Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Hipertensión Gestacional

Hipertensión gestacional

¿Qué es la hipertensión gestacional?

La hipertensión gestacional es una forma de presión arterial alta durante el embarazo. Se presenta en aproximadamente el seis por ciento del total de los embarazos. Otro tipo de presión arterial alta es la hipertensión crónica (presión arterial alta antes del comienzo del embarazo). Otros tipos de hipertensión del embarazo son, por ejemplo, la preeclampsia y la eclampsia.

La hipertensión gestacional puede convertirse en preeclampsia. Esta enfermedad en ocasiones se presenta en mujeres jóvenes y primerizas. Es más frecuente en embarazos de gemelos, en mujeres mayores de 35 años, con hipertensión crónica o que tuvieron hipertensión durante un embarazo previo, en mujeres afroamericanas y en mujeres con diabetes. 

La hipertensión gestacional se diagnostica cuando las lecturas de la presión arterial son superiores a 140/90 mm Hg en una mujer que tenía presión normal antes de las 20 semanas y que no tiene proteinuria (exceso de proteína en la orina). 

La preeclampsia se diagnostica cuando una mujer con hipertensión gestacional también tiene un aumento de proteínas en la orina u otros signos como, por ejemplo, una cantidad baja de plaquetas, problemas del funcionamiento del hígado o los riñones, líquido en los pulmones, dolores de cabeza fuertes o alteraciones visuales.

La eclampsia es una forma grave de preeclampsia. Las mujeres que la padecen tienen convulsiones como consecuencia de su enfermedad. Este trastorno se presenta en aproximadamente 1 de cada 1,600 embarazos, y se presenta hacia fines del embarazo, en la mayoría de los casos.

El síndrome HELLP es una variante de la preeclampsia grave o eclampsia. Se caracteriza por un conjunto de cambios físicos, entre los que se incluyen la degradación de los glóbulos rojos, cambios en el hígado y una cantidad baja de plaquetas (células que se encuentran en la sangre necesarias para la coagulación sanguínea y, por lo tanto, para el control de las hemorragias).

¿Qué causa la hipertensión gestacional?

Se desconocen las causas de la hipertensión gestacional. Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de tenerla son los siguientes:

  • Hipertensión (presión arterial alta) preexistente

  • Enfermedad del riñón

  • Diabetes

  • Hipertensión gestacional en un embarazo previo

  • Madre menor de 20 años o mayor de 40 años

  • Embarazo múltiple (mellizos, trillizos)

  • Raza afroamericana

¿Por qué es un problema la hipertensión gestacional?

Si la presión arterial es alta, hay un aumento de la resistencia de los vasos sanguíneos. Esto puede perjudicar el flujo sanguíneo en muchos sistemas de órganos de la madre embarazada, entre los que se incluyen el hígado, los riñones, el cerebro, el útero y la placenta.

También existen otros problemas que pueden aparecer como resultado de la hipertensión gestacional grave (lecturas de presión arterial superiores a 160/110 mm Hg). En algunos embarazos puede producirse el desprendimiento placentario (la placenta se desprende del útero en forma prematura). La hipertensión gestacional también puede provocar problemas en el feto entre los que se incluyen el retraso del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal deficiente) y el parto de feto muerto.

Si no se trata, la hipertensión gestacional grave puede provocar convulsiones peligrosas (eclampsia) e incluso la muerte de la madre y del feto. Debido a estos riesgos, puede ser necesario un parto prematuro, es decir, antes de las 37 semanas de gestación.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión gestacional?

A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la presión arterial alta durante el embarazo. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos en forma diferente, y una paciente con hipertensión gestacional puede ser completamente asintomática. Los síntomas pueden incluir:

  • Aumento de la presión arterial

  • Ausencia o presencia de proteínas en la orina (para diagnosticar hipertensión gestacional o preeclampsia) 

  • Edema (hinchazón)

  • Aumento de peso repentino

  • Cambios en la visión, como por ejemplo visión borrosa o doble

  • Náuseas, vómitos

  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o dolor alrededor del estómago

  • Orina en pequeñas cantidades

  • Cambios en los valores de los exámenes de las funciones del hígado y los riñones

¿Cómo se diagnostica la hipertensión gestacional?

En general, el diagnóstico se basa en los niveles de la presión arterial alta, pero otros síntomas también pueden contribuir a establecer el diagnóstico de la hipertensión gestacional. Los exámenes para la detección de hipertensión gestacional pueden incluir los siguientes:

  • Medición de la presión arterial

  • Exámenes de orina para descartar preeclampsia 

  • Evaluación del edema

  • Control periódico del peso

  • Exámenes de las funciones del hígado y los riñones para descartar preeclampsia 

  • Exámenes de coagulación sanguínea para descartar preeclampsia 

Tratamiento de la hipertensión gestacional

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Su embarazo, estado de salud general e historia clínica

  • Gravedad de la enfermedad

  • Su tolerancia a ciertos medicamentos, procedimientos o tratamientos

  • Cuánto se cree que puede evolucionar la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento es evitar que este trastorno empeore y provoque cualquier otra complicación. El tratamiento de la hipertensión gestacional puede incluir lo siguiente:

  • Reposo (puede recomendarse en el hogar o en el hospital)

  • Internación (debido a que puede ser necesario personal y equipo especializados)

  • Administración de sulfato de magnesio (o cualquier otro medicamento antihipertensivo para la hipertensión gestacional si la presión arterial alta es grave según las lecturas)

  • Vigilancia del feto (para evaluar la salud del feto), que puede incluir lo siguiente:

    • Conteo de movimientos fetales. Seguimiento de movimientos y patadas del feto. Un cambio de cantidad o de frecuencia puede indicar que el feto está padeciendo estrés.

    • Prueba sin estrés (cardiotocografía en reposo). Prueba que mide la frecuencia cardíaca fetal en respuesta a los movimientos del feto.

    • Perfil biofísico. Examen que combina la prueba sin estrés con un ultrasonido para observar al feto.

    • Estudios de la circulación por Doppler. Tipo de ultrasonido que utiliza ondas sonoras para medir el flujo de sangre a través de un vaso sanguíneo.

  • Exámenes de laboratorio de orina y sangre periódicos (para verificar cambios que puedan indicar un agravamiento de la hipertensión gestacional)

  • Medicamentos, llamados "corticosteroides", que puedan ayudar a que los pulmones del feto maduren en caso de que sea probable un parto adelantado (la inmadurez pulmonar es un problema importante en bebés prematuros).

Prevención de la hipertensión gestacional

La detección temprana en mujeres con riesgo de contraer hipertensión gestacional puede ayudar a evitar algunas de las complicaciones de la enfermedad. También es importante la educación sobre las señales de alerta, ya que una detección temprana puede posibilitar que las mujeres reciban tratamiento y así evitar que la enfermedad empeore.

Reviewed Date: 06-19-2013

Gestational Hypertension
Find a pediatrician
Diseases & Conditions
Gestational Hypertension

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.