Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Tubos de timpanostomía

Tubos de timpanostomía

¿Qué son los tubos de timpanostomía (también llamados tubos para los oídos, tubos de miringotomía o tubos de ventilación?

Los tubos de timpanostomía son pequeños tubos que un cirujano especializado en oído, nariz y garganta coloca quirúrgicamente en el tímpano de su hijo. Estos conductos pueden ser de plástico, metal o Teflon® y se colocan para ayudar a drenar el líquido del oído medio y así reducir el riesgo de infecciones de oído. Cuando se produce este tipo de infección, se acumula líquido en el oído medio, lo cual puede afectar la audición de su hijo. A veces, aun cuando la infección ya ha desaparecido, es posible que quede líquido en el oído. Los tubos ayudan a drenar este líquido y evitar su acumulación. Las edades más comunes van desde el año hasta los tres años de edad. Cuando un niño alcanza los 5 años de edad, su trompa de Eustaquio (conducto que conecta el oído medio con la parte posterior de la nariz) es más ancha y larga, lo que permite que los líquidos del oído drenen más eficientemente.

¿Quiénes necesitan tubos en los oídos?

El médico de su hijo o un especialista en oído, nariz y garganta pueden recomendar la colocación de tubos para los oídos si se presentan uno o varios de los siguientes trastornos:

  • líquido en los oídos durante más de tres o cuatro meses luego de una infección de oído

  • líquido en los oídos y más de tres meses de pérdida de la audición

  • cambios en la estructura del tímpano debido a infecciones del oído

  • demora del habla

  • infecciones de oído recurrentes durante varios meses que no mejoran con antibióticos

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios de los tubos en los oídos?

Debido a que los riesgos y los beneficios son distintos para cada niño, es importante que discuta el tema con el médico y el cirujano de su hijo. A continuación se enumeran algunos de los posibles beneficios que deberían tratarse:

  • Los tubos en los oídos ayudan a reducir el riesgo de futuras infecciones de oído.

  • La audición se restaura en algunos niños que experimentan problemas de audición.

  • El desarrollo del habla no se ve afectado.

  • Los tubos en los oídos dan tiempo al niño para que madure y a la trompa de Eustaquio para que funcione más eficientemente. (Cuando un niño alcanza los 5 años de edad, su trompa de Eustaquio es más ancha y larga, lo que permite que los líquidos del oído drenen mejor).

  • El comportamiento, el sueño y la capacidad de comunicación de los niños quizás mejoren si las infecciones de oído eran la causa del problema.

A continuación se enumeran algunos de los posibles riesgos que deberían tratarse:

  • Algunos niños con tubos en los oídos continúan desarrollando infecciones de oído.

  • Pueden presentarse problemas si los tubos se salen:

    • Generalmente, se desprenden al año. Sin embargo, si las infecciones de oído vuelven a aparecer, los tubos deben volver a colocarse.

    • Si permanecen en el oído por demasiado tiempo, el cirujano quizá deba retirarlos.

    • Una vez retirados, es posible que quede una pequeña cicatriz en el tímpano, lo que puede provocar cierto grado de pérdida de la audición.

  • Es posible también que algunos niños desarrollen una infección luego de la inserción.

  • A veces, una vez que el tubo se retira, es posible que quede un pequeño orificio en el tímpano, el cual debe repararse mediante una cirugía.

¿Cómo se insertan los tubos de los oídos?

La timpanotomía es un procedimiento quirúrgico que se realiza para insertar los tubos de ventilación. Por lo general, se lleva a cabo de manera ambulatoria, lo que significa que su hijo se someterá a la cirugía y volverá a su casa el mismo día. Antes de la operación, tendrá la oportunidad de conocer a los diferentes miembros del equipo de profesionales de la salud que se ocuparán de la atención de su hijo, entre los cuales se pueden incluir los siguientes:

  • Enfermeras. Las enfermeras de cirugía ambulatoria preparan a su hijo para la operación, las de quirófano asisten a los médicos durante la cirugía y las de la sala de recuperación (también denominada Unidad de Cuidados Postoperatorios) atienden a su hijo cuando despierta de la anestesia general.

  • Cirujano. Médico especializado en la colocación de los tubos.

  • Anestesiólogo. Médico especializado en anestesia, quien completará los antecedentes médicos y el examen físico, además de formular un plan de anestesia para su hijo. También se encargará de analizar el plan con usted y de responder a todas sus preguntas. En los niños, la inserción de los tubos de timapanostomía suele requerir anestesia general.

Una timpanotomía consiste en hacer una pequeña abertura en el tímpano para drenar el líquido y aliviar la presión del oído medio. Se coloca un pequeño tubo en la abertura del tímpano para ventilar el oído medio e impedir la acumulación de líquido. Una vez que el líquido drena, la audición del niño suele restaurarse. Los tubos normalmente se desprenden por sí solos de seis a doce meses después. La recuperación de su hijo se monitoreará continuamente. Tenga en cuenta que antes de volver a su casa, su hijo deberá cumplir con todos los requisitos para recibir el alta hospitalario. Su hijo necesitará visitas de control según las recomendaciones de su cirujano. Por lo general, la primera consulta se realiza de dos a cuatro semanas después de la cirugía, la segunda, de cuatro a seis meses más tarde y, finalmente, otra un año después. El médico de su hijo, de acuerdo con el cirujano, le brindará la información y ayuda necesarias para el cuidado del niño entre las consultas.

Cuidado del niño luego de la inserción de los tubos en los oídos

A continuación se enumeran algunas de las instrucciones que usted podría recibir luego de que le coloquen tubos en los oídos a su hijo:

  • El cirujano de su hijo puede indicar el uso de gotas de antibiótico para oído luego de la inserción inicial de los tubos para prevenir infecciones.

  • Se le solicitará llamar al médico si su hijo experimenta alguno de los siguientes síntomas:

    • supuración del oído

    • dolor de oídos

    • fiebre

    • desplazamiento del tubo de timpanostomía (fuera del oído)

  • Recibirá instrucciones acerca de cómo utilizar tapones para los oídos cuando su hijo esté en el agua, según la opinión del médico de su hijo, ya que las recomendaciones con respecto al uso de este tipo de tapones suele variar con cada médico.

Reviewed Date: 09-04-2014

Tympanostomy Tubes

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.