Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Cardiopatía

El embarazo y las cardiopatías preexistentes

El corazón en el embarazo

El corazón es el músculo del cuerpo humano que más trabaja. Ubicado casi en el centro del tórax, tiene aproximadamente el tamaño de un puño.

El corazón late, a una frecuencia promedio de 80 veces por minuto, aproximadamente 115.000 veces por día o 42 millones de veces por año. Durante una vida promedio, el corazón late más de tres mil millones de veces y bombea una cantidad de sangre que equivale a casi un millón de barriles. Incluso en reposo, el corazón trabaja arduamente de manera continua.

Al comienzo del primer trimestre, el volumen sanguíneo aumenta hasta aproximadamente un 50 % más que antes del embarazo. Esta cantidad adicional de líquido representa una mayor carga de trabajo para el corazón. Por lo que este responde aumentando el gasto cardíaco. El gasto cardíaco es la cantidad de sangre que recorre el sistema circulatorio en un minuto. También responden otros sistemas del cuerpo. Por ejemplo, la presión sanguínea disminuye para permitir el flujo de un mayor volumen sanguíneo.

Durante el período de dilatación y de expulsión, pueden producirse grandes cambios en el corazón y en el aparato cardiovascular. Cuando el útero se contrae, grandes cantidades de sangre pasan desde el útero al aparato circulatorio de la madre. Esto produce grandes cambios en la presión sanguínea, la frecuencia cardíaca y el gasto cardíaco. La anestesia epidural puede producir la disminución de la presión sanguínea.

Después del parto, el gasto cardíaco aumenta y la frecuencia cardíaca disminuye. Una pérdida de sangre excesiva durante el parto puede modificar la frecuencia cardíaca, la presión sanguínea y el gasto cardíaco.

Diagnóstico de una cardiopatía durante el embarazo

Una cardiopatía es una complicación posible del embarazo. Se presenta en aproximadamente el 1 % de los embarazos. En algunos casos, la cardiopatía se detecta antes del embarazo. Sin embargo, algunas mujeres pueden padecer afecciones cardíacas ocultas que solo se manifiestan durante el embarazo.

¿Cuáles son los síntomas de una cardiopatía?

A continuación, enumeramos los síntomas más comunes de una cardiopatía. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de manera diferente. Algunos de los síntomas son:

  • dificultad para respirar (especialmente durante la noche o sin esfuerzo);

  • incapacidad para realizar actividades normales (a causa de debilidad o fatiga);

  • mareo o desmayos;

  • palpitaciones (latidos cardíacos irregulares);

  • cianosis (color azul de la piel debido a niveles bajos de oxígeno en sangre).

Los síntomas de la cardiopatía pueden ser similares a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre deje que el diagnóstico lo realice su médico.

¿Cómo se diagnostica una cardiopatía?

Puede ser difícil de diagnosticar ya que algunos de los síntomas normales del embarazo son similares a los de una cardiopatía. Además del examen físico y de la historia clínica completa, los siguientes procedimientos pueden ayudar a diagnosticar una cardiopatía:

  • Electrocardiograma (ECG). Es un examen que registra la actividad eléctrica del corazón, muestra los ritmos cardíacos anormales (arritmias) y detecta el daño del músculo cardíaco.

  • Ecocardiografía. Es un examen que evalúa la estructura y el funcionamiento del corazón por medio de ondas sonoras que se registran en un sensor electrónico. Estas producen una imagen en movimiento del corazón y de las válvulas cardíacas.

