Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Hepatoblastoma

Hepatoblastoma

¿Qué es el hepatoblastoma?

El hepatoblastoma es un tumor canceroso muy raro que se origina en el hígado.

La enfermedad afecta principalmente a bebés y niños de hasta 3 años. Las células cancerígenas del hepatoblastoma pueden propagarse (por metástasis) a otras partes del cuerpo, sin embargo esto no es común.

Ilustración de la anatomía del sistema biliar
Haga clic en la imagen para agrandarla

¿Cuáles son las causas del hepatoblastoma?

A pesar de que las causas exactas del cáncer de hígado se desconocen, existen diversas condiciones genéticas asociadas con un mayor riesgo de desarrollar hepatoblastoma, entre ellas, el síndrome de Beckwith-Wiedemann, la porfiria cutánea tarda y la poliposis familiar adenomatosa. Otras condiciones genéticas asociadas con el cáncer de hígado son diversos errores congénitos de metabolismo como por ejemplo, la tirosinemia, glucogenosis, y la deficiencia de alfa1-antitripsina.

Los niños expuestos a la infección con hepatitis B o C a temprana edad o aquellos con atresia biliar también corren mayor riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular. Algunos hepatoblastomas tienen alteraciones genéticas en genes supresores de tumores, lo cual explicaría el crecimiento celular descontrolado.

¿Cuáles son los síntomas del hepatoblastoma?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del hepatoblastoma. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden variar según el tamaño del tumor y la presencia y ubicación de las metástasis. Los síntomas pueden incluir:

  • Una gran masa abdominal o abdomen inflamado

  • Pérdida de peso y de apetito

  • Pubertad precoz en los varones

  • Dolor en el abdomen

  • Náuseas y vómitos

  • Ictericia (color amarillento en los ojos y la piel)

  • Fiebre

  • Piel con picazón

  • Venas hinchadas en el abdomen que se ven a través de la piel

Los síntomas del hepatoblastoma pueden parecerse a los de otras afecciones o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico preciso.

¿Cómo se diagnostica el hepatoblastoma?

Además de la historia clínica y un examen físico completos, los procedimientos para diagnosticar el hepatoblastoma pueden incluir:

  • Biopsia. Obtención de una muestra de tejido que se extrae del tumor para ser examinada posteriormente con un microscopio.

  • Recuento sanguíneo completo (CBC). Este análisis mide el tamaño, el número y la madurez de diferentes glóbulos que se encuentran en un volumen específico de sangre.

  • Análisis de sangre adicionales. Estos análisis pueden incluir estudios de la química sanguínea, evaluación de la función renal y hepática y estudios genéticos.

  • Varios estudios por imágenes que incluyen:

    • Tomografía computarizada (también llamada escáner CT o CAT, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico por imagen que utiliza una combinación de radiografía y tecnología informática para obtener imágenes horizontales o axiales (a menudo llamadas "cortes") del cuerpo. Una tomografía computarizada muestra imágenes detalladas de cualquier parte del cuerpo, incluyendo los huesos, los músculos, la grasa y los órganos. Las tomografías computarizadas muestran más detalles que las radiografías generales.

    • Resonancia magnética (MRI, por su sigla en inglés). Procedimiento de diagnóstico que utiliza una combinación de imanes grandes, radiofrecuencias y una computadora para producir imágenes detalladas de los órganos y las estructuras internas del cuerpo.

    • Radiografía. Un examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisibles para obtener imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

    • Ecografía (también llamada sonografía). Una técnica de diagnóstico por imagen que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para obtener imágenes de los vasos sanguíneos, los tejidos y los órganos. Las ecografías se utilizan para ver el funcionamiento de los órganos internos y evaluar el flujo sanguíneo a través de diversos vasos.

  • Examen de alfafetoproteína (AFP). Los niveles de alfafetoproteína (AFP) en la sangre se pueden utilizar para diagnosticar y realizar un seguimiento de la respuesta al tratamiento.

