Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Patrones del Sueño

Patrones del sueño del recién nacido

¿Cuáles son los patrones del sueño del recién nacido?

El recién nacido promedio duerme durante gran parte del día y la noche; se despierta únicamente para alimentarse cada pocas horas. Para los nuevos padres suele ser difícil saber cuánto tiempo y cada cuánto debe dormir el recién nacido. Desafortunadamente, al principio los recién nacidos no tienen un horario establecido y muchos de ellos confunden el día con la noche, piensan que deben estar despiertos durante la noche y dormir durante el día.

Por lo general, los recién nacidos duermen aproximadamente entre 8 y 9 horas durante el día y aproximadamente 8 horas durante la noche. La mayoría de los bebés no duerme toda la noche (entre 6 y 8 horas) sin despertarse hasta que cumplen los tres meses de vida o hasta que pesan entre 5,5 y 5,9 kg (12 a 13 libras). Sin embargo, esto varía considerablemente y algunos bebés no duermen toda la noche hasta que cumplen casi 1 año. Los recién nacidos y los bebés de corta edad tienen un estómago pequeño y deben despertarse cada pocas horas para comer. En la mayoría de los casos, su bebé se despertará para comer aproximadamente cada tres horas. La frecuencia con la que su bebé coma dependerá de cuál sea su comida y de su edad. Asegúrese de consultar con su médico si será necesario despertar a su bebé para alimentarlo.

Observe los cambios en el patrón del sueño de su bebé. Si su bebé que solía dormir varias horas seguidas comienza a despertarse repentinamente, es posible que tenga algún problema como por ejemplo, una infección de oído. Algunos trastornos del sueño son simplemente consecuencia de cambios en el desarrollo o de sobreestimulación.

Nunca ponga a un bebé a dormir con un biberón apuntalado para que pueda alimentarse. Es un método peligroso y el bebé puede tener una infección de oído y atragantarse.

¿Cuáles son los estados del sueño de un recién nacido?

Los bebés, al igual que los adultos, tienen distintas etapas y grados de profundidad del sueño. Según la etapa, es posible que el bebé se mueva activamente o se quede quieto. Los patrones del sueño de los bebés comienzan a formarse durante los últimos meses del embarazo (primero, el sueño activo, luego, alrededor del octavo mes, el sueño tranquilo). Existen dos tipos de sueño:

  • Sueño REM (de movimientos oculares rápidos; REM, por su sigla en inglés). Es un sueño liviano durante el cual se sueña y los ojos se mueven rápidamente hacia atrás y hacia adelante. Aunque los bebés duermen aproximadamente 16 horas por día, casi la mitad de estas horas lo hacen en la etapa de sueño REM. Los niños más grandes y los adultos duermen menos horas y la cantidad de tiempo en la etapa de sueño REM es menor.

  • Sueño no REM. El sueño no REM consta de 4 etapas:

    • Etapa 1: somnolencia, párpados caídos, posiblemente abriendo y cerrando los ojos, dormitando

    • Etapa 2: sueño liviano; el bebé se mueve y puede sobresaltarse o saltar al oír ruidos

    • Etapa 3: sueño profundo; el bebé está tranquilo y no se mueve

    • Etapa 4: sueño muy profundo; el bebé está tranquilo y no se mueve

    Al comienzo del ciclo del sueño, el bebé entra en la etapa 1, luego, pasa a la etapa 2, luego, a la 3, luego, a la 4 y, después, regresa a la etapa 3, luego a la 2 y después al sueño REM. Es posible que estos ciclos se repitan varias veces mientras duerme. Los bebés se pueden despertar cuando pasan del sueño profundo al sueño liviano y, durante los primeros meses de vida, es posible que les resulte difícil volver a dormirse.

¿Cuáles son las distintas fases de alerta de un recién nacido?

