Way to Grow Header

Pain, Ways to Help Your Child Cope - Spanish

(757) 668-7000

Maneras de ayudar a su niño a afrontar el dolor

A través del uso de las medicinas y de las técnicas, podemos trabajar juntos para ayudar a su niño a afrontar el dolor. Los niños necesitan mucho tiempo para hacer preguntas y compartir sus sentimientos. Diga los hechos de una manera verdadera y simple para que la confianza de su niño aumente. Esto puede que le baje el nivel de estrés a su niño. Use un tono de voz bajo, estable y permanezca positivo. Elogie mucho a su niño y dele la oportunidad de tomar decisiones cuando sea posible. Durante el procedimiento, dele un trabajo o tarea pequeña – aunque solamente sea sujetar algo o mirar algo.

Los niños de diferentes edades entienden y responden al dolor de diferentes maneras

Infantes/bebés (de 0-12 meses)

Su infante puede que muestre ciertas señales cuando tiene dolor. Las señales del dolor en los infantes son la intranquilidad, el aislamiento/la falta de atención a los padres, menos apetito, más apegamiento, lloriqueo, o gestos faciales que indican molestia.

Niños pequeños (de 1-3 años de edad)

Cuando los niños pequeños sienten dolor, pueden agredir físicamente o verbalmente. Ellos no son capaces de entender lo que está pasando. Ellos pueden pensar que el dolor es un castigo. Ellos necesitan saber que no están siendo castigados por haber hecho nada malo. Puede que le ayude si su niño tiene algún objeto que lo haga sentir más seguro, tal como un juguete o una cobija favorita. Un niño pequeño que tiene dolor puede quejarse, llorar, gritar, apegarse a uno de los padres, patalear, alejarse, ponerse tieso, negarse a comer, negarse a usar al baño, mostrar ansiedad en sus expresiones faciales o esconder su rostro. Un niño pequeño puede que apunte adonde le duele, o puede que solamente lo describa como “duele” o “ay.” Por favor avísenos si su niño tiene una palabra especial para indicar que tiene dolor.

Niños Pre-escolares (de 3-5 años de edad)

Los niños de edad pre-escolar tienen pensamientos mágicos y al igual que los niños pequeños, puede que no entiendan por qué sienten dolor. A menudo, ellos sienten temor o se imaginan que han hecho algo malo para “merecer” el dolor. Ellos también pueden que teman separase de sus padres o de sus hermanos. Los niños de edad pre-escolar puede que encuentren consuelo y un sentido de control cuando reciben visitas de su familia o de gente conocida. El jugar con sus juguetes favoritos o visitar la sala de juegos puede que les ayude a lidiar con el dolor. Los niños pequeños y los niños de edad pre-escolar tienen una imaginación muy viva, así que las historias o los juegos pueden ayudar mucho con el dolor y con la ansiedad. A menudo ellos expresan su dolor con llanto, chillidos sin lágrimas, aislamiento, regresión, ansiedad y con la falta de interés en el juego. También puede que ellos hagan muchas preguntas de ”¿por qué?” o “¿qué estás haciendo?” Las respuestas simples y verdaderas son las mejores.

Edad escolar (de 6-12 años)

Los niños de edad escolar comienzan a pensar lógicamente. Ellos pueden averiguar por qué algo les está pasando. Usualmente, ellos pueden describir, localizar y hablar acerca del nivel del dolor que sienten. Los niños de edad escolar, puede que teman que los procedimientos o el equipo que usamos en el hospital les va a mutilar su cuerpo (las agujas, las incisiones, etc.) El estrés de estar hospitalizado y de sentir dolor les puede causar miedo de perder el control de sí mismos. Es posible que usted tenga que ayudarle a su niño a practicar técnicas de relajamiento con frecuencia. Puede que los niños pidan medicamentos para el dolor y que a la misma vez nieguen que sienten dolor. A menudo, los niños de edad escolar muestran su dolor a través de los ánimos inestables, los estallidos emocionales, los ataques verbales, el rechazo de su cuidado personal, el apartamiento, el silencio, el comportamiento regresivo y las expresiones faciales ansiosas.

Adolescentes (de 13 años o más)

Los adolescentes pueden razonar los eventos que suceden a su alrededor. Ellos se preocupan mucho por ser aceptados por sus compañeros. A menudo, los adolescentes temen perder el control de sí mismos y el aparentar lucir como un bebé. A ellos puede que les de consuelo el tener amigos y familiares a su alrededor, pero puede que prefieran estar solos. Ellos pueden mostrar su dolor con la agresión, el alejamiento, el rechazo del cuidado personal/higiénico, la poca alimentación, o la depresión. La mayoría de los adolescentes desean tomar decisiones acerca del control de su dolor. Ofrezca opciones razonables para que ellos tengan un poco de control mientras están en el hospital. Es posible que a esta edad los adolescentes no quieran aprender las técnicas de relajamiento y que necesiten más apoyo y demostración con estas técnicas.

