Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Fetal Monitoring

Fetal Monitoring

¿Qué es el monitoreo fetal?

En el embarazo y durante el trabajo de parto, su médico querrá verificar la salud de su bebé por nacer (feto). Esto se hace para revisar la frecuencia cardíaca y otras funciones del bebé. El monitoreo se puede hacer desde el exterior de su abdomen (monitoreo externo). Y también se puede hacer directamente en el bebé mientras está dentro del útero (monitoreo interno). El monitoreo fetal es un procedimiento muy común.

El monitoreo externo se puede hacer con un instrumento especial llamado fetoscopio. Es un estetoscopio que tiene una forma diferente. También se puede hacer usando un dispositivo Doppler. Este es un instrumento electrónico que usa ondas de sonido y una computadora. El monitoreo interno se hace fijando una almohadilla pequeña con adhesivo (electrodo) sobre la cabeza del bebé. Esto se hace mientras todavía está en el útero de la madre.

El monitoreo de la frecuencia cardíaca fetal se usa para verificar la frecuencia y el ritmo de los latidos. Busca detectar aumentos y disminuciones de los latidos del corazón del bebé. También verifica cuánto cambia la frecuencia cardíaca del bebé. La frecuencia cardíaca promedio está entre los 110 y 160 latidos por minuto. La frecuencia cardíaca fetal puede cambiar a medida que el bebé responde a las condiciones del útero. Un patrón o una frecuencia cardíaca fetal anormal puede significar que el bebé no está recibiendo suficiente oxígeno o que existen otros problemas. Un patrón anormal también puede significar que es necesario hacer una operación cesárea de emergencia para que nazca el bebé.

¿Por qué podría necesitar monitoreo fetal?

Usar un dispositivo Doppler de mano para escuchar los latidos fetales es el tipo más básico de monitoreo fetal. Esto se hace con frecuencia durante las vistas prenatales para medir la frecuencia cardíaca fetal.

El monitoreo fetal también puede ayudar a mostrar problemas del bebé durante las últimas etapas del embarazo y durante el trabajo de parto.  El monitoreo puede indicar la necesidad de hacer otros exámenes o de practicar una cesárea.

¿Cuáles son los riesgos del monitoreo fetal?

El monitoreo externo con un festoscopio o Doppler no presenta riesgos físicos conocidos. Puede existir un riesgo leve de infección cuando se usa el monitoreo interno. El electrodo que se fija en el cuero cabelludo también puede dejar una marca o un corte pequeño en la cabeza del bebé, pero es usual que sane con rapidez.

Un patrón anormal de frecuencia cardíaca fetal no siempre significa que el bebé está en peligro. Sin embargo, el monitoreo electrónico se relaciona con un riesgo más alto de uso de fórceps y ventosa, y de parto por cesárea. Hable con su proveedor de atención médica sobre estos riesgos.

¿Cómo me preparo para el monitoreo fetal?

La preparación para el monitoreo fetal depende de si será externo o interno y de si se hará en un embarazo avanzado o durante el trabajo de parto.

Para realizar un monitoreo externo fetal durante el embarazo con un Doppler, es posible que usted necesite tener la vejiga llena. No se requiere limitar los alimentos ni las bebidas. Le darán un formulario de consentimiento para firmar. Asegúrese de hacer las preguntas que necesite.

Para realizar un monitoreo fetal durante el trabajo de parto, su proveedor de atención médica le dirá si necesita alguna preparación.

¿Qué sucede durante el monitoreo fetal?

Los detalles pueden variar, pero un monitoreo fetal típico puede incluir los siguientes pasos:

  • El proveedor colocará gel sobre su abdomen. Esto ayuda a transmitir las ondas de sonido de su abdomen a la computadora.
  • El proveedor apoyará un dispositivo llamado transductor de ultrasonido sobre su abdomen. Este se fija a su abdomen con tiras. Este dispositivo envía los latidos cardíacos fetales a un aparato que los registra. La frecuencia cardíaca fetal se muestra en una pantalla. También se puede imprimir en un papel especial.
  • Es posible que el proveedor coloque otro dispositivo en la parte superior de su abdomen con un cinturón. Este se llama tocodinamómetro externo. Puede registrar los patrones de las contracciones.

En algunos casos, es posible que usted necesite un monitoreo fetal interno para obtener una lectura más precisa de la frecuencia cardíaca fetal. Esto solo se puede hacer si su bolsa de agua (saco amniótico) se rompe y el cuello de su útero está parcialmente abierto (dilatado). El proveedor coloca una almohadilla pequeña y adhesiva llamada electrodo entrando por el cuello uterino abierto. Esa almohadilla se fija al cuero cabelludo del bebé. El electrodo está conectado a un cable que envía la información sobre los latidos del bebé a una computadora.

¿Qué sucede después del monitoreo fetal?

Después del monitoreo fetal externo, el proveedor quita las tiras y limpia el gel de su abdomen. Luego del monitoreo interno de la frecuencia cardíaca fetal, el proveedor revisa el cuero cabelludo de su bebé y limpia la zona en donde estuvo fijado el electrodo.

Próximos pasos

Antes de aceptar hacerse la prueba o el procedimiento, confirme si sabe lo siguiente:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento.
  • La razón por la que le harán la prueba o el procedimiento.
  • Qué resultados esperar y qué significan.
  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o el procedimiento.
  • Cuáles son los posibles efectos secundarios o las posibles complicaciones.
  • Cuándo y dónde se hará la prueba o el procedimiento.
  • Quién le hará la prueba o el procedimiento y qué títulos o diplomas tiene esa persona.
  • Qué sucedería si no se hace la prueba o el procedimiento.
  • Si existen pruebas o procedimientos alternativos para considerar.
  • Cuándo y cómo recibirá los resultados.
  • A quién llamar después de la prueba o procedimiento si tiene alguna pregunta o problema.
  • Cuánto tendrá que pagar por la prueba o el procedimiento.

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.