Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Embarazo Prolongado

Embarazo prolongado

¿Qué es el embarazo prolongado?

Un embarazo que dura más de 42 semanas (294 días o más a partir del primer día de la última menstruación) se considera "prolongado". La gran mayoría de las mujeres dan a luz entre las 37 y 42 semanas de embarazo.  Otros términos que se utilizan para denominar a este trastorno son "embarazo postérmino" (posterior a la fecha de parto) y "posmadurez".

¿Qué causa el embarazo prolongado?

Aún se desconocen las causas por las que algunas mujeres experimentan un embarazo más prolongado que otras. En general, se debe a un error en el cálculo de la fecha de concepción. Un mujer tiene mayor probabilidad de tener un embarazo prolongado si sus embarazos anteriores superaron las 42 semanas.

¿Por qué es un problema el embarazo prolongado?

El embarazo prolongado está asociado con trabajos de parto más largos y partos quirúrgicos (asistidos por fórceps o ventosas). Las mujeres corren mayor riesgo de sufrir traumatismos en un parto vaginal cuando el bebé es grande. Por lo tanto, el parto por cesárea es dos veces más probable en un embarazo prolongado debido al tamaño del bebé. Las madres a su vez tienen más probabilidades de sufrir infecciones, complicaciones en la herida y hemorragias posparto (luego del alumbramiento).

En un embarazo prolongado también corren riesgo el feto y el recién nacido. Hacia el final del embarazo, la placenta, que aporta nutrientes y oxígeno al feto desde la circulación de la madre, comienza a envejecer, y la efectividad de su función puede ser menor. La cantidad de líquido amniótico también puede disminuir, y el feto puede dejar de aumentar de peso o incluso perder peso. Los riesgos para un feto que recibe un aporte deficiente de oxígeno pueden aumentar durante el trabajo de parto y durante el parto. También pueden presentarse lesiones debido al parto si el bebé es grande. Los bebés que nacen luego de la semana 42 pueden correr riesgo de aspiración de meconio (cuando el bebé respira líquido que contiene las primeras heces). También puede presentarse hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en sangre) porque el bebé tiene reservas muy pequeñas de glucosa.

¿Cómo se diagnostica el embarazo prolongado?

Precisar con exactitud la fecha de embarazo es importante para diagnosticar y controlar un embarazo prolongado. El tamaño del útero en determinados momentos del comienzo del embarazo y las fechas en que la madre escuchó el latido del feto y sintió los movimientos del feto por primera vez ayudan a confirmar la fecha de embarazo. En general, se utiliza la ecografía (técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas de sonido de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos) para evaluar el desarrollo del feto al comienzo del embarazo. 

En un embarazo prolongado, pueden realizarse exámenes para controlar el bienestar del feto e identificar algún problema. En general, los exámenes incluyen ecografías, pruebas sin estrés (cómo responde la frecuencia cardíaca del feto a la actividad fetal) y cálculos de la cantidad de líquido amniótico.

Control del embarazo prolongado

El objetivo del control del embarazo prolongado es evitar complicaciones y lograr el parto de un bebé saludable. El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Embarazo, estado de salud general e historia clínica

  • Gravedad de la afección

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la afección

  • Opinión o preferencia de la paciente

En general, en un embarazo prolongado se somete a la madre y al feto a exámenes para detectar la presencia de señales que indiquen algún problema. Algunos de los métodos para detectar posibles problemas son los siguientes:

  • Recuento de movimientos fetales. Seguimiento de movimientos y patadas del feto. Un cambio de cantidad o de frecuencia puede indicar que el feto está padeciendo estrés.

  • Prueba sin estrés. Examen que analiza la frecuencia cardíaca del feto para detectar si aumenta con los movimientos fetales, un signo de bienestar del feto.

  • Perfil biofísico. Examen que combina la prueba sin estrés con una ecografía para evaluar el bienestar del feto.

  • Ecografía.Técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas de sonido de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de los vasos sanguíneos, tejidos y órganos. Los ultrasonidos se utilizan para visualizar los órganos internos mientras trabajan y para evaluar el flujo sanguíneo a través de los diferentes vasos. Este examen se utiliza como modo de seguimiento del crecimiento fetal.

  • Estudio de flujo por Doppler. Tipo de ecografía que utiliza ondas sonoras para medir el flujo sanguíneo en bebés con retraso del crecimiento intrauterino (IUGR, por sus siglas en inglés).

Si los exámenes determinan que ya no es saludable para el feto permanecer en el útero de la madre, puede inducirse el trabajo de parto y, por lo tanto, el parto.

La decisión de inducir el trabajo de parto en un embarazo prolongado depende de muchos factores. Durante el trabajo de parto, la frecuencia cardíaca del feto puede ser controlada en forma electrónica para identificar cambios en su frecuencia cardíaca debidos a la poca oxigenación. Cualquier trastorno que se presente en el bebé puede requerir un parto por cesárea.

Durante el trabajo de parto suele utilizarse el monitoreo continuo de la frecuencia cardíaca para detectar cambios. Dado que es muy probable que durante el trabajo de parto el feto de un embarazo prolongado evacue meconio (las primeras heces), el riesgo de aspiración de meconio aumenta. Luego del parto, es probable que el bebé requiera succión y cuidado especial.

Si el líquido amniótico es escaso o si el feto comprime el cordón umbilical, a veces se utiliza la amnioinfusión durante el trabajo de parto. En la amnioinfusión se introduce un líquido estéril mediante un catéter (instrumento tubular hueco) en la bolsa de líquido amniótico rota para reemplazar los niveles bajos de líquido y proteger el feto y el cordón umbilical.

Si el trabajo de parto no progresa, o si se detecta sufrimiento del feto, puede ser necesario un parto por cesárea. Los bebés muy grandes pueden presentar dificultades durante el parto, y es posible que deban utilizarse fórceps o ventosas. Los médicos deben proceder con precaución para prevenir cualquier daño al bebé. 

Reviewed Date: 06-21-2013

Post-Term Pregnancy
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.