Escogiendo técnicas para que su niño afronte el dolor sin necesidad de medicamentos

Usted puede escoger técnicas para su niño para el control del dolor basado en la edad del desarrollo de su niño. Muchas veces estas técnicas son buenas para disminuir el dolor entre leve y moderado. Para el dolor severo, estas técnicas puede que ayuden cuando se usan adicionalmente a los medicamentos para el dolor. Muchas veces el dolor y la ansiedad van justos. En los niños muy pequeños, a veces el miedo y la ansiedad aparentan ser dolor. La ansiedad o el miedo pueden aumentar la cantidad del dolor. Estas técnicas de afrontamiento pueden ayudar a su niño a relajarse, distraerse y a disminuir el dolor. Mientras más practiquen estas técnicas usted y su niño, lo mejor que estas funcionarán.

Uso de las técnicas de afrontamiento

Recuerde, usted puede ser el entrenador de su niño y le puede ayudar a relajarse durante las experiencias dolorosas. La práctica es muy importante. La práctica le ayuda a su niño a familiarizarse con la técnica y le aumenta el nivel de confianza.

Way to Grow - Coping with Pain Spanish

Respiración profunda: Haga que su niño respire profundo a través de su nariz y que sople a través de su boca. Anímelo a que haga esto a través de la experiencia dolorosa. Haga la respiración con su niño para mostrarle cómo se hace. Pretenda que está soplando las velas en un pastel de cumpleaños. El soplar burbujas funciona bien con los niños pequeños. Esta técnica puede reducir el dolor y puede darle al niño una sensación de control propio.

Detener los pensamientos/ la imaginación: Esta técnica se usa antes y después de una experiencia dolorosa. Anime a su niño a que sustituya los pensamientos negativos con los positivos. (“Yo sé que lo puedo lograr” o “Puede que esto me duela, pero pronto me sentiré mejor”) A los niños pequeños les puede leer el cuento La Pequeña Locomotora que Pudo.

Ensayo: Antes del procedimiento/evento doloroso, haga una simulación o ensayo de lo que va a pasar. Deje que su niño encuentre sus propias destrezas de afrontamiento. Ayúdele a imaginar que todo resultó bien. A menudo, se usan los juguetes y las muñecas con los niños más pequeños para permitirles “actuar” su miedo.

Distracción: Ayúdele a su niño a enfocarse en algo diferente que no sea el dolor. Lea un libro, vea una película, escuche música, recite rimas o poemas que su niño conoce, practique contar o recitar el alfabeto, juegue con juegos electrónicos o sople burbujas. Su enfermera o especialista de Child Life (vida infantil) le puede ofrecer otras ideas o juguetes para distraerlo, tales como varitas con brillo, juguetes para la arena o tabletas para garabatos Magna Doodles®)

Imaginación: Ayude a que su niño se vea en su mente una imagen de algo que le gusta. Combine esto con la respiración profunda. Pregúntele a su niño que es lo que se está viendo en su lugar favorito en su mente – ayúdelo a describirlo en detalle. Algunas ideas incluyen su actividad favorita, un lugar favorito para ir de vacaciones, paisajes naturales o la escuela. Muchas veces esto es relaja al igual que distrae al niño y puede disminuirle la ansiedad o el miedo.

Relajamiento Progresivo: Esta destreza requiere mucha práctica. Primero, su niño aprieta un grupo de músculos por aproximadamente siete segundos, luego los relaja por 4 a 5 segundos (esto incluye los músculos de la cara, los hombros, el cuello, los brazos, las piernas, la espalda, las manos y los pies). Usted puede ayudar a entrenar a su niño para que respire profundamente y se relaje durante esta técnica. Si tiene alguna pregunta acerca de estas técnicas, avísele a su enfermera.

Especialista de Child Life (vida infantil) en CHKD: Nuestros especialistas de Child Life y las enfermeras están capacitados para ayudar a los niños a afrontar el dolor. Los especialistas de Child Life pueden enseñarle las técnicas de afrontamiento a usted y a su niño. Usted le puede ayudar a su niño a controlar su dolor entrenándolo y practicando estas técnicas con él/ella.


Spanish Translation 04/2017

This information is of a general nature and is not intended to serve as a substitute for the advice of a physician or other qualified healthcare provider. © 2013

(757) 668-7000