Los bebés también presentan diferentes grados de alerta mientras están despiertos. Cuando un recién nacido se despierta al final de un ciclo de sueño, suele tratarse de una fase de alerta tranquila. Durante ese momento, el bebé permanece muy tranquilo, pero despierto y atento al entorno. Durante el período de alerta tranquila, es posible que los bebés observen o fijen la mirada en objetos y respondan a sonidos y movimientos. Esta fase generalmente progresa hasta la fase de alerta activa, en la que el bebé está atento a lo que escucha y lo que ve, y se mueve activamente. Luego de esta fase, sigue una fase de llanto. El cuerpo del bebé se mueve sin dirección y es posible que llore enérgicamente. Los bebés pueden sobreestimularse fácilmente durante la fase de llanto. Generalmente, lo mejor es encontrar la manera de calmar al bebé y que el entorno también sea propicio. Estrechar entre sus brazos al bebé o envolverlo en una manta puede ayudar a calmarlo cuando llora.

En general, lo mejor es alimentar a los bebés antes de que entren en la fase de llanto. Durante la fase de llanto, es posible que el bebé se sienta muy molesto y rechace el pecho o el biberón. En los recién nacidos, el llanto es una señal tardía de hambre.

Cómo ayudar a su bebé para que duerma

Es posible que los bebés no logren establecer sus propios patrones de sueño y de vigilia, especialmente en el momento de irse a dormir. Para ayudar al bebé a conciliar el sueño, usted debe reconocer las señales que indiquen que está listo para dormir, enseñarle a que se duerma solo y proporcionarle el entorno adecuado para lograr un sueño tranquilo y seguro.

¿Cuáles son las señales que indican que el bebé está listo para dormir?

A continuación se detallan las señales que pueden indicar que el bebé está listo para dormir:

  • Se frota los ojos

  • Bosteza

  • Aparta la mirada

  • Se queja

¿De qué manera puede ayudar a su bebé para que se duerma?

No todos los bebés saben cómo dormirse. Cuando llega la hora de dormir, muchos padres prefieren mecer o amamantar al bebé para ayudarlo a conciliar el sueño. Establecer una rutina a la hora de dormir es una buena idea. Sin embargo, asegúrese de que el bebé no se duerma mientras come o en sus brazos. Esto puede transformarse en un hábito y el bebé esperará que lo sostengan en brazos para dormirse. Cuando el bebé se despierte de repente durante un ciclo de sueño, no logrará volverse a dormir por sí solo.

La mayoría de los especialistas recomiendan dejar que el bebé entre en un estado de somnolencia en brazos y luego colocarlo en su cama estando aún despierto. De esta manera, el bebé aprende a dormirse solo. Otra buena manera de ayudarlo a establecer una rutina a la hora de dormir es poner música suave mientras se está durmiendo.

¿Cuáles son las mejores posiciones para dormir para un recién nacido?

Se comprobó que existe una relación entre el síndrome de muerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS) y los bebés que duermen boca abajo (posición de cúbito ventral).

En la actualidad, los especialistas coinciden en que la posición más segura para dormir para un bebé es boca arriba. La posición de costado implica un riesgo más alto de sufrir el síndrome de muerte súbita del lactante que la posición boca arriba. Además, se ha comprobado que los bebés que duermen sobre superficies blandas, con sábanas sueltas y demasiado arropados con mantas también presentan mayores riesgos de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante. Cuando los bebés duermen boca abajo y sobre una cama mullida, el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS) es aun mayor. Los bebés de madres fumadoras también corren el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante, al igual que los prematuros y aquéllos que reciben malos cuidados prenatales. Desde que la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomendó que los bebés durmieran "boca arriba" en el año 1992, el índice del síndrome de muerte súbita del lactante disminuyó en más de un 50%.

Además, existen otras razones que determinan que dormir boca arriba es más seguro. No está comprobado que los bebés son más propensos a vomitar o ahogarse con su propia saliva cuando duermen boca arriba. De hecho, son mayores las probabilidades de que se ahoguen en la posición decúbito ventral.

Un grupo de trabajo de la Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos (US Consumer Product Safety Commission, CPSC), la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) y el Instituto Nacional para la Salud del Niño y el Desarrollo Humano (National Institute of Child Health and Human Development, NICHD) brindan las siguientes sugerencias sobre cómo acostar a los bebés:

  • Coloque a su bebé boca arriba sobre un colchón firme y sujeto a la cuna según las normas de seguridad actuales.

