Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Cortes y las Heridas de la Nariz

Cortes y heridas de la nariz

Al jugar, trepar o practicar deportes, los niños suelen cortarse, hacerse heridas o laceraciones leves en la nariz. La mayoría de estas lesiones se puede tratar en el hogar simplemente con primeros auxilios.

Primeros auxilios para cortes y heridas superficiales:

  • tranquilice a su hijo y hágale saber que lo puede ayudar;

  • aplique presión durante algunos minutos con un paño o un vendaje limpio para detener la hemorragia;

  • lávese cuidadosamente las manos;

  • lave bien la superficie del corte con agua y jabón, pero no restriegue la herida; quite cualquier suciedad de la zona y deje que el agua del grifo corra sobre ella durante varios minutos (si la herida no se limpia minuciosamente, es posible que se formen cicatrices);

  • aplique una loción o crema antiséptica;

  • cubra la zona con un vendaje adhesivo o gasa; cambie el vendaje con frecuencia;

  • revise la zona a diario y manténgala limpia y seca;

  • evite soplar la superficie afectada por la abrasión, ya que puede propiciar el desarrollo de gérmenes;

  • durante las primeras 24 horas, un golpe directo o seco a la nariz que resulta en hinchazón y formación de moretones se puede tratar mediante la aplicación de compresas frías o bolsas de hielo en la zona afectada durante 10 o 15 minutos cada una o dos horas, pero no aplique el hielo directamente sobre la piel;

  • si la herida, moretón o hematoma (acumulación de sangre y líquido debajo de la piel) afecta los ojos, debe ser evaluado por un médico de inmediato; y

  • utilice un protector solar (con un factor de protección 15 o superior) sobre los cortes y las heridas que ya sanaron para evitar la formación de cicatrices.

¿Cuándo debo llamar al médico de mi hijo?

El tratamiento específico de los cortes y las heridas de la nariz que requieren más que un tratamiento menor en el hogar será determinado por el médico de su hijo. En general, consulte a su médico en caso de cortes y las heridas en la nariz que:

  • sangran mucho y la hemorragia no se detiene después de transcurridos 5 a 10 minutos de presión directa. Si la hemorragia es abundante, aplique presión durante 5 a 10 minutos sin detenerse para observar el corte. Si el paño se empapa en sangre, coloque un nuevo paño sobre el anterior. No retire el primer paño. Recuerde que las heridas en la cara suelen sangrar mucho, incluso en condiciones normales, consulte a su médico solo si la herida o el corte no para de sangrar durante más de 10 minutos o si es recurrente;

  • tengan más de media pulgada de profundidad o de largo;

  • fueron causadas por un objeto punzante, sucio u oxidado;

  • tengan residuos, como suciedad, piedras o grava;

  • son irregulares o tienen bordes separados;

  • fueron causadas por la mordedura de un animal o de una persona;

  • son muy dolorosas o que le hacen pensar que puede existir una fractura o una lesión de los huesos o de la cabeza; o

  • muestren signos de infección, como aumento de la temperatura, enrojecimiento, hinchazón o secreciones.

También llame al médico si:

  • su hijo no ha sido vacunado contra el tétanos durante los últimos cinco años o si no está seguro del tiempo transcurrido desde que recibió esta vacuna; o

  • si la herida lo preocupa o tiene alguna consulta.

Cómo prevenir las lesiones en la nariz

A continuación se enumeran algunas pautas para prevenir lesiones en la nariz de los niños:

  • enseñe a su hijo que no debe introducir en la nariz sus dedos u objetos como lápices o hisopos de algodón; y

  • enseñe a su hijo que debe utilizar protectores para la cara al practicar deportes que pueden provocar lesiones.

Reviewed Date: 04-25-2013

Cuts and Wounds of the Nose

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.