Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Hernia Inguinal

Hernia inguinal en niños

¿Qué es una hernia inguinal?

Una hernia se produce cuando porción del intestino sobresale a través de una zona débil de los músculos abdominales. Se ve una protuberancia blanda debajo de la piel donde se ha producido la hernia. Una hernia que aparece en la zona de la ingle se denomina "hernia inguinal".

Ilustración de una hernia inguinal
Haga clic sobre la imagen para ampliar

¿Qué causa una hernia inguinal?

Una hernia puede desarrollarse en los primeros meses después del nacimiento del bebé producto de una debilidad en los músculos del abdomen.

A medida que un feto varón crece y madura durante el embarazo, los testículos se desarrollan en el abdomen y luego se desplazan al escroto a través de una zona llamada "conducto inguinal". Poco después del nacimiento del bebé, el conducto inguinal se cierra, impidiendo que los testículos regresen al abdomen. Si esta zona no se cierra por completo, un asa intestinal puede moverse al interior del conducto inguinal a través de la zona debilitada de la pared abdominal inferior, y así provocar una hernia.

Si bien las niñas carecen de testículos, sí tienen conducto inguinal, por eso también pueden desarrollarse hernias en esta zona.

¿Quiénes corren riesgo de desarrollar una hernia?

Las hernias suelen producirse más a menudo en niños que tienen uno o más de los siguientes factores de riesgo:

  • Un padre o hermano que tuvo una hernia cuando era bebé

  • Fibrosis quística

  • Displasia congénita de cadera

  • Testículos no descendidos

  • Anomalías de la uretra

¿A quiénes afectan las hernias inguinales?

Las hernias inguinales ocurren:

  • En entre el 1 y el 5 por ciento de los bebés nacidos a término

  • En entre el 9 y el 11 por ciento de los bebés prematuros

  • En los niños que tienen antecedentes familiares de hernias inguinales.

  • Más a menudo en bebés y niños con otras anomalías urogenitales.

  • Más a menudo en la zona de la ingle derecha que en la izquierda, pero puede producirse en ambos lados.

Ocasionalmente, el asa intestinal que sobresale a través de una hernia puede atorarse, y entonces ya no es reducible. Esto significa que el asa intestinal no puede volver a empujarse suavemente dentro de la cavidad abdominal. Cuando sucede esto, esa porción de intestino puede perder su irrigación sanguínea. El intestino necesita una buena irrigación sanguínea para estar sano y funcionar correctamente.

¿Cuáles son los síntomas de una hernia inguinal?

Las hernias normalmente aparecen en los recién nacidos, pero puede que no sean perceptibles durante varias semanas o meses posteriores al nacimiento. Los esfuerzos y el llanto no producen hernias. No obstante, el aumento de presión en el abdomen puede hacer que una hernia sea más perceptible.

La hernia inguinal aparece como un bulto o hinchazón en la ingle o el escroto. El bulto puede ser más perceptible cuando el bebé llora, y puede disminuir o desaparecer cuando el bebé se tranquiliza. Si su médico presiona ligeramente esta protuberancia cuando el niño está tranquilo y acostado, normalmente se reducirá o volverá a ubicarse dentro del abdomen.

Si la hernia no es reducible, entonces el asa intestinal puede quedar atrapado en la zona debilitada del músculo abdominal. Los siguientes son los síntomas más comunes que indican que esto ha ocurrido. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de forma diferente. Los síntomas pueden incluir lo siguiente:

  • Abdomen hinchado y redondeado

  • Vómitos

  • Dolor o molestias

  • Enrojecimiento o decoloración

  • Fiebre

Los síntomas de una hernia inguinal pueden parecerse a los de otras enfermedades o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica una hernia inguinal?

Las hernias pueden ser diagnosticadas mediante el examen físico que el médico le realiza a su hijo. Se revisará a su hijo para determinar si la hernia es reducible (puede volver a introducirse en la cavidad abdominal) o no.

¿Cuál es el tratamiento para una hernia inguinal?

El médico determinará el tratamiento específico basado en lo siguiente:

  • Edad, estado de salud general e historia clínica del niño

  • Tipo de hernia

  • Si la hernia es reducible (puede volver a introducirse en la cavidad abdominal) o no.

  • Tolerancia de su hijo a medicamentos, procedimientos o terapias específicos

  • Su opinión o preferencia

Es necesaria una operación para tratar una hernia inguinal. Se reparará quirúrgicamente poco después de ser descubierta, ya que el intestino puede atorarse en el conducto inguinal. Cuando sucede esto, puede interrumpirse la irrigación sanguínea al intestino y este puede resultar dañado. La cirugía de una hernia inguinal suele realizarse antes de que se produzca este daño.

Durante una operación de hernia, su hijo estará bajo anestesia. Se realiza una incisión pequeña en la zona de la hernia. Se vuelve a colocar el asa intestinal en la cavidad abdominal. Se cosen los músculos para unirlos. Algunas veces, se utiliza un parche de malla para ayudar a fortalecer la zona donde se han reparado los músculos.

Perspectiva a largo plazo para una hernia inguinal

Una vez que la hernia está cerrada, ya sea espontáneamente o mediante cirugía, es poco probable que vuelva a aparecer. La reaparición de la hernia sucede con una frecuencia ligeramente mayor si el intestino resultó dañado.

Reviewed Date: 12-31-2009

Inguinal Hernia in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.