Way to Grow Header

Pain Control During Your Hospital Stay - Spanish

(757) 668-7000

Estar preparados ayuda a que usted y su niño tengan el control

El dolor es una sensación incómoda que te dice que puede que algo no esté bien en tu cuerpo. Cuando existe algún daño en el cuerpo las células de los nervios comunican el dolor al cerebro a través de señales enviadas por medio de la médula espinal. Los medicamentos para el dolor funcionan bloqueando estas señales, de esta manera reduciendo el dolor. Después que su niño tenga cirugía o tratamiento, las enfermeras y los doctores le van a preguntar a usted y a su niño acerca del dolor que él o ella sienta porque desean que su niño esté cómodo. El dolor muchas veces puede ser evitado, reducido o controlado utilizando técnicas no médicas tales como la respiración profunda, los ambientes calmantes, la distracción, el cambio de la posición, la aplicación de calor o de frío, o visualizando imágenes mentales calmantes. Muchas veces los medicamentos también se utilizan para evitar, reducir o controlar el dolor. Cuando se utilizan juntas, estas técnicas junto con los medicamentos pueden ayudar a que su niño tenga menos dolor.

Pregúntele al doctor o enfermera lo que usted puede anticipar.

  • ¿Va a haber mucho dolor después de la cirugía o tratamiento?
  • ¿Adónde va a estar localizado el dolor?
  • ¿Cuánto se supone que dure el dolor?
  • ¿Cómo van a controlar el dolor?
  • ¿Podemos practicar algunas técnicas para evitar o reducir el dolor?

Discuta sus opciones para el control del dolor.

  • Dígale al doctor o a la enfermera que ha trabajado con su niño lo que ha funcionado y lo que no ha funcionado anteriormente para controlar el dolor.
  • Pregunte acerca de los efectos secundarios posibles que puedan suceder con el medicamento para el dolor.
  • Dígale a su doctor o a su enfermera cuáles son sus preocupaciones.
  • Pregúntele a la enfermera acerca de las opciones que no requieren medicina para aliviar el dolor de su niño. Estas puede que incluyan mecer y sujetar a su niño, utilizar bolsas calientes o frías, música, historias o videos para distraer a su niño y técnicas para ayudar a relajar a su niño

Ayude a los doctores y a las enfermeras a medir el dolor.

Puede que un miembro del equipo médico le pida a su niño que indique la magnitud del dolor dando una puntuación del 0 al 10. Un puntaje de “0” significa que “no tiene dolor” y un “10” significa “el peor dolor”. Puede que en vez de utilizar la escala del 0 al 10, miembros del equipo médico le pidan a su niño que escoja una cara de “La Escala de Caras” que mejor describa el dolor. Puede que usted tenga que ayudarle a su niño a indicar la magnitud del dolor con este sistema. A veces se utilizan otras formas para medir el dolor. Su enfermera o especialista de Child Life (vida infantil) puede asistirle a conseguir otra manera especial de medir el dolor, si estas escalas no le sirven de ayuda.

Si su niño es un infante o niño pequeño, o si no puede decirnos cuanto dolor siente, los doctores y las enfermeras van a buscar otras señas que demuestren dolor. Estas incluyen llorar, hacer muecas/ fruncir el gesto, agitarse, tener los brazos y las piernas tiesas, y tener los latidos del corazón acelerados o la presión arterial más alta.

Puede que le ayude si su niño determina una meta de comodidad o un puntaje, o una cara que ellos puedan tolerar cómodamente. Puede que no sea razonable que la meta del dolor sea cero dolor, pero juntos podemos determinar cuál es el nivel de dolor que su niño puede soportar.

