Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Hemorragia Posparto

Hemorragia posparto

¿Qué es la hemorragia posparto?

La hemorragia posparto es un sangrado excesivo que se produce luego del parto. Se presenta en entre el 1 y el 5 por ciento de las mujeres con hemorragia posparto, y es más frecuente en partos por cesárea. La hemorragia puede producirse antes o después de la expulsión de la placenta. La pérdida de sangre promedio luego de un parto simple por vía vaginal es de aproximadamente 500 ml (o alrededor de la mitad de un cuarto de galón). La pérdida de sangre promedio luego de un parto por cesárea es de aproximadamente 1000 ml (o un cuarto de galón). La mayoría de las hemorragias posparto ocurren inmediatamente después del parto, pero también pueden producirse posteriormente.

¿Cuáles son las causas de la hemorragia posparto?

Una vez que se da a luz al feto, en general el útero se sigue contrayendo (se estrechan sus músculos) y expulsa la placenta. Luego de la expulsión de la placenta, las contracciones ayudan a comprimir los vasos sangrantes de la zona donde estaba adherida la placenta. Si las contracciones uterinas no son lo suficientemente fuertes, lo que se denomina "atonía uterina", estos vasos sangran en exceso y se produce la hemorragia. Esta es la causa más frecuente de hemorragia posparto. También es probable que el sangrado continúe si quedan restos de placenta por desprenderse.  

Algunas mujeres corren más riesgo que otras de sufrir hemorragias posparto. Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de hemorragia se incluyen los siguientes:

  • Desprendimiento de la placenta. Desprendimiento temprano de la placenta implantada en el útero.

  • Placenta previa . La placenta se implanta cerca o cubriendo de apertura del cuello del útero.

  • Sobredistensión del útero. Agrandamiento excesivo del útero debido a una gran cantidad de líquido amniótico o a un bebé grande, en especial con un peso mayor a 4000 gramos (8,8 libras).

  • Embarazo múltiple. Más de una placenta y agrandamiento del útero.

  • Hipertensión gestacional o preeclampsia. Presión arterial alta inducida por el embarazo.

  • Partos múltiples anteriores

  • Trabajo de parto prolongado

  • Infección

  • Obesidad

  • Medicamentos para inducir el trabajo de parto

  • Medicamentos para detener las contracciones (para trabajos de parto prematuros)

  • Uso de fórceps o parto asistido por ventosa

  • Anestesia general

La hemorragia posparto también puede deberse a otros factores, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Desgarro del cuello del útero o de los tejidos de la vagina

  • Desgarro de los vasos sanguíneos del útero

  • Sangrado en una zona o espacio de tejido oculto en la pelvis que se convierte en un hematoma, en general en la vulva o la vagina

  • Trastornos de coagulación sanguínea, como por ejemplo coagulación intravascular diseminada

  • Placenta accreta. Adherencia anormal de la placenta al interior del útero (trastorno que se presenta en 1 de cada 2500 partos y que es más frecuente si la placenta está adherida a una cicatriz producto de una cesárea anterior).

  • Placenta increta. Los tejidos de la placenta invaden los músculos del útero.

  • Placenta percreta. Los tejidos de la placenta invaden el útero y pueden provocar su perforación, es decir, su ruptura.

Aunque es un hecho aislado, la ruptura del útero puede poner en peligro la vida de la madre. Entre los factores que pueden aumentar el riesgo de ruptura del útero se incluyen la extirpación de fibromas (tumores benignos) y las cicatrices de una cesárea anterior. Una cicatriz previa en la parte superior del fondo del útero presenta un riesgo mayor de ruptura del útero que en el caso de una cicatriz horizontal en el segmento inferior del útero llamada "incisión trasversal". También puede presentarse antes del parto y poner en riesgo la vida del feto.

¿Por qué es un problema la hemorragia posparto?

De no tratarse, la pérdida de sangre excesiva y rápida puede ocasionar una disminución grave de la presión arterial de la madre y provocar un episodio de shock.

¿Cuáles son los síntomas de la hemorragia posparto?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la hemorragia posparto. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos en forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Sangrado incontrolable

  • Disminución de la presión arterial

  • Aumento de la frecuencia cardíaca

  • Disminución de los glóbulos rojos (hematocrito)

  • Tumefacción y dolor en los tejidos de la zona vaginal y perineal si la hemorragia se debe a un hematoma 

Los síntomas de la hemorragia posparto pueden parecerse a los de otras enfermedades o problemas médicos. Consulte siempre a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la hemorragia posparto?

Aparte del examen físico y la historia clínica completa, el diagnóstico normalmente se basa en exámenes de laboratorio. Los exámenes para el diagnóstico de la hemorragia posparto pueden incluir los siguientes:

  • Cálculo de la pérdida de sangre (este cálculo puede realizarse contando la cantidad de almohadillas saturadas o pesando las compresas o esponjas utilizadas para absorber la sangre. 1 mililitro de sangre pesa aproximadamente 1 gramo)

  • Medición de la frecuencia del pulso y la presión arterial

  • Hematocrito (recuento de glóbulos rojos)

  • Factores de coagulación en la sangre

Tratamiento de la hemorragia posparto

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Embarazo, estado de salud general e historia clínica

  • Gravedad de la afección

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución del trastorno

  • Opinión o preferencia de la paciente

El objetivo del tratamiento de la hemorragia posparto es encontrar y detener la causa del sangrado tan pronto como sea posible. El tratamiento para la hemorragia posparto puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos (para estimular las contracciones del útero)

  • Masaje manual del útero (para estimular las contracciones)

  • Extirpación (extracción) de los restos de placenta que quedaron en el útero

  • Exámenes del útero y demás tejidos de la pelvis

  • Balón de Bakri o un catéter Foley para comprimir la hemorragia dentro del útero. Se puede taponar el útero con esponjas y materiales estériles a falta de un balón de Bakri o un catéter Foley. 

  • Ligadura de los vasos sanguíneos sangrantes mediante suturas de compresión del útero. 

  • Laparotomía. Cirugía para abrir el abdomen y encontrar la causa del sangrado.

  • Histerectomía. Extirpación (extracción) quirúrgica del útero. En la mayoría de los casos es el último recurso.

En el tratamiento de la hemorragia posparto es importante la reposición de la sangre y demás líquidos perdidos. Puede realizarse una transfusión rápida de líquidos, sangre o sus derivados por vía intravenosa (IV, por sus siglas en inglés) para prevenir un shock. La madre también puede recibir oxígeno a través de una mascarilla.

La hemorragia posparto puede ser grave. No obstante, en general, la detección temprana y el tratamiento rápido de la causa del sangrado pueden posibilitar una recuperación total.

Reviewed Date: 12-31-2009

Postpartum Hemorrhage
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.