Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Cuidados en el Hogar de los Pacientes VIH Positivos

Cuidados en el Hogar de los Pacientes VIH Positivos

El VIH y su hijo

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH, o HIV por su sigla en inglés) es el virus que provoca el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA, o AIDS por su sigla en inglés). Una infección por VIH implica que el sistema inmune del cuerpo no puede luchar eficazmente contra las infecciones. Es posible que el organismo de su hijo no pueda defenderse contra las enfermedades, incluso contra un simple resfrío. Es necesario brindar al niño con VIH cuidados adicionales para ayudarlo a permanecer sano.

Cómo mantener sano a su hijo con VIH

Una de las mejores formas de mantener al niño sano es utilizar técnicas apropiadas de lavado de manos. Las manos limpias ayudan a evitar que el niño contraiga resfríos y desarrolle otras enfermedades. Enseñe a su hijo desde pequeño a lavarse las manos cuidadosamente.

Adquirir hábitos sanos es el mejor modo de que un niño pueda prevenir las enfermedades. Otras maneras en que puede ayudar a que su niño permanezca sano incluyen:

  • nutrición
    Asegúrese de que su hijo ingiera alimentos apropiados. La buena alimentación suministra la energía que el niño necesita para permanecer sano.

    • Brinde a su hijo tres comidas equilibradas por día y bocadillos adecuados de cada grupo de alimentos (lácteos, carnes, panes, frutas y vegetales). Si tiene dudas sobre cómo escoger alimentos sanos para su hijo, consulte al médico del niño o a un dietista.

    • Un dietista también puede ayudar si su hijo tiene algún problema especial para alimentarse o ingerir alimentos (como úlceras en la boca) que le provoquen dolor al comer.

  • cuidado de la piel
    Cuando su hijo tiene un corte o una llaga, la piel está expuesta a los gérmenes y se puede infectar. Cuidar adecuadamente la piel de su niño ayuda a prevenir las infecciones y a mantener al niño sano. Considere las siguientes recomendaciones para el cuidado de la piel del niño:

    • Prevenga las lesiones (cortes y rasguños).

    • Mantenga la piel limpia y seca lavándola diariamente con un jabón suave y agua. Seque cuidadosamente la piel del niño.

    • Aplique una loción a la piel para evitar la sequedad y las grietas.

    • Consulte inmediatamente al médico del niño si observa una erupción o una llaga o corte fuera de lo común. La aparición de erupción del pañal o de manchas blancas en la boca del niño pueden requerir tratamiento adicional.

    • Consulte al equipo de profesionales de la salud que atiende a su hijo si tiene preguntas o inquietudes especiales acerca del cuidado de la piel del niño.

    • Asegúrese de aplicar al niño protector solar y repelente de insectos siempre que esté jugando al aire libre con la piel expuesta.

  • descanso y relajación
    El cansancio y el estrés pueden aumentar la probabilidad de que su hijo se enferme. Para asegurarse de que su hijo reciba el descanso y la relajación adecuados a las necesidades de su cuerpo, tenga en cuenta:

    • Jugar normalmente es importante para el niño.

    • Planifique períodos de descanso y un horario estable para que su hijo se duerma por las noches.

    • Asegúrese de que su hijo duerma por lo menos 8 horas o más todas las noches.

    • Si el niño parece preocupado o molesto, consulte al trabajador social o al capellán.

    • Si tiene alguna duda especial acerca de las necesidades de descanso y sueño del niño, consulte con el equipo de profesionales que lo atiende.

    • Es necesario ser muy cuidadoso al permitir que el niño tenga una mascota o entre en contacto con las mascotas de otras personas. Nunca deje a los niños solos con un animal. Consulte al médico de su hijo acerca de las mascotas que ya tiene o antes de llevar al hogar a una nueva mascota.

