Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Análisis de Control de la Audición

Análisis de Control de la Audición

Según informan los Institutos Nacionales de la Salud (National Institutes of Health, NIH), en Estados Unidos nacen alrededor de 12.000 bebés con alguna deficiencia auditiva. Se calcula que en alrededor de 2 a 3 de cada 1000 recién nacidos se produce una pérdida de audición grave. Sin estudios de control o exámenes, la pérdida de la audición puede no percibirse hasta que el bebé tiene más de 1 año de edad. Si la pérdida de audición no se detecta hasta mucho después, los centros de audición del cerebro no experimentarán la máxima estimulación posible. Esto puede afectar la maduración y el desarrollo de la audición, así como retrasar el habla y el lenguaje. También pueden verse perjudicados tanto el desarrollo emocional y social como el desempeño escolar.

La mayoría de los casos de pérdida de audición son congénitos (se presentan al nacer), pero algunos bebés pueden sufrir este trastorno después de su nacimiento. La pérdida de audición se produce con mayor frecuencia en los bebés prematuros y en los bebés con infecciones o problemas respiratorios que debieron utilizar respirador artificial durante un tiempo prolongado, en los que padecen infecciones y los que toman ciertos medicamentos.

Ante estos riesgos, muchas organizaciones para la salud, entre ellas, los Institutos Nacionales de la Salud y la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics), ahora recomiendan la realización de análisis de control de la audición de los bebés en todos los casos. Hoy en día, casi todos los recién nacidos se someten a análisis de control de la audición para detectar la pérdida de la audición, lo que permite un tratamiento precoz para prevenir retrasos en el lenguaje y el desarrollo.

Tipos de exámenes

Existen dos métodos principales de control de la audición para los recién nacidos. Es posible aplicar uno o ambos métodos.

  • Emisiones otoacústicas evocadas (su sigla en inglés es EOAE). Es un examen en el cual se inserta un tapón pequeño y flexible en el oído del bebé. Se envían sonidos a través del tapón. Un micrófono que se encuentra en el tapón registra las otoemisiones acústicas (respuestas) del oído normal que se generan como reacción al sonido. Si el bebé padece pérdida de la audición, no se registran emisiones. Este examen no produce dolor y suele durar solo unos minutos, mientras el bebé duerme.

  • Audiometría por potenciales evocados del tronco encefálico (su sigla en inglés es ABR). Es un examen en el que se colocan electrodos (cables) en el cuero cabelludo del bebé mediante el uso de parches adhesivos. Mientras el bebé duerme, se producen chasquidos a través de pequeños auriculares colocados en los oídos del bebé. El examen mide la actividad cerebral producida en respuesta a los sonidos. Este examen, al igual que el de EOAE, no produce dolor y solo dura unos minutos.

Si los resultados de los análisis de control indican que su hijo padece de pérdida de la audición, deberán realizarse más exámenes. Se recomienda que todos los bebés que padecen este trastorno se sometan a estos controles a los 3 meses de edad para que el tratamiento pueda iniciarse antes de que el bebé cumpla 6 meses, edad clave para el desarrollo del habla y el lenguaje.

Reviewed Date: 12-31-2009

Hearing Screening Tests for Newborns
Find a pediatrician

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.