Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Poliomielitis (Polio)

Poliomielitis (Polio) en niños

¿Qué es la poliomielitis?

La poliomielitis, llamada también polio, es una enfermedad infecciosa altamente contagiosa causada por tres tipo de poliovirus. El poliovirus es un virus más reconocido por su destrucción al sistema nervioso que causa parálisis. Sin embargo, la mayoría de personas que están infectadas con polio no tienen síntomas y unas pocas tienen síntomas leves. De acuerdo con los CDC y la World Health Organization (WHO) (Organización Mundial de la Salud), de las personas que adquieren la infección, 1 por ciento o menos pueden desarrollar enfermedad paralizante. Desde la introducción de la vacuna contra la polio en 1955 y los esfuerzos mundiales de erradicación de la enfermedad, las infecciones del poliovirus casi han sido erradicadas.

En países pobres, subdesarrollados, y que no tienen acceso a la vacuna, la polio todavía es una preocupación, especialmente para bebés y niños. La WHO continúa con sus esfuerzos para erradicar el virus en todo el mundo.

  • El último caso de infección de polio que ocurrió naturalmente en los E.E.U.U. fue en 1979.

  • Los bebés y niños pequeños están a un mayor riesgo.

  • Las infecciones del poliovirus son más comunes durante las estaciones de verano y otoño.

  • El riesgo de contraer parálisis del virus aumenta con la edad.

¿Cómo se propaga el poliovirus?

La transmisión del poliovirus ocurre con más frecuencia del contacto fecal oral. Generalmente, esto ocurre del mal lavado de las manos o del consumo de alimentos o agua contaminada. Las secreciones respiratorias también propagan el poliovirus. Las personas infectadas con el virus pueden excretar el virus en sus heces durante varias semanas. Las personas son mas contagiosas inmediatamente antes de la aparición de síntomas y apenas después de que aparecen.

¿Cuáles son los síntomas de la poliomielitis?

Las infecciones del poliovirus pueden exhibir síntomas en grados diversos de severidad. Cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. La mayoría de individuos (90 a 95 por ciento) no tienen síntomas. A esto se le conoce como infección asintomática. Se discutirán otras tres categorías de infección de polio:

  • Poliomielitis abortiva. Un curso leve y corto de la infección con uno o más síntomas: fiebre (hasta 103 grados Fahrenheit o 39.4 grados Celsius), apetito disminuido, náuseas y/o vómitos, dolor de garganta, malestar general (no sentirse bien), estreñimiento o dolor abdominal.

  • Poliomielitis no paralizante. Los síntomas de la poliomielitis no paralizante incluyen los síntomas de la poliomielitis abortiva, pero la cefalea, náuseas y vómitos pueden ser peores. Además, los síntomas pueden incluir que el niño se sienta enfermo durante un par de días, y luego parece mejorar antes de enfermarse de nuevo con dolor muscular en el cuello, tronco, brazos y piernas y rigidez en el cuello y a lo largo de la columna.

  • Poliomielitis paralizante. Los síntomas de la poliomielitis paralizante incluyen los síntomas de la poliomielitis no paralizante y la abortiva. Además, los síntomas pueden incluir debilidad muscular generalizada, estreñimiento severo, pérdida muscular, respiración debilitada, dificultad para tragar, tos débil, piel manchada y enrojecida, voz ronca, parálisis de la vejiga, parálisis muscular, irritabilidad o pobre control del temperamento, babeo y distensión abdominal. La mayoría de personas que desarrollan parálisis eventualmente recuperarán su fuerza y algunas volverán a lo normal. Un pequeño porcentaje muere.

Los síntomas de la poliomielitis pueden parecerse a otras condiciones o problemas médicos. Siempre consulte con al médico de su hijo para un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la poliomielitis?

Además de un historial médico y examen físico completos, los procedimientos de diagnóstico para la poliomielitis pueden incluir los siguientes:

  • Cultivos de la garganta, fluido cefalorraquídeo y heces

  • Cultivo de orina

  • Prueba de niveles de anticuerpos de la polio

  • Punción lumbar (punción espinal) Una aguja especial se coloca en la parte baja de la espalda, en el canal espinal. Esta es un área alrededor de la médula espinal. Luego se puede medir la presión en el canal espinal y el cerebro. Una pequeña cantidad de fluido espinal cerebral (CSF) se puede retirar y enviar a pruebas para determinar si hay una infección u otros problemas. El CSF es el fluido que baña el encéfalo y la médula espinal de su hijo.

  • Descubrir un historial del niño que no recibió la vacuna contra la polio o que no completó la serie de vacunas de la polio.

¿Cuál es el tratamiento para la poliomielitis?

El tratamiento específico para la poliomielitis será determinado por el médico de su hijo con base en:

  • La edad, salud global e historial médico de su hijo

  • La extensión de la enfermedad

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos específicos, procedimientos o terapias

  • Las expectativas del curso de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

A pesar de que hay prevención del poliovirus, no hay tratamiento para curar a los niños infectados. El tratamiento es de apoyo. Esto significa que los síntomas se pueden tratar para mejorar la comodidad y recuperación del niño. Las medidas de apoyo incluyen:

  • Tratamiento del dolor con analgésicos (como el acetaminofén)

  • Descanso en cama (hasta que la fiebre se reduzca)

  • Dieta adecuada

  • Esfuerzo y ejercicio mínimo

  • Paquetes calientes o almohadillas térmicas (para el dolor muscular)

Las complicaciones de la poliomielitis paralizante pueden incluir parálisis de ciertos grupos musculares incluyendo los músculos de la respiración y los de las piernas.

¿Cómo se puede prevenir la poliomielitis del virus?

Las siguientes medidas de prevención ayudarán a prevenir la propagación del poliovirus:

  • Higiene adecuada y técnicas del lavado de las manos

  • Inmunización contra el poliovirus
    En los EE.UU., la vacuna de la polio se recomienda que se dé en las edades siguientes:

    • 2 meses

    • 4 meses

    • Entre los 6 y 18 meses

    • Entre las edades de 4 y 6 años


    Se pueden administrar dos versiones de la vacuna:

    • IPV. La vacuna de polio inactivada (IPV) se administra por inyección (una vacuna). Esta vacuna se administra en todas las visitas de inmunización. La administración de la IPV no puede causar polio y es segura para ser usada en personas con sistemas inmunológicos debilitados.

    • OPV. La vacuna oral de polio (OPV) se administra por la boca. En casos raros, se ha sabido que la OPV causa poliomielitis paralizante asociada con la vacuna (VAPP). A partir de enero de 2000, el Comité Asesor de los CDC sobre Prácticas de inmunización y la American Academy of Pediatrics (Academia Estadounidense de Pediatría), recomendaron que la OPV no se administrara de forma rutinaria y que se administrara solo la IPV. Hay situaciones cuando puede ser necesario que su hijo reciba la OPV, como viajar a países donde el virus infeccioso, o "silvestre" puede ser transmisible.

      La OPV NO debe darse a su hijo si tiene algunos de los siguientes:

      • Un sistema inmunológico debilitado

      • Está tomando esteroides de largo plazo

      • Cáncer

      • Infección de SIDA o VIH

      • Alergias a la neomicina, estreptomicina o polimixina B

    Siempre consulte con el médico de su hijo con respecto a las vacunas.

Reviewed Date: 07-05-2013

Poliomyelitis (Polio) in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.