Las afecciones cardíacas y el embarazo

Si usted tiene una cardiopatía, los cambios físicos normales que se producen durante el embarazo pueden provocarle problemas. Necesitará cuidado prenatal y un control riguroso para asegurar su salud y la de su bebé. Si usted tiene un defecto cardíaco congénito ("CHD", por sus siglas en inglés), es decir un defecto que tiene desde que nació, es probable que su bebé también tenga uno. No será necesariamente el mismo que el suyo. Seguramente, usted necesitará un control prenatal de alto riesgo. Algunas afecciones cardíacas comunes que pueden verse afectadas por el embarazo incluyen las siguientes:

  • Estenosis mitral. Defecto en el cual la válvula cardíaca, ubicada entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo, se ha angostado o constreñido. Esto puede deberse a una malformación congénita de la válvula o a una cicatriz producida por una infección infantil, como la fiebre reumática. Los cambios cardiovasculares normales que se producen durante el embarazo pueden ocasionarle problemas si usted tiene estenosis mitral. Estos incluyen dificultad para respirar, latidos irregulares y congestión pulmonar. Puede llegar a necesitar medicamentos para regular el corazón. Si padece una enfermedad muy grave, puede necesitar la reparación o el reemplazo de la válvula durante el embarazo. Es posible que requiera cuidados intensivos luego del parto debido a los efectos que este tiene en el corazón. Después del parto, los cambios cardiovasculares normales pueden ocasionarle enfermedades graves. Si usted tiene válvulas cardíacas protésicas y ha tenido un parto complicado, pueden llegar a administrarle antibióticos para prevenir una endocarditis.

  • Comunicación interauricular (CIA). Defecto por el cual hay una abertura anormal entre las dos cavidades superiores del corazón (las aurículas derecha e izquierda) que produce un flujo anómalo de la sangre en el corazón. Este es el defecto cardíaco congénito más común entre los adultos. Una comunicación interauricular pequeña generalmente no presenta complicaciones serias durante el embarazo, sin embargo, puede ocasionar fatiga. Si usted tiene una comunicación interauricular grande sin reparar, debe evitar quedar embarazada.

  • Comunicación interventricular (CIV). Defecto por el cual hay una abertura anormal entre las dos cavidades inferiores del corazón (los ventrículos derecho e izquierdo) que produce un flujo anómalo de la sangre en el corazón. Es posible que el corazón se agrande como consecuencia de la sobrecarga. La mayoría de las mujeres con comunicación interventricular no presentan complicaciones graves durante el embarazo. Algunas pueden experimentar fatiga y palpitaciones a medida que avanza el embarazo. Si usted tiene una comunicación interventricular grande sin reparar, debe evitar quedar embarazada.

  • Estenosis aórtica (EA). Defecto en el cual la válvula aórtica ubicada entre el ventrículo izquierdo y la aorta no está bien formada y es más angosta. Esto produce que el corazón bombee sangre al cuerpo con mayor dificultad. Una válvula normal tiene tres valvas o cúspides, pero una válvula estenosada puede tener solo una valva (unicúspide) o dos valvas (bicúspide). Si usted tiene una estenosis aórtica grave, su médico puede recomendarle no quedar embarazada. Esto se debe a los efectos del embarazo en esta afección cardíaca. Si tiene estenosis aórtica, es importante que se haga una evaluación de la raíz aórtica y la aorta entera. Esto controla cualquier agrandamiento que puede llegar a empeorar durante el embarazo. Este defecto también afecta sus decisiones en cuanto al tipo de parto (vaginal o por cesárea). Puede llegar a necesitar un cuidado intensivo durante o luego del parto, para que le hagan un control riguroso. Si tiene válvulas protésicas, pueden llegar a administrarle antibióticos, en caso de un parto complicado, para prevenir una endocarditis.

  • Prolapso de la válvula mitral ("MVP", por sus siglas en inglés). También conocido como chasquido de apertura de la mitral, síndrome de Barlow, síndrome de globo mitral o síndrome de la válvula mitral flácida. Defecto que se caracteriza por el abultamiento de una o ambas valvas de la válvula mitral durante la contracción del corazón. Una o ambas valvas pueden no cerrarse bien, permitiendo que la sangre se filtre hacia atrás. Como resultado puede producirse un soplo de regurgitación mitral. La mayoría de las personas no presenta síntomas del prolapso de la válvula mitral.
    El prolapso de la válvula mitral es el defecto cardíaco congénito más común en mujeres en edad de procrear. La mayoría de las mujeres con este defecto no tiene problemas durante el embarazo.

Reviewed Date: 12-31-2009

Heart Disease and Pregnancy
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.