Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Colitis Ulcerosa

Colitis ulcerosa en niños

¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es una enfermedad intestinal inflamatoria (EII), en la cual el revestimiento interno del intestino grueso (colon) y el recto se inflaman. La inflamación normalmente comienza en el recto y la porción inferior del intestino (sigmoide), y se propaga hacia arriba por todo el colon.

Del tracto digestivo
Haga clic sobre la imagen para ampliar

La inflamación produce diarrea o el vaciamiento frecuente del colon. A medida que las células de la superficie del colon mueren y se desprenden, se forman úlceras (llagas abiertas) y producen pus, moco y hemorragia.

¿Cuáles son las causas de la colitis ulcerosa?

Si bien existen muchas teorías sobre las causas de la colitis ulcerosa, ninguna se ha comprobado. Se desconoce la causa de la colitis ulcerosa y actualmente no existe una cura, excepto a través de la extirpación quirúrgica del colon. Una teoría sugiere que algún agente, posiblemente un virus o una bacteria atípica, interactúa con el sistema inmune del cuerpo para desencadenar una reacción inflamatoria en la pared intestinal.

Aunque existe amplia evidencia científica que demuestra que las personas con colitis ulcerosas presentan anomalías del sistema inmune, los médicos no saben si estas anomalías son una causa o el resultado de la enfermedad.

Existen pocas pruebas que demuestren que la colitis ulcerosa se deba a una tensión emocional o la sensibilidad a ciertos alimentos o productos alimenticios, o que sea el resultado de una niñez desdichada.

¿A quiénes afecta la colitis ulcerosa?

Aunque los niños y las personas mayores a veces desarrollan colitis ulcerosa, comienza con mayor frecuencia entre las edades de 15 y 30 años. Afecta a hombres y mujeres por igual, y tiene tendencia a presentarse en algunas familias.

¿Por qué es un problema la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa requiere cuidados médicos a largo plazo. Puede haber remisiones (periodos en que los síntomas desaparecen) que duren meses o incluso años. Sin embargo, por lo general, los síntomas vuelven a aparecer.

Solo en casos poco frecuentes, cuando se presentan complicaciones, la enfermedad es mortal. Si solo el recto y la parte inferior del colon están afectados, el riesgo de cáncer no es superior al normal. Sin embargo, el riesgo de cáncer de colon es más alto de lo normal en niños con colitis ulcerosa diseminada.

¿Cuáles son los síntomas de la colitis ulcerosa?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la colitis ulcerosa. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • dolor abdominal;

  • diarrea con sangre;

  • fatiga;

  • pérdida de peso;

  • falta de apetito;

  • sangrado rectal;

  • pérdida de líquidos y nutrientes corporales;

  • anemia causada por hemorragia grave.

A veces, los niños también experimentan lo siguiente:

  • lesiones en la piel;

  • dolor en las articulaciones;

  • inflamación de los ojos;

  • trastornos del hígado;

  • osteoporosis;

  • erupciones;

  • cálculos renales.

Los síntomas de la colitis ulcerosa pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Consulte con el médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la colitis ulcerosa?

El proceso de diagnóstico implica un examen físico completo, incluidos análisis de sangre para determinar si existe una condición de anemia o si el recuento de glóbulos blancos es elevado (una señal de inflamación). Los síntomas que sugieren una colitis ulcerosa también pueden evaluarse mediante los siguientes procedimientos:

Vista de cerca del endoscopio, muestra de la biopsia, y el interior del colón.
Haga clic sobre la imagen para ampliar

  • Muestra de heces. Analiza la presencia de bacterias anormales en el tracto digestivo que pueden causar diarrea y otros problemas. Se recolecta una pequeña muestra de heces que el médico luego envía al laboratorio. En dos o tres días, el análisis mostrará si existen bacterias anormales.