  • medicamentos
    Para asegurarse de que las necesidades de medicación de su hijo estén cubiertas, considere:

    • Asegúrese de que su hijo tome todo medicamento ordenado por su médico exactamente como se le recetó. Resultan muy útiles las cajas segmentadas de píldoras.

    • Asegúrese de comprender la cantidad de cada medicación que debe administrar al niño. No dude en preguntar si las instrucciones le resultan confusas.

    • Planifique la reposición de los medicamentos con anterioridad. No se quede sin medicamentos.

    • Consulte con el médico de su hijo acerca de la inmunización de rutina recomendada para el niño, así como también para los restantes miembros de la familia y del hogar.

    • Si tiene alguna pregunta o problema acerca de la medicación del niño, consulte con el equipo de profesionales de la salud que lo atiende.

Prevención de la propagación del VIH

El VIH se puede propagar de persona a persona cuando se produce un contacto con sangre o fluidos corporales (semen y fluido vaginal) infectados:

  • El VIH se puede propagar:

    • a través de una relación sexual con una persona portadora del VIH.

    • al compartir agujas para drogas.

    • a los bebés nacidos de madres portadoras de VIH.

    • a los bebés amamantados por una madre infectada con VIH.

    • a las personas que reciben sangre o hemoderivados que no se han sometido a exámenes y que contienen el VIH.

  • El VIH no se puede propagar por:

    • abrazar a una persona con VIH.

    • nadar en piscinas públicas o en tinas calientes.

    • compartir un vaso para beber.

    • usar un mismo inodoro.

    • asistir a la escuela.

Cómo cuidar de un niño con VIH

Debe observar las precauciones universales para cualquier contacto con la sangre, independientemente de que sepa que su hijo está infectado con VIH. Estas precauciones incluyen las siguientes:

  • use guantes de látex o vinilo cuando deba tocar la sangre y los fluidos corporales de una persona infectada con VIH.

  • limpie los restos de sangre y fluidos corporales con una mezcla de cloro y agua. Mezcle 1/4 de taza de cloro con 2 tazas de agua.

  • lave la ropa manchada con sangre y fluidos corporales con agua jabonosa. Se puede utilizar cloro o un blanqueador sin cloro para eliminar las manchas. Las prendas que no se puedan lavar deben colocarse en una bolsa plástica y descartarse.

  • no comparta afeitadoras ni cepillos de dientes con una persona infectada con VIH.

Si su hijo tiene VIH, ayúdelo a evitar que propague el virus enseñándole algunas reglas básicas, incluyendo las siguientes:

  • Enséñele a lavarse las manos con agua y jabón si ha tenido contacto con sangre o fluidos corporales.

  • Enséñele a llevar un pañuelo limpio por si le sangra la nariz o si se lesiona (con un corte o rasguño). Cubra la lesión apretándola con el pañuelo. No permita que nadie toque la sangre con las manos descubiertas.

¿Cuándo debo llevar al niño a su médico?

Es muy importante que cumpla con las consultas de salud del niño. Además deberá saber en qué casos llevar al niño a un centro de atención cuando se enferma. Es necesario que su hijo vaya al médico si:

  • tiene fiebre superior a los 100,5 ºF (38,06 ºC) en la boca o 99 ºF (37,22 ºC) en la axila. Si no sabe cómo controlar la fiebre del niño, consulte al médico de su hijo.

  • tiene tos o falta de aliento.

  • presenta un cambio en las deposiciones.

  • tiene una erupción en la piel (por ejemplo erupción del pañal), llagas en la piel o en la boca, o manchas blancas en el interior de la boca.

  • tiene cambios de conducta.

  • presenta hemorragias o moretones por causas desconocidas.

  • tiene un dolor intenso.

  • tiene dolor o supuración del oído.

  • ha entrado en contacto con alguien que tiene una enfermedad contagiosa (en especial varicela).

Consulte al médico de su hijo para obtener más información.

Reviewed Date: 09-02-2014

HIV Home Care

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.