Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Enfermedad de la Membrana Hialina y el Síndrome de Dificultad Respiratoria

Síndrome de insuficiencia respiratoria

¿Qué es el síndrome de insuficiencia respiratoria?

El síndrome de insuficiencia respiratoria (SIR), que solía llamarse enfermedad de la membrana hialina, es uno de los problemas más comunes de bebés prematuros. Puede generar que los bebés necesiten oxígeno extra y ayuda para respirar. El curso de una la enfermedad con síndrome de insuficiencia respiratoria depende del tamaño y edad gestacional del bebé, la severidad de la enfermedad, la presencia de una infección, si el bebé tiene una ductus arteriosus evidente (una afección cardíaca), y si el bebé necesita asistencia mecánica para respirar. El síndrome de insuficiencia respiratoria normalmente empeora alrededor de las primeras 48 a 72 horas, luego mejora con tratamiento.

¿Cuál es la causa de síndrome del insuficiencia respiratoria?

El síndrome de insuficiencia respiratoria ocurre cuando no hay suficiente de una sustancia llamada surfactante en los pulmones. El surfactante es un líquido producido por los pulmones que mantiene las vías respiratorias (llamadas alvéolos) abiertas, haciendo posible que los bebés respiren el aire luego del parto. Comienza a producirse en el feto alrededor de la semana 26 de embarazo.

Cuando no hay suficiente surfactante, los pequeños alvéolos colapsan con cada respiración. A medida que los alvéolos colapsan, las células dañadas se acumulan en las vías respiratorias y afectan aún más la capacidad respiratoria. El bebé hace más y más esfuerzo para respirar, intentando volver a inflar las vías respiratorias colapsadas.

A medida que la función de los pulmones del bebé disminuye, se toma menos oxígeno y se acumula más dióxido de carbono en la sangre. Esto provoca un aumento de ácido en la sangre llamado acidosis, una enfermedad que puede afectar otros órganos del cuerpo. Sin tratamiento, el bebé se agota al intentar respirar y eventualmente deja de hacerlo. Un respirador mecánico (respirador artificial) debe realizar el trabajo de respirar en su lugar.

¿A quién afecta el síndrome del insuficiencia respiratoria?

El síndrome del insuficiencia respiratoria más frecuentemente ocurre en bebés nacidos antes de las 28 semanas de gestación. Algunos bebés prematuros desarrollan síndrome del insuficiencia respiratoria grave lo suficiente para necesitar un respirador mecánico (respirador artificial). Cuanto más prematuro es el bebé, mayor es el riesgo y más grave es el síndrome del insuficiencia respiratoria.

Aunque la mayoría de los bebés con síndrome del insuficiencia respiratoria son prematuros, otros factores pueden influir en las posibilidades de desarrollar la enfermedad. Estas incluyen lo siguiente:

  • bebés blancos o de sexo masculino;

  • nacimiento anterior de un bebé con síndrome del insuficiencia respiratoria;

  • parto por cesárea;

  • asfixia perinatal;

  • estrés por frío (una afección que suprime la producción de surfactante);

  • infección perinatal;

  • nacimientos múltiples (los bebés de nacimientos múltiples son generalmente prematuros);

  • niños de madres diabéticas (demasiada insulina en el sistema del bebé debido a una diabetes de la madre puede retardar la producción de surfactante);

  • bebés con ductus arteriosus evidente.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome de insuficiencia respiratoria?

Los siguientes son los síntomas más comunes del síndrome de insuficiencia respiratoria. Sin embargo, cada bebé puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • dificultad respiratoria al momento del nacimiento que empeora de manera progresiva;

  • cianosis (color azul);

  • ensanchamiento de los orificios nasales;

  • taquipnea (respiración rápida);

  • sonidos roncos con la respiración;

  • retracción del pecho (jalando las costillas y esternón durante la respiración).

Los síntomas de síndrome de insuficiencia respiratoria normalmente alcanzan su punto máximo el tercer día, y pueden solucionarse rápidamente cuando el bebé comienza a tener diuresis (excretar exceso de agua en orina). Cuando un bebé mejora comienza a necesitar menos oxígeno y asistencia mecánica para respirar.

Los síntomas de síndrome de insuficiencia respiratoria pueden ser similares a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su bebé para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de insuficiencia respiratoria?