Algunos niños no siempre demuestran señales obvias de dolor, especialmente aquellos niños quienes han aprendido a vivir con el dolor crónico. Asegúrese de comentarle a los doctores y a las enfermeras lo que usted piensa acerca del nivel de comodidad de su niño. El hecho de que un niño esté quieto o activo y juguetón no significa que no tenga dolor. Usted como padre, nos puede avisar lo que usted piensa que está funcionando y que otra cosa pueda servir de ayuda. Su opinión es importante, para que así podamos ajustar nuestro plan según sea necesario.

Lo que usted debe saber acerca de los medicamentos para el dolor

Existen muchos tipos de medicamentos para ayudar a aliviar el dolor de su niño. Los diferentes tipos de dolor puede que necesiten diferentes tipos de medicamentos. Asegúrese de preguntarle a su doctor y a su enfermera qué tipos de medicamentos para el dolor su niño puede recibir y con qué frecuencia.

  • Si el dolor es inevitable, como en casos de cirugía o durante procedimientos invasivos, entonces el dolor debe ser evitado cuando sea posible. Sino, se debe hacer algo para aliviar el dolor, tan pronto comience. Este es un paso clave para controlar el dolor. Es más difícil aliviar el dolor una vez el dolor se ha establecido.
  • Las enfermeras puede que le pidan que su niño tome medicamentos para el dolor a ciertas horas establecidas durante las primeras 24 horas después de una cirugía. Nuestra meta es mantener el dolor lejos o que el dolor sea mínimo.
  • Los medicamentos para el dolor pueden ser dados por la boca (pastilla o líquido), por el recto, (supositorio) o en el músculo (inyección). Las enfermeras van a tratar de evitar tener que darle medicamento para el dolor en el músculo para evitar más incomodidad.
  • Los medicamentos para el dolor más severo pueden ser dados dentro del torrente sanguíneo por vía intravenosa (IV) a través de un tubo delgado que va dentro de una vena. Estos medicamentos intravenosos pueden ser dados a una velocidad constante, continuamente, a través de una pompa o según sea necesario colocando una jeringa dentro del tubo.
  • Algunas veces se utilizan bloqueos caudales o epidurales/raquídeos para adormecer la región adolorida por un poco de tiempo. El medicamento es administrado dentro de los espacios entre los huesos de la columna por un doctor y el efecto del adormecimiento desaparece más tarde, después de la cirugía. Una vez los efectos del bloqueo han desaparecido, otros medicamentos son administrados.
  • Existen muchos tipos de medicamentos que se utilizan para aliviar el dolor y los síntomas asociados con el dolor. Pídale a su enfermera más información acerca de los medicamentos que su niño recibe, cómo funcionan y cómo son administrados.

Preocupaciones acerca de los medicamentos

A veces los padres o inclusive otros niños mayores se preocupan acerca de tomar opiáceos (narcóticos) tales como la morfina porque temen convertirse en adictos o llegar a depender de los medicamentos. Las dosis son cuidadosamente calculadas basadas en el peso de su niño. Usualmente los opiáceos solo son necesarios a corto plazo. Estos medicamentos le ayudan a su niño a sentirse cómodo para que pueda comer, moverse por el alrededor y sanar más rápido. Cuando no se le da tratamiento al dolor, esto puede retrasar el proceso de sanar si su niño se pone ansioso, enojado, inusualmente callado, y si no puede dormir/descansar o si se niega a caminar o a comer. Si su niño recibe opiáceos por mucho tiempo (muchos días o semanas) las dosis pueden ser bajadas o rebajadas gradualmente. Su doctor puede comentarle acerca de esto con más detalle.


Pensamientos Finales: Si usted desea recibir más información acerca de cómo ayudar a controlar el dolor de su niño, por favor pregúntele a su doctor o a su enfermera. Tanto su opinión como la de su niño son importantes para nosotros. Solo su niño sabe cuánto dolor él o ella está sintiendo. Los padres y los miembros de la familia conocen al paciente mejor que nadie. Juntos podemos ayudar a aliviar lo que duela.

Reviewed - 08/2018

(757) 668-7000