentes o tiene irritación severa en el esófago. Esto se hace a menudo como una cirugía laparoscópica. Este método conlleva menos dolor y un tiempo de recuperación más rápido. Se hacen pequeños cortes o incisiones en el abdomen de su hijo. Un pequeño tubo con una cámara en el extremo se coloca en una de las incisiones para ver el interior. En los demás cortes, se insertarán las herramientas que el médico usa para hacer la cirugía. El cirujano mira en una pantalla de video para ver el estómago y otros órganos. Se envuelve el extremo superior del estómago alrededor del esófago Esto crea una banda apretada que fortalece el EEI y disminuye en gran medida el reflujo.

¿Cuáles son las complicaciones de la enfermedad por reflujo gastroesofágico?

Es posible que algunos bebés y niños con ERGE no vomiten. Pero sus contenidos estomacales todavía pueden moverse hacia arriba en el tubo alimenticio (esófago) y vertese en la tráquea. Esto puede causar asma o lneumonía.

Los vómitos que afectan a muchos bebés y niños con ERGE puede causar problemas con el aumento de peso y la mala nutrición. Con el tiempo, cuando el ácido del estómago regresa hacia el esófago, también puede conducir a:

  • Inflamación del esófago, llamada esofagitis
  • Llagas o úlceras en el esófago, que puede ser dolorosas y pueden sangrar
  • La falta de glóbulos rojos por las de llagas sangrantes (anemia)

Los adultos también pueden tener problemas a largo plazo derivados de la inflamación del esófago. Estos incluyen:

  • Estrechamiento o estenosis del esófago
  • El esófago de Barrett, una afección en la que hay células anormales en el revestimiento del esófago

Cómo vivir con la ERGE

Muchos bebés que vomitan la superan por el momento cuanto tienen alrededor de 1 año de edad. Esto sucede a medida que el EEI se hace más fuerte. En el caso de otros niños, tomar medicamentos y hacer cambios en el estilo de vida y la dieta pueden reducir el reflujo, vómitos y la acidez estomacal.

¿Cuándo debo llamar al proveedor de atención médica de mi hijo?

Llame al proveedor de atención médica del niño, si su bebe o el niño:

  • Tiene reflujo y no aumenta de peso
  • Tiene señales de asma o neumonía. Estas incluyen toser, tener sibilancias o dificultad para respirar.

Puntos clave sobre la ERGE

  • La ERGE es un trastorno digestivo de larga duración (crónico).
  • Esto ocurre cuando el contenido del estómago regresa hacia el esófago.
  • La acidez estomacal o la indigestión ácida es el síntoma más común de la ERGE.
  • Los vómitos pueden causar problemas con el aumento de peso y la mala nutrición.
  • En muchos casos, la ERGE puede aliviarse a través de cambios en la dieta y el estilo de vida.
  • Se pueden necesita, a veces, medicamentos, alimentación por sonda o cirugía.

Próximos pasos

Consejos para ayudarle a aprovechar al máximo una visita al proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en mente la razón de la visita y qué desea que suceda.
  • Antes de su visita, escriba las preguntas que quiere hacerle.
  • En la visita, escriba el nombre de un diagnóstico nuevo y de todos los medicamentos, tratamientos o análisis nuevos. Además escriba todas las instrucciones nuevas que le dé el proveedor para su hijo.
  • Pregunte por qué se se indica un medicamento o tratamiento nuevo, y cómo ayudará a su hijo. Además, consulte cuáles serán los efectos secundarios.
  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otras maneras.
  • Infórmese de por qué un análisis o procedimiento se recomienda y qué podrían significar los resultados.
  • Consulte qué puede ocurrir si su hijo no toma el medicamento o no se hace un análisis o procedimiento.
  • Si su hijo tiene una cita de control, anote la fecha, la hora y el propósito de esa visita.
  • Averigüe cómo puede comunicarse con el proveedor de su hijo después del horario de consultorio. Es importante por si su hijo se enferma y usted necesita hacer preguntas o pedir un consejo.

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.