Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Anemia Aplásica

Anemia aplásica en los niños

¿Qué es la anemia aplásica?

La anemia aplásica sucede cuando la médula ósea produce muy pocos glóbulos de todos los tipos: rojos, blancos y plaquetas. Un número reducido de glóbulos rojos provoca que el número de glóbulos rojos y la hemoglobina (un tipo de proteína en los glóbulos rojos que lleva oxígeno a los tejidos del cuerpo) disminuyan. Un número reducido de glóbulos blancos provoca que el paciente sea susceptible a infecciones. Un número reducido de plaquetas puede provocar que la sangre no se coagule de la forma que debería.

¿Qué causa la anemia aplásica?

La anemia aplásica en los niños tiene varias causas. Algunas de estas causas son idiopáticas, es decir que suceden esporádicamente sin una razón conocida. Otras causas son secundarias, que resultan de una enfermedad o trastorno pasado. Con mucha frecuencia, hay una disfunción inmunológica (problema del sistema inmunológico) o un cambio maligno (canceroso) en las células. 

Muchos casos infantiles de anemia aplásica suceden esporádicamente sin una razón conocida. Las causas adquiridas, sin embargo, pueden incluir las siguientes:

  • Antecedentes de enfermedades infecciosas específicas, como hepatitis, virus de Epstein-Barr (EBV), citomegalovirus (CMV), parvovirus B19, o virus de inmunodeficiencia humana (HIV)

  • Antecedentes de ciertos medicamentos

  • Exposición a ciertas toxinas, como metales pesados

  • Exposición a la radiación

  • Historial de una enfermedad autoinmune, como lupus

  • Un desarrollo de leucemia linfocítica aguda 

Los niños también pueden heredar un trastorno que los predispone a desarrollar anemia aplásica. Algunos trastornos que se sabe predisponen a un niño a la anemia aplásica son:

  • Anemia de Fanconi

  • Disqueratosis congénita

  • Síndrome de Shwachman-Diamond

  • Disgenesia reticular

  • Trombocitopenia amegacariocítica

  • Anemias aplásicas familiares

¿Cuáles son los síntomas de la anemia aplásica?

Los siguientes son los síntomas más comunes de la anemia aplásica. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Dolor de cabeza

  • Mareos

  • Náuseas

  • Dificultad respiratoria

  • Moretones

  • Falta de energía, o cansancio con facilidad (fatiga)

  • Palidez anormal o falta de color en la piel

  • Sangre en las heces

  • Sangramiento nasal

  • Sangramiento en las encías

  • Fiebres

  • Sensibilidad sinusal

  • Hígado o bazo agrandado

  • Afta oral (parches blancos en una superficie roja, húmeda e inflamada, en cualquier parte de la boca)

Los síntomas de la anemia aplásica pueden parecerse a otros trastornos de la sangre o problemas médicos. Siempre consulte con el médico de su hijo para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la anemia aplásica?

Además de un historial médico completo y examen físico de su hijo, los procedimientos de diagnóstico para la anemia aplásica pueden incluir los siguientes:

  • Pruebas de sangre

  • Aspiración de médula espinal y/o biopsia. Un procedimiento que involucra tomar una pequeña cantidad de fluido de la médula ósea (aspiración) y/o tejido sólido de médula ósea, llamada biopsia de núcleo, generalmente de los huesos de la cadera, para que se examine el número, tamaño y madurez de las células sanguíneas y/o células anormales. En la anemia aplásica normalmente la médula ósea es reemplazada por grasa. 

Tratamiento de la anemia aplásica

El tratamiento específico para la anemia aplásica será determinado por el médico de su hijo con base en:

  • La edad, salud global e historial médico de su hijo

  • La extensión de la anemia

  • Causa de la anemia

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del curso de la anemia

  • Su opinión o preferencia

La anemia aplásica es una enfermedad grave y el tratamiento normalmente depende de la causa subyacente. Para ciertas causas, se puede esperar la recuperación luego del tratamiento; sin embargo, pueden ocurrir recaídas. Para tratar los bajos recuentos sanguíneos, el tratamiento inicial normalmente es de apoyo, esto significa que es necesario tratar los síntomas pero no es posible curar la enfermedad. Las terapias de apoyo pueden incluir:

  • Transfusiones de sangre (glóbulos rojos y plaquetas)

  • Terapia antibiótica preventiva

  • Lavado de manos meticuloso

  • Cuidado especial en la preparación de los alimentos (por ejemplo comer solo alimentos bien cocidos)

  • Hormonas o medicamentos (para estimular que la médula ósea produzca células)

  • Terapia inmunosupresiva

Prevención de infecciones y/o sangramiento

Deben evitarse las actividades que pueden poner a los niños con leucemia aplásica en riesgo de infecciones o sangramiento. Estas actividades incluyen cosas como las siguientes:

  • Trabajo dental (hasta que los glóbulos blancos de su hijo aumenten)

  • Deportes de contacto (por ejemplo fútbol, hockey, esquiar o patinar)

  • Viajar a grandes alturas (los niños con un bajo conteo de glóbulos rojos experimentarán mayor fatiga y necesitarán oxígeno a grandes alturas)

Si un menor tiene una recaída de anemia aplásica, podría necesitarse un tratamiento adicional (incluyendo un posible trasplante de médula ósea).

Reviewed Date: 08-29-2013

Aplastic Anemia in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.