Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Fiebre en el Recién Nacido

Fiebre en el Recién Nacido

Los adultos tienen un termostato estrictamente controlado que ayuda a regular la temperatura corporal. Cuando un adulto tiene frío, tiembla, y esto contribuye a elevar la temperatura corporal. Cuando el adulto tiene calor, transpira, lo que le permite refrescarse. Estos mecanismos no están completamente desarrollados en los recién nacidos. Además, los recién nacidos carecen de la capa de grasa aislante que desarrollan los bebés mayores y los niños.

Dado que el sistema de regulación de temperatura del recién nacido es inmaduro, puede no presentarse fiebre junto con una infección o una enfermedad. La fiebre en los bebés puede ser consecuencia de otras causas aún más serias. Llame inmediatamente al médico de su hijo si su bebé menor de 3 meses tiene una temperatura rectal igual o mayor a 38° C (100,4° F). 

Infecciones

En los adultos, la fiebre es una respuesta normal a las infecciones, pero sólo aproximadamente la mitad de los recién nacidos que padecen una infección tiene fiebre. Algunos bebés, especialmente los prematuros, pueden presentar una temperatura corporal por debajo de lo normal junto con una infección u otros signos, como por ejemplo cambios en el comportamiento, en la alimentación o en el color.

Exceso de calor

Si bien es importante evitar que el bebé sufra escalofríos, se debe tener en cuenta que un bebé también puede sufrir exceso de calor si se lo abriga con varias prendas o mantas. Esto puede ocurrir en la casa, cerca de los calefactores o cerca de las entradas de aire caliente. También puede ocurrir cuando el bebé está demasiado abrigado en un automóvil calefaccionado. Evite exponer al bebé a la luz solar directa, incluso a través de una ventana. Nunca deje a su bebé dentro de un automóvil donde haya alta temperatura, ni siquiera por un minuto. La temperatura puede subir rápidamente y provocar insolación y muerte.
Es probable que un bebé acalorado esté inquieto y tenga la piel de la cara enrojecida y caliente. Para evitar el exceso de calor, mantenga las habitaciones a temperatura normal, aproximadamente entre 22° C y 24° C (72º F a 75° F), y abrigue a su bebé con la misma cantidad de prendas que usted y el resto de las personas que se encuentren en la habitación.

Ingesta escasa de líquidos o deshidratación

Es posible que algunos bebés no ingieran la cantidad de líquido suficiente, lo que provoca un aumento de la temperatura corporal. Esto puede suceder alrededor del segundo o tercer día después del nacimiento. Si no se reemplazan los líquidos con mayor número de tomas de leche, se puede producir deshidratación (pérdida excesiva del agua corporal) y ocasionar serias complicaciones. Para el tratamiento de la deshidratación se puede requerir la administración de líquidos por vía intravenosa.

Reviewed Date: 12-31-2009

Fever in A Newborn
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.