Si a su hijo le diagnosticaron hepatoblastoma, sería bueno que considere buscar una segunda opinión. De hecho, algunas compañías de seguro médico solicitan una segunda opinión para ese tipo de diagnóstico. Según la American Cancer Society, es muy poco frecuente que el tiempo que lleva buscar una segunda opinión tenga un impacto negativo en el tratamiento. Además, la tranquilidad que le brindará una segunda opinión bien vale el esfuerzo.

¿Cuáles son los diferentes estadios del cáncer de hígado infantil?

La clasificación por estadios es el proceso mediante el cual se determina si el tumor se ha propagado y, si lo hizo, hasta dónde. Existen diversos síntomas para determinar el estadio del hepatoblastoma. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener información acerca de las distintas etapas. Uno de los métodos para determinar los estadios del hepatoblastoma es el siguiente:

  • Estadio I. Generalmente, un tumor que está solamente en el hígado y que se puede extirpar en forma completa mediante cirugía.

  • Estadio II. Generalmente, es un tumor que se puede ser extirpar quirúrgicamente casi en su totalidad, pero pequeñas cantidades del cáncer permanecen en el hígado.

  • Estadio III. Generalmente, se trata de un tumor que no se puede extirpar en forma completa y cuyas células cancerígenas se encuentran cerca de los ganglios linfáticos.

  • Estadio IV. El cáncer se ha diseminado (por metástasis) a otras partes del cuerpo.

  • Recurrente. La enfermedad reaparece luego de haber sido tratada. Puede volver a aparecer en el hígado o en otra parte del cuerpo.

¿Cuál es el tratamiento para el hepatoblastoma?

El tratamiento específico para el hepatoblastoma será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • La edad de su hijo, su estado general de salud y su historia clínica

  • La gravedad de la enfermedad

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos, procedimientos o terapias específicas

  • Sus expectativas respecto de la evolución de la enfermedad

  • Su opinión o preferencia

El objetivo del tratamiento del hepatoblastoma suele ser reseccionar (extirpar) la mayor cantidad posible del tumor, manteniendo, al mismo tiempo, un funcionamiento adecuado del hígado. El tejido del hígado se puede regenerar luego de la extirpación.

Otras formas de tratamiento pueden incluir (solo o en combinación):

  • Cirugía para extirpar el tumor y parte o la totalidad del hígado

  • Quimioterapia

  • Trasplante de hígado

  • Radioterapia

  • Inyección percutánea de etanol. Se utiliza una pequeña aguja para inyectar un alcohol llamado etanol directamente en el tumor y matar las células cancerígenas.

  • Espera atenta. No empezar el tratamiento hasta que los síntomas aparezcan o cambien

¿Cuáles son las perspectivas a largo plazo para un niño con hepatoblastoma?

El pronóstico depende en gran medida de lo siguiente:

  • Qué tan avanzada está la enfermedad.

  • El tamaño y ubicación del tumor.

  • La presencia o ausencia de metástasis.

  • La respuesta del tumor a la terapia.

  • La edad y el estado de salud general de su hijo.

  • La tolerancia de su hijo a medicamentos, procedimientos o terapias específicas.

  • Los nuevos desarrollos en materia de tratamiento.

Tanto la American Academy of Pediatrics como el National Cancer Institute recomiendan que los niños reciban el diagnóstico de cáncer y el tratamiento en alguno de los más de 200 centros médicos de los Estados Unidos que se especializan en cáncer pediátrico. Las organizaciones citan estudios de investigación que demuestran una mayor tasa de supervivencia cuando los niños reciben tratamiento en centros especializados.

Finalmente, como sucede con cualquier tipo de cáncer, el pronóstico y la supervivencia a largo plazo pueden variar considerablemente según el niño. La atención médica inmediata y una terapia agresiva contribuyen a un mejor pronóstico. El seguimiento continuo es esencial para un niño al que se le diagnostica hepatoblastoma. Continuamente se descubren nuevos métodos para mejorar el tratamiento y reducir los efectos secundarios.

Reviewed Date: 12-01-2013

Hepatoblastoma

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.