Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Síndrome Antifosfolípido (sAF)

Síndrome de antifosfolípidos

¿Qué es el síndrome de antifosfolípidos?

El síndrome de antifosfolípidos ("aPL") es una enfermedad autoinmune en la que el cuerpo produce grandes cantidades de anticuerpos antifosfolípidos. Los fosfolípidos son un tipo especial de grasa que contiene fosfato. Los fosfolípidos conforman las paredes externas de las células del cuerpo. Los anticuerpos antifosfolípidos atacan a los fosfolípidos. Esto produce diversos problemas, como el aumento de la coagulación sanguínea. La cardiolipina es un tipo de fosfolípido y es posible que se desarrollen anticuerpos anticardiolipinas específicos.

Esta enfermedad suele estar caracterizada por lo siguiente:

  • trombosis: coágulos de sangre en arterias y venas (en especial en las piernas). Los coágulos en los vasos del sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) pueden producir un accidente cerebrovascular;

  • trombocitopenia: bajo nivel de plaquetas (células importantes en la coagulación sanguínea);

  • pérdida del embarazo (especialmente pérdidas frecuentes).

El síndrome de antifosfolípidos recién pudo definirse en los últimos años, por lo que a veces se lo denomina síndrome de Hughes o síndrome de sangre pegajosa. La enfermedad puede producirse junto con otras enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico (LES o lupus).

El síndrome de antifosfolípidos suele ser difícil de diagnosticar. No obstante, los análisis de sangre para anticoagulantes de lupus, anticuerpos anticardiolipinas y antiglicoproteína β2 pueden colaborar con el diagnóstico.

¿Cómo afecta el embarazo al síndrome de antifosfolípidos?

Aún se desconoce si el embarazo empeora o no cambia el aPL.

¿Cómo afecta el síndrome de antifosfolípidos al embarazo?

Esta enfermedad puede producir diversos efectos en el embarazo, tanto para la madre como para el bebé. Los riesgos de diversas complicaciones aumentan en mujeres con aPL y pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • accidente cerebrovascular;

  • coágulos de sangre;

  • preeclampsia (presión sanguínea alta en el embarazo);

  • mortinato (muerte del feto);

  • abortos espontáneos frecuentes;

  • restricción del crecimiento intrauterino (crecimiento deficiente del feto);

  • nacimiento prematuro.

Tratamiento del síndrome de antifosfolípidos durante el embarazo

Debido a los riesgos superiores de accidentes cerebrovasculares, pérdidas de embarazos y otras complicaciones derivados del aPL, las madres deben controlar de cerca la enfermedad. Es probable que se necesiten consultas prenatales con mayor frecuencia.

Es posible que deba cambiarse la medicación para el aPL (tipo o dosificación) durante el embarazo. Consulte a su médico para obtener más información.

Los análisis durante el embarazo con aPL pueden incluir los siguientes:

  • análisis de sangre para aPL (anticuerpos específicos que ayudan a ver la gravedad de la enfermedad);

  • niveles de coagulación sanguínea;

  • control de signos de hipertensión gestacional;

  • ecografía: técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Las ecografías se usan para ver órganos internos mientras funcionan, evaluar el flujo sanguíneo de diversos vasos usados para controlar el crecimiento y el desarrollo del feto y para evaluar la salud del feto;

  • control del corazón del feto (se revisa el ritmo cardíaco del feto para ver si hay signos de dificultades);

  • otros análisis del feto, como estudios con ecografías Doppler (para controlar el flujo sanguíneo del útero y el cordón umbilical).

Las mujeres con aPL pueden aumentar sus posibilidades de tener un embarazo sano si reciben atención prenatal a tiempo y trabajen con sus proveedores de salud en el tratamiento de la enfermedad.

Reviewed Date: 06-03-2013

Antiphospholipid Syndrome (aPL)
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.