Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Tos Ferina (Pertusis)

Tos ferina (pertussis)

¿Qué es la tos ferina (pertussis)?

La tos ferina, o pertussis, afecta principalmente a bebés y niños pequeños. Es provocada por una bacteria, y su característica principal es la tos convulsiva (acceso de tos intenso), que termina con el silbido característico de cuando se inhala el aire. La tos ferina fue la responsable de miles de muertes en las décadas de 1930 y 1940. Sin embargo, con la llegada de la vacuna contra la enfermedad, el índice de muertes ha disminuido de manera considerable. Las últimas epidemias han ocurrido en zonas donde el uso de la vacuna ha disminuido. A pesar de que las vacunas contra la tos ferina son muy efectivas, si la enfermedad está presente en la comunidad, existe la posibilidad de que una persona completamente vacunada la contraiga. Asimismo, la protección de la vacuna desaparece con el tiempo, es decir que los adolescentes y adultos que no se han vacunado pueden contribuir a la propagación de la enfermedad durante un brote.

¿Qué causa la tos ferina?

La causa de la tos ferina es la bacteria denominada Bordetella pertussis. Los niños se contagian por partículas presentes en el aire cuando están en contacto con personas infectadas. Una vez que la bacteria ingresa a las vías respiratorias del niño, estas se inflaman y comienza la producción de flema. En general, esta enfermedad comienza como un resfrío común, con secreción nasal y congestión, estornudos y, a veces, catarro o fiebre leves. Usualmente, la tos grave comienza una o dos semanas después.

Datos sobre la tos ferina

  • Si bien la enfermedad puede evitarse con la vacuna, esta no es 100 por ciento efectiva.

  • La tos ferina es peor para niños menores de 1 año, y en algunos casos es mortal.

  • En EE. UU. se reportan miles de casos nuevos por año.

¿Cuáles son los síntomas de la tos ferina?

En general, esta enfermedad se incuba durante entre una y tres semanas, y pueden distinguirse tres etapas. A continuación se enumeran los síntomas más frecuentes de la tos ferina según cada etapa. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos en forma diferente. En los bebés, la tos puede ser muy difícil de oír. Puede que presenten una pausa en la respiración llamada "apnea" en vez de toser. Si advierte esto, debe llamar de inmediato a su médico o llevar a su hijo al hospital. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Etapa catarral (a menudo dura entre una y dos semanas):

    • Tos leve

    • Fiebre baja

    • Secreción nasal

  • Etapa aguda (puede durar varias semanas)

    • La tos empeora y se convierte en tos convulsiva

    • La tos es seca y áspera

    • La tos termina con un silbido durante la inspiración

    • Pueden presentarse vómitos junto con la tos, y puede parecer que el niño se ahoga con el vómito

    • La tos puede comenzar como consecuencia de varios factores que incluyen alimentarse, llorar o jugar

  • Etapa de recuperación (en general comienza a alrededor de la cuarta semana)

    • Desaparecen en primer lugar los vómitos y la tos ferina

    • En general, la tos disminuye a partir de la sexta semana aproximadamente, pero puede continuar durante 1 a 2 meses. La tos ferina se denominaba "tos de los 100 días", porque puede durar desde varias semanas hasta meses.

La tos ferina puede provocar neumonía y otras complicaciones.

Los síntomas de la tos ferina pueden parecerse a los de otras enfermedades o trastornos médicos. Consulte siempre a su médico para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la tos ferina?

Además del examen físico y la evaluación de la historia clínica completa por parte del médico, el diagnóstico de la tos ferina suele confirmarse mediante un cultivo (mucus, secreciones nasales) tomado de la nariz.

¿Cuál es el tratamiento para la tos ferina?

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica del niño

  • Gravedad de la afección

  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • Expectativas para la evolución de la enfermedad

  • Opinión o preferencia del paciente

En muchos casos, el niño puede ser hospitalizado para recibir el seguimiento y cuidado adecuados. En algunos casos, es necesario administrar oxígeno y líquidos por vía intravenosa (IV, por sus siglas en inglés) hasta que el niño comienza a recuperarse. El tratamiento con antibióticos (por ejemplo claritromicina [Biaxin] o azitromicina [Zithromax], o algún antibiótico similar) puede ser indicado por el médico del niño. Según cuándo se los comience a tomar, puede que los antibióticos no acorten el curso de la enfermedad, pero evitarán que las infecciones se propaguen.

Los miembros de la familia y demás personas que hayan estado en contacto con el niño en general deben comenzar un tratamiento con antibióticos, independientemente de si han recibido la vacuna o no.

Otros tratamientos pueden incluir lo siguiente:

  • Mantener al niño abrigado

  • Alimentarlo con comidas poco abundantes pero frecuentes

  • Aumentar el consumo de líquido

  • Evitar cualquier estímulo que pueda provocar tos

¿Cómo puede prevenirse la tos ferina?

Si bien se ha desarrollado la vacuna contra la la tos ferina, que se administra a los niños durante el primer año de vida, aún se presentan casos de la enfermedad, en especial en bebés menores de 6 meses.

Según los los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention o CDC, por sus siglas en inglés), ha habido un aumento dramático de la cantidad de casos de tos ferina desde la década de 1980, en especial en preadolecentes y adolescentes de entre 10 y 19 años, y en bebés menores a 5 meses. Los CDC recomiendan que los niños reciban cinco dosis de DTaP para una máxima protección contra esta enfermedad. La DTaP es una vacuna combinada que protege contra tres enfermedades: difteria, tétanos y tos ferina. Las primeras tres dosis se administran a los 2, 4 y 6 meses de edad. Entre los 15 y 18 meses de edad se administra la cuarta dosis, y la quinta se administra cuando el niño entra a la escuela, entre los 4 y 6 años. En los controles regulares a los 11 o 12 años, un preadolescente debe recibir una dosis de Tdap. La Tdap protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina. Todos los adultos mayores de 19 años que no han recibido la Tdap deberían hacerlo, y todas las mujeres embarazadas en el tercer trimestre también, incluso si ya la han recibido. Luego, los adultos deben recibir una dosis de Td cada 10 años, pero no deberían esperar para recibir la Tdap si recientemente recibieron una dosis de Td.  Siempre consulte a su médico para obtener asesoramiento.

Reviewed Date: 08-25-2014

Whooping Cough (Pertussis)

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.