Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Sarampión, las Paperas y la Rubéola (MMR)

Sarampión, paperas y rubéola (MMR)

¿Qué son el sarampión, las paperas y la rubéola?

El sarampión, las paperas y la rubéola son enfermedades graves que se propagan de persona a persona a través del aire.

  • Sarampión. Es una infección causada por un virus. Por lo general, provoca fiebre y una erupción. También puede provocar tos, flujo nasal, fiebre, irritación en los ojos.

  • Paperas. También es causada por un virus. Afecta la glándula parótida y otras glándulas salivales. Puede provocar fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares e inflamación de los ganglios del cuello.

  • Rubéola (sarampión alemán). Es una infección causada por un virus. Provoca fiebre leve y erupción en los bebés y niños. Es muy peligroso que las mujeres embarazadas que no están vacunadas entren en contacto con alguna persona que tenga rubéola dado que puede causar un aborto espontáneo.

Vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola

Las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola pueden prevenir estas enfermedades. La mayoría de los niños que reciben sus vacunas estarán protegidos durante la infancia. A los bebés y los niños se les administra una vacuna mixta que brinda protección contra las tres enfermedades. Se ha desarrollado una nueva forma de la vacuna MMR, la cual también ofrece inmunización contra la varicela. Este tipo de vacuna combinada se llama MMRV. 

¿Cuándo se administran las vacunas MMR?

Las vacunas MMR se administran en 2 dosis a los bebés y niños a las siguientes edades:

  • de los 12 a los 15 meses;

  • de los 4 a los 6 años;

  • y de los 7 a los 18 años, si no se administraron las 2 dosis anteriores.

Los niños que están enfermos o tienen fiebre deben esperar hasta estar bien para recibir la vacuna MMR.

Algunos niños no deben recibir la vacuna MMR. Estos son:

  • los niños que alguna vez hayan tenido alguna reacción alérgica a la gelatina o a la neomicina antibiótica;

  • los niños que hayan tenido anteriormente una reacción grave a la vacuna MMR;

  • algunos niños con afecciones del sistema inmunológico como VIH/SIDA o cáncer;

  • y los niños que toman medicamentos que debilitan el sistema inmunológico, como esteroides.

El médico de su hijo lo aconsejará sobre las vacunas en estas y otras situaciones.

Las mujeres embarazadas o aquellas que planeen quedar embarazadas dentro del mes, no deben recibir la vacuna MMR. Consulte al médico de su hijo.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna MMR?

Al igual que con cualquier medicamento, las vacunas conllevan un pequeño riesgo de ocasionar un daño grave, como una reacción alérgica grave o incluso la muerte. Recibir una vacuna MMR es mucho más seguro que contraer cualquiera de las tres enfermedades. Las reacciones comunes a estas vacunas pueden incluir lo siguiente:

  • fiebre;

  • erupción leve;

  • e inflamación de los ganglios de las mejillas o del cuello.

Las reacciones graves, como fiebre alta, convulsiones o las reacciones alérgicas a estas vacunas son poco frecuentes. Otros problemas extremadamente poco frecuentes que pueden estar relacionados con las vacunas MMR incluyen sordera, convulsiones a largo plazo, coma o daño cerebral permanente. Sin embargo, los expertos no están seguros de si estos problemas son causados o no por la vacuna MMR.

¿Cómo cuido a mi hijo después de la inmunización con las vacunas MMR?

  • Dele a su hijo un analgésico que no contenga aspirina, según las indicaciones del médico de su hijo. No le dé aspirina.

  • Observe los signos de reacción, como fiebre alta, cambio de comportamiento, convulsiones o dificultad para respirar. Infórmele de inmediato al médico de su hijo si nota estos o cualquier otro signo inusual.

Reviewed Date: 08-25-2014

Measles, Mumps, and Rubella (MMR)

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.