  • Esofagogastroduodenoscopia (también denominada EGD o endoscopia alta). Es un procedimiento que permite que el médico observe el interior del esófago, el estómago y el duodeno. Un tubo delgado y flexible con luz, denominado endoscopio, se introduce por la boca y la garganta, luego por el esófago, el estómago y el duodeno. El endoscopio permite al médico observar el interior de esta área del cuerpo, así como introducir instrumentos a través del endoscopio para tomar muestras de tejido con el fin de realizar biopsias (si fuera necesario).

  • Colonoscopía. Procedimiento que permite al médico ver la longitud completa del intestino grueso y a menudo puede ayudar a identificar crecimientos anormales, tejidos inflamados, úlceras y hemorragia. Consiste en introducir un colonoscopio, un tubo largo y flexible con una luz, a través del recto hacia el colon. El colonoscopio permite al médico observar el revestimiento del colon, extraer tejido para realizar exámenes adicionales, y posiblemente tratar algunos de los problemas que se detecten.

 

  • Biopsia. Es la extracción de una muestra de tejido (del revestimiento del colon) para examinar bajo microscopio.

  • Enema de bario (seriada GI baja). Es un procedimiento realizado para examinar el intestino grueso a fin de detectar anomalías. Mediante un enema, se introduce por el recto un fluido denominado bario (una sustancia química líquida, metálica y de consistencia similar al yeso utilizada para revestir el interior de los órganos a fin de que aparezcan en una radiografía). Una radiografía abdominal muestra estenosis (áreas estrechadas), obstrucciones (bloqueos) y otros problemas.

¿Cuál es el tratamiento para la colitis ulcerosa?

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico según lo siguiente:

  • la edad, salud general e historia clínica de su hijo;

  • la magnitud de la enfermedad;

  • la tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas para la trayectoria de la enfermedad;

  • su opinión o preferencia.

Aunque no hay dietas especiales para la colitis ulcerosa, es posible controlar los síntomas leves en los niños simplemente al evitar alimentos que parezcan causarles molestias intestinales.

Cuando sea necesario un tratamiento, deberá determinarse uno específico para cada caso, ya que lo que puede ayudar a un paciente puede no tener el mismo efecto en otro. Los niños también necesitan recibir apoyo emocional y psicológico. El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Tratamiento con medicamentos (aminosalicilatos, corticosteroides, inmunomoduladores). Los cólicos y la diarrea pueden aliviarse mediante medicamentos que reducen la inflamación del colon. Los casos más graves pueden requerir esteroides, antibióticos o medicamentos que afecten el sistema inmune del cuerpo.

  • Hospitalización. Los niños con colitis ulcerosa ocasionalmente presentan síntomas lo suficientemente graves como para requerir hospitalización, a fin de corregir la desnutrición y detener la diarrea y la pérdida de sangre, líquidos y sales minerales. Es posible que el paciente necesite una dieta especial, alimentación por vía endovenosa o, en algunos casos, cirugía.

  • Cirugía. La mayoría de los niños con colitis ulcerosa no necesitan cirugía. Sin embargo, alrededor del 25 al 40 % de los niños con colitis ulcerosa eventualmente requieren cirugía para la extirpación del colon, debido a una hemorragia masiva, enfermedad crónica debilitante, perforación del colon o riesgo de cáncer. A veces, se recomienda la extirpación del colon cuando el tratamiento médico falla o los efectos secundarios de los esteroides u otros medicamentos ponen en riesgo la salud del paciente.

Existen diversas opciones quirúrgicas:

  • Proctocolectomía con ileostomía. La cirugía más común es la proctocolectomía (extirpación completa del colon y del recto) con ileostomía (creación de una abertura pequeña en la pared abdominal donde la punta inferior del intestino delgado, el íleon, se lleva hasta la superficie de la piel para drenar los desechos).

  • Anastomosis ileoanal. A veces, puede realizarse una anastomosis ileoanal (descenso transanal). Se extirpa la porción enferma del colon y se conservan los músculos externos del recto. El íleon se une dentro del recto, formando una bolsa o depósito que contiene las heces. Esto le permite al paciente defecar a través del ano de forma normal, aunque las evacuaciones pueden ser más frecuentes y acuosas de lo normal.

Reviewed Date: 04-28-2014

Ulcerative Colitis in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.