Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Cuidados Intensivos

Cuidados intensivos

¿En qué consisten los cuidados intensivos posteriores a la cirugía?

Los niños que requieren un control riguroso o especializado luego de la cirugía permanecen en la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP o PICU, por sus siglas en inglés) o en la unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN o NICU, por sus siglas en inglés) durante un tiempo, según su edad. Los niños que hayan sido sometidos a determinados tipos de cirugía mayor, como operaciones cardíacas, trasplantes de órganos o neurocirugías, necesitan cuidados intensivos. Luego de ciertas cirugías, es posible que el paciente permanezca conectado a un respirador y asistido por un monitor especial que registra la presión en las venas o arterias principales. En la UCI, su hijo recibirá un control riguroso durante las 24 horas del día.

Conocer los equipos de la unidad de cuidados intensivos

Las UCI están equipadas con aparatos complejos y dispositivos de monitoreo diseñados para cubrir las necesidades específicas de niños con estado de salud crítico y niños en etapa postoperatoria. Entre los equipos de la unidad se incluyen los siguientes:

  • Monitor cardiorespiratorio o cardíaco. Este monitor muestra continuamente la frecuencia cardíaca y respiratoria de su hijo. Los cables del monitor están conectados con parches adhesivos adheridos a la piel del pecho y abdomen de su hijo.

  • Monitor de presión arterial. La presión arterial se mide por medio de la colocación de un manguito alrededor del brazo o pierna de su hijo. Un monitor de presión arterial insufla el manguito y mide la presión arterial periódicamente. Algunos niños necesitan un monitoreo permanente de la presión arterial. En estos casos, se coloca un pequeño catéter (tubo pequeño) en una de las arterias de su hijo.

  • Oxímetro de pulso. Este aparato mide la cantidad de oxígeno en la sangre del niño a través de la piel. Se adhiere con cinta adhesiva una luz pequeña al oído o a un dedo de la mano o del pie del niño. Un cable conecta la luz al monitor, que muestra el porcentaje de oxígeno presente en los glóbulos rojos de su hijo.

  • Monitor de oxígeno/dióxido de carbono transcutáneo. Este aparato mide la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono presente en la piel de su hijo. Se adhiere una pequeña almohadilla circular a la piel del paciente, en general del tórax o abdomen. La almohadilla suministra calor a una pequeña zona subcutánea (por debajo de la piel) y mide el oxígeno, el dióxido de carbono, o ambos. Un cable conecta la almohadilla al monitor y muestra los niveles registrados. Como el monitor transcutáneo calienta la piel, debe moverse y colocarse en diferentes zonas de la piel cada unas pocas horas. El calor puede dejar una mancha rojiza transitoria sobre la piel.

  • Radiografía. Se colocan equipos de radiografía portátiles junto a la cama del niño en la UCI. Las radiografías se toman por diversas razones, entre las que se incluyen la verificación de la ubicación de catéteres y tubos, la búsqueda de signos de problemas en los pulmones y la verificación de signos de anomalías en los intestinos.

  • Tubo endotraqueal (tubo ET). Este tubo se coloca en la tráquea a través de la boca o nariz del niño (conducto de aire). El tubo ET se fija con cinta adhesiva y se conecta mediante tubos flexibles a un respirador mecánico (respirador artificial). Como el ET es incómodo, habrá que sedar a su hijo, y puede que se restrinjan sus muñecas para evitar que se lo quite. Su hijo no podrá hablar mientras tenga colocado un tubo ET, ya que las cuerdas vocales no pueden vibrar ni emitir sonidos mientras el tubo permanece en la tráquea. Este efecto es transitorio, y su hijo recuperará la voz después de que se le haya retirado el tubo ET, aunque es posible que esté disfónico.

  • Respirador o respirador mecánico. Este equipo ayuda a los niños que no pueden respirar por sus propios medios debido a la anestesia, o que necesitan aspirar una mayor cantidad de aire o respirar de manera más efectiva debido a una enfermedad. Los respiradores también pueden aportar oxígeno adicional, de ser necesario.

  • Bombas intravenosas (IV, por sus siglas en inglés). Las bombas intravenosas (IV) suministran líquidos y medicamentos a las venas en cantidades muy precisas mediante catéteres.

¿Con cuánta frecuencia podré visitar a mi hijo en la UCI?

Al llegar, pregunte a algún integrante del equipo médico que atiende a su hijo sobre los horarios de visita. De ser necesario, pregunte sobre los servicios provistos a las familias (trabajadores sociales o capellanes, y los números telefónicos a los que puede llamar desde su casa) para cuando no pueda permanecer junto a su hijo.

¿Otros médicos atenderán a mi hijo en la UCI?

Es posible que el cirujano pida ayuda a otros especialistas para el cuidado de su hijo mientras este se encuentra en la UCI. Los especialistas pueden ser, entre otros, los siguientes:

  • Neumonólogos (que tratan problemas de los pulmones o respiratorios)

  • Anestesiólogos (que ayudan a controlar el dolor)

  • Médicos de cuidados críticos (que ayudan a coordinar el cuidado de su hijo cuando están involucrados muchos médicos, e investigan las complicaciones que podrían presentarse luego de la cirugía)

¿Qué puedo hacer por mi hijo mientras está en la UCI?

Aunque su hijo esté recibiendo medicamentos para controlar el dolor o ayudarlo a dormir, necesita saber que usted está allí. El equipo médico de su hijo podrá aconsejarle sobre la manera de ayudarlo en cada etapa de su recuperación. El equipo también apreciará sus sugerencias respecto al bienestar y seguridad de su hijo. El especialista en niños puede constituir un gran medio para que usted y su hijo aprendan técnicas de relajación y control del dolor. Las siguientes son algunas de las acciones que usted puede realizar por su hijo mientras él se encuentra en la UCI:

  • Acarícielo y háblele en un tono suave, cálido y tranquilizador.

  • Lleve al hospital su música preferida.

  • Grabe a su familia leyendo la historia favorita de su hijo.

  • Coloque fotografías de su familia, de los amigos de su hijo o de las mascotas de la familia a la vista.

  • Lleve uno o dos de los objetos que pueden ayudar a su hijo a sentirse seguro, como un animal de peluche, una manta suave, una taza especial o un chupete.

Reviewed Date: 09-30-2009

Intensive Care

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.