Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Epiglotitis

Epiglotitis

¿Qué es la epiglotitis?

La epiglotitis es una infección aguda bacteriana o viral que produce la hinchazón e inflamación de la epiglotis y pone en riesgo la vida. La epiglotis es una estructura de cartílago elástica que se encuentra en la base de la lengua y que evita que los alimentos ingresen a la tráquea al tragar. Esto genera problemas respiratorios, como el estridor, que pueden empeorar de forma progresiva y llegar a provocar, finalmente, la obstrucción de las vías respiratorias. Existe una hinchazón demasiado grande que impide que el aire fluya desde o hacia los pulmones, lo que se genera una emergencia médica.

¿Cuál es la causa de la epiglotitis?

La causa principal de la epiglotitis es una infección bacteriana que se extiende por el tracto respiratorio superior. La bacteria es generalmente la Haemophilus influenzae tipo B (Hib). Todavía no se sabe con exactitud cuál es la razón por la cual algunos niños desarrollan la enfermedad y otros no. Otra bacteria que pueden causar la epiglotitis es la estreptococos beta-hemolítico grupo B.

Los Centros para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan entre tres y cuatro dosis de la vacuna Hib. Las dosis principales se administran a los 2 y 4 meses o a los 2, 4 y 6 meses, según la marca en por el consultorio de su médico. Se realiza una dosis de refuerzo entre los 12 y 15 meses.

La vacuna Hib es una protección contra esta bacteria y disminuye la posibilidad de desarrollas epiglotitis.

Datos acerca de la epiglotitis

  • La vacuna Hib ha disminuido significativamente el riesgo de contraer la enfermedad.

  • La enfermedad generalmente afecta a niños de entre 2 a 6 años de edad, pero también afecta a adultos.

  • Puede ser contraída en cualquier momento; no existe una mayor prevalencia estacional.

¿Cuáles son los síntomas de la epiglotitis?

Los síntomas de la epiglotitis son siempre similares, sin importar que organismo causa la inflamación. Los siguientes son los síntomas más comunes de la epiglotitis. Sin embargo, cada niño puede experimentar los síntomas de manera diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Infecciones de las vías respiratorias superiores (en algunos niños, al comienzo, los síntomas de la epiglotitis son iguales a los de una infección de las vías respiratorias superiores)

  • Aparición repentina de un dolor de garganta muy fuerte

  • Fiebre

  • Voz tomada

  • Ausencia de tos

  • Cianosis (color azulado en la piel)

  • Estridor: (un sonido agudo que generalmente se escucha durante la inspiración, cuando el niño inhala, pero también puede escucharse durante la espiración, cuando el niño exhala).

A medida que la enfermedad empeora, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Salivación

  • Dificultad para respirar

  • Imposibilidad de hablar

  • El niño se sienta inclinado hacia adelante

  • El niño mantiene la boca abierta

¿Cómo se diagnostica la epiglotitis?

Dada la gravedad de la enfermedad y a la necesidad de intervención inmediata, el diagnóstico generalmente se realiza en base al aspecto físico y la historia médica completa. En este punto, si se sospecha una epiglotitis, el niño es hospitalizado inmediatamente. Conforme la enfermedad progresa, existe la posibilidad de que la totalidad de las vías respiratorias del niño se vean ocluidas (bloqueadas), lo que puede provocar que el niño deje de respirar.

En el hospital le pueden realizar las siguientes pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico:

  • Radiografía de cuello. Se trata de un examen de diagnóstico que utiliza rayos electromagnéticos invisibles (rayos X) para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa.

  • Exámenes de sangre.

  • Visualización de las vías respiratorias. Puede ser que el cirujano necesite realizar una visualización de las vías respiratorias bajo condiciones óptimas de seguridad en el quirófano.

  • Cultivo de sangre. Otra prueba realizada para identificar la bacteria a partir de muestras tomadas de la garganta.

  • Cultivo faríngeo. Otra prueba realizada para identificar la bacteria.

Tratamiento para la epiglotitis

El tratamiento para la epiglotitis requiere atención médica de emergencia para evitar la oclusión total de las vías respiratorias. Se realizará un seguimiento constante de las vías respiratorias del niño y, si es necesario, se lo asistirá con máquinas.

También se iniciará inmediatamente una terapia intravenosa (IV) con antibióticos. Esto ayudará a tratar la infección bacteriana. El tratamiento también puede incluir:

  • Medicamentos esteroides (para reducir la tumefacción de las vías respiratorias)

  • Líquidos por vía intravenosa (IV), hasta que el niño pueda tragar nuevamente

  • Oxígeno humidificado

  • Tubos de respiración

¿Cuál es el pronóstico de la epiglotitis?

La calidad de la recuperación del niño se relaciona con la rapidez con la que se comience el tratamiento de la enfermedad en el hospital. Generalmente, la enfermedad detiene su avance 24 horas después de que el niño se encuentra controlado, sus vías respiratorias seguras y se inicia el suministro de antibióticos. La recuperación completa lleva más tiempo y depende del estado de cada niño.

Prevención de la epiglotitis

Como se mencionó anteriormente, la epiglotitis causada por la bacteria Hib puede evitarse mediante la administración de las vacunas a partir de los 2 meses de vida. En la actualidad, la epiglotitis causada por otros organismos no puede prevenirse, pero es mucho menos frecuente.

Si a un niño se le diagnostica epiglotitis, generalmente se le administra rifampicina a la familia y a las personas que estuvieron en contacto directo con él para evitar el contagio.

Reviewed Date: 08-26-2014

Epiglottitis

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.