Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Trabajo de Parto Prematuro

Trabajo de parto prematuro

¿Qué es el trabajo de parto prematuro?

El trabajo de parto prematuro es aquel que comienza antes de que se completen las 37 semanas de gestación. Si bien la definición exacta puede variar, el trabajo de parto prematuro puede incluir uno o más de los siguientes factores:

  • Contracciones uterinas

  • Ruptura de la bolsa amniótica (membranas)

  • Dilatación cervical (apertura del cuello de útero)

¿Qué causa el trabajo de parto prematuro?

Existen muchos factores que pueden contribuir al trabajo de parto prematuro. Si bien la causa exacta se desconoce, una de las principales suele ser la ruptura prematura de membranas (ruptura de la bolsa amniótica). Otros factores relacionados incluyen los siguientes:

  • Factores maternos:

    • Preeclampsia (presión arterial alta del embarazo que aumenta el riesgo de parto prematuro)

    • Enfermedades crónicas (como enfermedades del corazón o los riñones)

    • Infección (como por ejemplo, estreptococos del grupo B, infecciones de las vías urinarias, infecciones vaginales, infecciones de los tejidos del feto o la placenta)

    • Abuso de drogas (como por ejemplo la cocaína)

    • Estructura anormal del útero

    • Incompetencia del cuello del útero (incapacidad del cuello del útero de permanecer cerrado durante el embarazo)

    • Parto prematuro previo

  • Factores relacionados con el embarazo:

    • Funcionamiento anormal o disminuido de la placenta

    • Placenta previa (implantación de la placenta en el segmento inferior del útero)

    • Desprendimiento placentario (la placenta se desprende del útero en forma prematura)

    • Ruptura prematura de membranas (bolsa amniótica)

    • Hidramnios (exceso de líquido amniótico)

  • Factores relacionados con el feto:

    • Cuando el comportamiento del feto indica que el ambiente intrauterino no es saludable

    • Gestación múltiple (mellizos, trillizos o más)

    • Eritroblastosis fetal (incompatibilidad de Rh/grupo sanguíneo)

¿Por qué es un problema el parto prematuro?

El nacimiento prematuro es el principal problema asociado con el trabajo de parto prematuro. Si bien la mayoría de los bebés nacen luego de las 37 semanas de embarazo, los que nacen en forma prematura corren mayor riesgo de sufrir muchas complicaciones.

Los bebés prematuros nacen antes de que sus cuerpos y sistemas de órganos hayan madurado por completo. Estos bebés suelen ser pequeños, con bajo peso al nacer (menos de 2.500 gramos o 5,5 libras) y pueden necesitar asistencia para respirar, alimentarse, combatir infecciones y conservar el calor. Los bebés muy prematuros, nacidos antes de las 28 semanas, son especialmente vulnerables. Es posible que muchos de sus órganos no estén preparados para la vida fuera del útero materno y quizá estén demasiado inmaduros como para funcionar en forma adecuada.

Algunos de los problemas que pueden experimentar los bebés prematuros incluyen los siguientes:

  • Inestabilidad de temperatura: incapacidad de mantenerse templados debido al bajo contenido de grasa en su cuerpo.

  • Problemas respiratorios

    • Enfermedad de la membrana hialina/síndrome de insuficiencia respiratoria - trastorno en el cual los sacos de aire no pueden permanecer abiertos debido a la falta de surfactante (tensoactivos) en los pulmones

    • Enfermedad pulmonar crónica - problemas respiratorios a largo plazo causados por lesión del tejido pulmonar

    • Filtración de aire desde los espacios pulmonares normales hacia otros tejidos

    • Desarrollo incompleto de los pulmones

    • Apnea o suspensión de la respiración

  • Problemas cardiovasculares

    • Ductus arterioso permeable (DAP o PDA, por sus siglas en inglés) - trastorno cardíaco que hace que la sangre se desvíe de los pulmones

    • Presión arterial demasiado baja o demasiado alta

    • Frecuencia cardíaca baja (suele ocurrir con la apnea)

  • Problemas sanguíneos y metabólicos

    • Anemia (puede requerir una transfusión de sangre)

    • Ictericia (debido a la inmadurez del hígado y la función gastrointestinal)

    • Niveles demasiado bajos o demasiado altos de minerales y otras sustancias de la sangre como por ejemplo calcio y glucosa (azúcar)

    • Función de los riñones inmadura

  • Problemas gastrointestinales

    • Dificultades de alimentación (muchos son incapaces de coordinar las acciones de succión y deglución antes de las 35 semanas de gestación)

    • Digestión deficiente

    • Enterocolitis necrosante (NEC, por sus siglas en inglés) - enfermedad grave del intestino, común en bebés prematuros

  • Problemas neurológicos

    • Hemorragia intraventricular - sangrado en el cerebro

    • Leucomalacia periventricular - ablandamiento de los tejidos del cerebro que rodean los ventrículos (espacios del cerebro que contienen líquido cefalorraquídeo)

    • Tono muscular deficiente

    • Convulsiones (pueden deberse a hemorragias cerebrales)

    • Retinopatía de la prematuridad - crecimiento anormal de los vasos sanguíneos de los ojos del bebé

  • Infecciones (los bebés prematuros son más susceptibles a infecciones y pueden necesitar antibióticos)

Los bebés prematuros también pueden sufrir problemas de salud a largo plazo. En general, cuanto más prematuro es el bebé, más graves y duraderos son estos problemas.