El síndrome de insuficiencia respiratoria normalmente se diagnostica por una combinación de evaluaciones que incluyen lo siguiente:

  • Apariencia, color y esfuerzo al respirar (indican la necesidad de oxígeno del bebé).

  • Radiografía toráxica de los pulmones. La radiografía es energía electromagnética utilizada para generar imágenes de huesos y órganos internos en una placa radiográfica.

  • Gases en sangre (exámenes para medir nivel de oxígeno, dióxido de carbono y ácido en sangre arterial). Estos normalmente muestran cantidades reducidas de oxígeno y mayores cantidades de dióxido de carbono.

  • Ecocardiografía. Algunas veces se utiliza para descartar problemas cardíacos que pueden causar síntomas similares al síndrome de insuficiencia respiratoria. El ecocardiograma es un tipo de ultrasonido que chequea específicamente la estructura y función del corazón.

Tratamiento para síndrome de insuficiencia respiratoria

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico para el síndrome de insuficiencia respiratoria según lo siguiente:

  • la edad gestacional de su bebé, salud general e historia clínica;

  • la magnitud de la afección;

  • la tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias;

  • las expectativas de la evolución de la afección;

  • su opinión o preferencia.

El tratamiento para síndrome de insuficiencia respiratoria puede incluir:

  • Colocar un tubo endotraqueal (ET) en la tráquea del bebé.

  • Máquina para respirar (para realizar el trabajo de respirar por el bebé).

  • Oxígeno suplementario (cantidades extra de oxígeno).

  • Presión positiva continua en las vías respiratorias ("CPAP", por sus siglas en inglés). Una máquina para respirar que empuja un flujo continuo de aire u oxígeno hacia las vías respiratorias para ayudar a mantener las pequeñas vías aéreas en los pulmones abiertas.

  • Reemplazo del surfactante por surfactante artificial. Esto es muy efectivo si se comienza en las primeras seis horas posteriores al nacimiento. Se ha probado que el reemplazo del surfactante reduce la severidad del síndrome de insuficiencia respiratoria. Se administra el surfactante como tratamiento profiláctico (prevención) para algunos bebés con un gran riesgo de síndrome de insuficiencia respiratoria. Para otros, se utiliza como un método de "rescate". El medicamento viene en polvo para ser mezclado con agua esterilizada y luego se administra mediante el tubo ET (tubo de respiración). El surfactante normalmente se administra en varias dosis.

  • Medicamentos (para ayudar a sedar y aliviar el dolor en bebés durante el tratamiento).

Complicaciones del síndrome de insuficiencia respiratoria

Los bebés con síndrome de insuficiencia respiratoria algunas veces desarollan complicaciones de la enfermedad o problemas como efectos secundarios del tratamiento. Como en cualquier enfermedad, los casos más graves normalmente tienen mayores riesgos de complicaciones. Algunas complicaciones asociadas con el síndrome de insuficiencia respiratoria incluyen lo siguiente:

  • El aire se escapa de los tejidos de los pulmones, como por ejemplo:

    • Pneumomediastino. El aire se escapa hacia el mediastino (el espacio en la cavidad toráxica detrás del esternón y entre los dos sacos pleurales que contienen los pulmones).

    • Pneumotórax. El aire se escapa hacia el espacio entre la pared del tórax y los tejidos externos de los pulmones.

    • Pneumopericardio. El aire se escapa hacia el saco alrededor del corazón.

    • Enfisema pulmonar intersticial (EPI). El aire se escapa y queda atrapado entre los alvéolos, los pequeños sacos de aire de los pulmones.

  • Enfermedad pulmonar crónica, algunas veces llamada displasia broncopulmonar.

Prevención de síndrome de insuficiencia respiratoria

Prevenir un nacimiento prematuro es la forma principal de prevenir el síndrome de insuficiencia respiratoria. Cuando no se puede evitar un nacimiento prematuro, se ha probado que administrar medicamentos a la madre llamados corticosteroides antes del parto disminuyen dramáticamente el riesgo y severidad del síndrome de insuficiencia respiratoria en el bebé. Los esteroides normalmente se administran a las mujeres entre las semanas 24 y 34 de gestación que corren riesgo de un parto prematuro. Sin embargo, si el parto es muy rápido o inesperado, puede que no haya tiempo para administrar esteroides o puede que no comiencen a hacer efecto.

Reviewed Date: 06-29-2013

Respiratory Distress Syndrome

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.