Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Mascotas y Enfermedades Infecciosas

Las mascotas y las enfermedades infecciosas

El cuidado apropiado de su mascota podrá evitar que ésta se enferme e infecte a la familia. Además, para prevenir la transmisión de la enfermedad de su mascota, tenga en cuenta las siguientes precauciones:

  • Mantenga las vacunas de su mascota al día.

  • Lleve regularmente a su mascota al veterinario para controles de salud.

  • Mantenga limpia el área de vivienda y donde duerme su mascota.

  • Alimente a su mascota con una dieta equilibrada y evite que coma alimentos crudos o beba agua del inodoro.

  • Limpie diariamente las cajas sanitarias de los gatos. Las mujeres embarazadas no deben tocar dichas cajas con las heces de los gatos dado que pueden contener enfermedades infecciosas que causan defectos congénitos, incluyendo la toxoplasmosis.

  • Lávese cuidadosamente las manos después de tocar animales o limpiar los desechos que éstos producen. Sus hijos deben hacer lo mismo.

  • Después de manipular reptiles, es muy importante que se lave las manos, ya que los reptiles pueden transportar una bacteria llamada salmonela. La salmonela puede causar salmonelosis, que se caracteriza por causar diarrea, fiebre y cólicos abdominales que pueden durar hasta una semana. La mayoría de las personas que contraen salmonela tendrán los síntomas durante cuatro a siete días y se recuperarán sin tratamiento.

Los animales salvajes y las enfermedades infecciosas

Los animales salvajes y los insectos pueden ser portadores de algunas enfermedades graves que incluyen la rabia, el tétanos, la enfermedad de Lyme, la fiebre de las montañas rocosas, el hanta virus y la peste. Las mordidas y los rasguños de animales, aunque sean pequeños, pueden infectarse y propagar bacterias a otras partes del cuerpo. De cualquier manera, las mordeduras y los rasguños, ya sea que los ocasionen una mascota de la familia o un animal salvaje, pueden provocar enfermedades. Los rasguños de gatos, por ejemplo, aunque sean animales pequeños, pueden causar una infección bacteriana llamada "enfermedad por rasguño de gato". Las mordeduras y los rasguños que producen cortes en la piel son más propensos a infectarse.

Cuidado inmediato para las mordeduras de animales:

  • Lave la herida con agua y jabón bajo la presión del grifo, pero sin refregar; esto causa moretones en el tejido.

  • Si la mordedura o el rasguño está sangrando, aplique una venda o toalla limpia haciendo presión para detener la hemorragia.

  • Seque la herida y cúbrala con un apósito estéril, pero no utilice cinta ni vendas de mariposa dado que pueden atrapar bacterias nocivas en la herida.

  • Llame al médico o al profesional de la salud de su hijo para que le explique cómo hacer un informe del ataque y determinar si necesita tratamiento adicional, tal como antibióticos, refuerzo del tétanos o la vacuna contra la rabia.

  • Si es posible, localice al animal que causó la herida. En algunos casos es necesario capturar al animal, mantenerlo encerrado y observarlo para determinar si tiene rabia. No intente capturar al animal usted mismo, comuníquese con el guardia de animales más cercano o con la oficina de control de animales de su localidad.

  • Si el animal no se puede localizar, si el animal pertenece a una especie de alto riesgo (zorrillo o murciélago) o el ataque del animal no fue provocado, es posible que la víctima necesite una serie de vacunas antirrábicas.

¿Qué es la rabia?

La rabia es una infección vírica muy difundida en los animales de sangre caliente. Causada por un virus de la familia Rhabdoviridae, la rabia ataca al sistema nervioso y una vez que se desarrollan los síntomas, es 100 por ciento fatal en los animales

En Norteamérica, la rabia se presenta principalmente en las mofetas, los mapaches, los lobos y los murciélagos. En algunas áreas, estos animales salvajes infectan a gatos domésticos, a perros y al ganado. En Estados Unidos, los gatos son más propensos que los perros a contraer rabia. Generalmente, la rabia es poco frecuente en los roedores pequeños (castores, ardillas listadas, ardillas, ratas, ratones o hámsters). La rabia también es poco frecuente en conejos. En los estados del Atlántico medio, donde la rabia es cada vez más frecuente entre los mapaches, las marmotas de América pueden tener la enfermedad.

¿Cómo se presenta la rabia?

El virus de la rabia entra en el cuerpo a través de un corte o arañazo, o a través de las membranas mucosas (como el epitelio de la boca y los ojos) y viaja al sistema nervioso central. Una vez que la infección se estableció en el cerebro, el virus se transporta en los nervios desde el cerebro y se multiplica en diversos órganos.

Los órganos y las glándulas salivales son los más importantes en la transmisión de la rabia entre animales. Cuando un animal infectado muerde a otro animal, el virus de la rabia se transmite por medio de la saliva infectada del animal. Los arañazos hechos por las garras de animales rabiosos también son peligrosos, ya que estos animales lamen sus garras.

¿Cuáles son los síntomas de la rabia?

El período de incubación en los seres humanos desde el momento de exposición hasta el inicio de la enfermedad varía entre cinco días y más de un año, aunque el período de incubación promedio es de dos meses aproximadamente. A continuación, se enumeran los síntomas más comunes de la rabia. Sin embargo, cada persona puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre baja

  • dolor de cabeza

  • pérdida del apetito

  • sed intensa, pero al beber le inducirá espasmos dolorosos en la garganta

  • intranquilidad

  • hiperactividad

  • desorientación

  • convulsiones

Los síntomas de la rabia pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

Reviewed Date: 12-31-2009

Pets and Infectious Diseases in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.