Otros problemas asociados con el trabajo de parto prematuro incluyen complicaciones del tratamiento. Los medicamentos utilizados para tratar el trabajo de parto prematuro pueden presentar riesgos para la madre y el feto.

¿Cuáles son los síntomas del trabajo de parto prematuro?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes del trabajo de parto prematuro. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Contracciones del útero, en especial, más de cuatro en una hora

  • Calambres de tipo menstrual

  • Presión en la pelvis

  • Dolor de espalda

  • Molestias intestinales

  • Secreción vaginal de sangre, mucosidad o agua

Si observa alguno de los síntomas del trabajo de parto prematuro, consulte a su médico lo antes posible.

Los síntomas del trabajo de parto prematuro pueden parecerse a los de otras enfermedades o trastornos médicos. Siempre consulte a su médico para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el trabajo de parto prematuro?

Cuando se sospecha que una mujer presenta un cuadro de trabajo de parto prematuro, se la revisa en el sector de trabajo de parto y alumbramiento del hospital. Suele utilizarse un monitor electrónico para controlar la frecuencia, duración y potencia de las contracciones. Este monitor tiene un transductor que se coloca sobre el abdomen con un cinturón. El monitor transmite y registra las contracciones. Es posible que también se controle la frecuencia cardíaca del feto.

Otros modos de evaluar el trabajo de parto prematuro pueden incluir los siguientes:

  • Examen del cuello del útero - un examen del cuello del útero llevado a cabo por el médico con los dedos enguantados puede ayudar a determinar si el cuello se ha ablandado, acortado, estrechado o dilatado (abierto): todos signos de trabajo de parto prematuro

  • Ecografía (con un transductor vaginal para medir la longitud del cuello del útero)

  • Examen de ruptura prematura de membranas (bolsa amniótica)

  • Prueba de fibronectina fetal (FF), una proteína que se encuentra entre las membranas del feto y el revestimiento del útero. La FF puede liberarse cuando hay una alteración o infección de estos tejidos. Esta proteína se halla en las secreciones cervicales, de donde puede tomarse una muestra y analizarla.

Tratamiento del trabajo de parto prematuro

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Embarazo, estado de salud general e historia clínica

  • Gravedad de la afección

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la afección

  • Opinión o preferencia de la paciente

El tratamiento del trabajo de parto prematuro puede incluir:

  • Reposo (puede recomendarse en el hogar o en el hospital)

  • Internación (debido a que puede ser necesario personal y equipo especializados)

  • Medicamentos tocolíticos - medicamentos para ayudar a desacelerar o detener las contracciones. Se pueden administrar mediante una inyección debajo de la piel o por vía intravenosa (IV, por sus siglas en inglés). Los medicamentos tocolíticos que suelen utilizarse son indometacina y nifedipina.

  • Medicamentos corticosteroides - medicamentos que pueden ayudar a los pulmones del feto a madurar. La inmadurez pulmonar es un problema importante en bebés prematuros.

  • Cerclaje cervical - procedimiento utilizado para suturar la apertura del cuello del útero. El cerclaje se utiliza en mujeres con cuello del útero incompetente. Este trastorno se caracteriza por la debilidad física del cuello del útero, que es incapaz de permanecer cerrado durante el embarazo.

  • Antibióticos (para tratar infecciones)

  • Parto - si los tratamientos no detienen el trabajo de parto prematuro, o si el feto o la madre corren peligro, se puede inducir el parto del bebé. En ciertos casos, es posible que se recomiende un parto por cesárea.

Prevención del parto prematuro

Debido a los grandes avances en el cuidado de bebés enfermos y prematuros, cada vez más bebés sobreviven a pesar de nacer antes de término y de ser muy pequeños. Sin embargo, la prevención del parto prematuro es el mejor modo de promover la buena salud de los bebés.

El cuidado prenatal es un factor clave en la prevención de partos prematuros y de nacimientos de bebés de peso bajo. En las consultas prenatales, se controla la salud tanto de la madre como del feto. Como la nutrición y el aumento de peso maternos están vinculados con el aumento de peso fetal y el peso al nacer, seguir una dieta saludable y aumentar de peso durante el embarazo es fundamental. La atención prenatal también es importante para identificar problemas y estilos de vida que puedan aumentar los riesgos de trabajo de parto y parto prematuros. Algunas formas de ayudar a prevenir un parto prematuro y proporcionar un mejor cuidado para bebés prematuros incluyen las siguientes:

  • Detectar a las madres en riesgo de trabajo de parto prematuro

  • Educar a las madres sobre los síntomas de trabajo de parto prematuro

  • Evitar trabajos pesados o repetitivos o estar parada durante mucho tiempo, lo que puede aumentar el riesgo de trabajo de parto prematuro

  • Identificar y tratar en forma precoz el trabajo de parto prematuro

Algunas mujeres con más riesgo de parto prematuro pueden recibir tratamiento con la hormona progesterona. Esta hormona y su derivada, la 17-hidroxiprogesterona, son producidas naturalmente por la placenta durante el embarazo. Estudios recientes han demostrado que los suplementos de progesterona ayudan a reducir el riesgo de parto prematuro en mujeres con partos prematuros previos. Es necesario realizar nuevas investigaciones sobre este y otros métodos que ayuden a reducir la incidencia de partos prematuros.

Reviewed Date: 06-27-2013

Preterm Labor
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.