  • Quite las almohadas, los acolchados, edredones, las pieles de cordero, los juguetes de peluche u otros objetos blandos de la cuna. Quite también cualquier especie de protector suave y acolchado para cuna.

  • En vez de cubrirlo con mantas, póngale al bebé pijamas y no lo tape.

  • Si utiliza una manta, acueste al bebé con los pies hacia el pie de la cuna. Ajuste una manta delgada alrededor del colchón de la cuna y cúbralo sólo hasta el pecho.

  • Asegúrese de que la cabeza del bebé permanezca descubierta mientras duerme.

  • No acueste al bebé sobre una cama de agua, un sofá, un colchón blando, una almohada u otra superficie blanda.

  • Ofrézcale al bebé un chupón a la hora de dormir, pero no lo obligue a usarlo. Algunos estudios han demostrado un menor índice de síndrome de muerte súbita de lactantes en bebés que usan chupones. Las madres que amamantan deberían esperar a que el bebé cumpla el mes de vida o se acostumbre a amamantar antes de darle un chupón.

La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que los padres compartan la habitación pero no la cama. El informe recomienda lo siguiente:

  • Los padres deben colocar la cuna del bebé cerca de la cama, durante los primeros seis meses para permitir el contacto con los padres y una lactancia más conveniente.

  • Los padres pueden acostar a los bebés en la cama matrimonial cuando tengan que alimentarlos y reconfortarlos, pero deben regresarlos a la cuna para dormir.

  • Los bebés no deben compartir la cama con otras personas, ya sean adultos, sus hermanos u otros niños. Los gemelos u otros hermanos múltiples deben dormir separados.

  • El cigarrillo y el uso de sustancias tales como drogas o alcohol que puedan reducir la capacidad de los padres para despertarse, incrementan en gran medida el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita de lactantes y la sofocación, por compartir la cama con el bebé.

Para evitar el exceso de calor, en el informe se recomienda vestir al bebé con ropa liviana para dormir y mantener la habitación a una temperatura agradable para un adulto con ropa liviana. Evite arropar demasiado al bebé y tóquele la piel para asegurarse de que no esté demasiado acalorado.

Investigaciones adicionales demostraron que los bebés no deben dormir sobre un sofá, solos o acompañados, ya que esta práctica aumenta el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante.

Si bien los bebés deben dormir boca arriba, pueden adoptar otras posiciones mientras están despiertos. Se puede colocar a los bebés boca abajo mientras están despiertos y bajo supervisión de un adulto, para ayudarlos a desarrollar los músculos de los ojos, del estómago y del cuello.

Recomendaciones adicionales de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) para reducir el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante y otro tipos de muertes relacionadas con el sueño en bebés recién nacidos y de hasta 1 año: 

  • Amamante a su bebé. La Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda que amamante a su bebé durante, al menos, los primeros 6 meses.

  • Asegúrese de que su bebé tenga las vacunas necesarias.

  • Hable siempre con el médico de su bebé antes de levantar la cabecera de la cuna si a su bebé le han diagnosticado reflujo gastroesofágico.

  • Evite usar sillitas de bebé, sillas para el automóvil, carritos, carriolas y hamacas infantiles como forma rutinaria de hacer dormir a su bebé. Esto puede provocarle sofocos u obstruir las vías respiratorias de un bebé.

  • Evite usar monitores cardiorrespiratorios y dispositivos comerciales: cuñas, posicionadores y colchones especiales, para ayudar a reducir el riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante y otras causas de muerte de bebés relacionadas con el sueño. Estos dispositivos no han demostrado una disminución del riesgo de padecer el síndrome de muerte súbita del lactante. En casos excepcionales, han provocado la muerte del bebé.

  • Para colocar una cuna, un moisés o un corralito, elija siempre lugares libres de peligros: aquellos que no tengan cuerdas ni cordones que cuelguen desde arriba, a fin de reducir el riesgo de estrangulamiento. 

Reviewed Date: 12-28-2013

Newborn-Sleep Patterns
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.