Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Neumonía

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es la inflamación de los pulmones provocada por bacterias, virus o irritantes químicos. Es una infección o inflamación grave en la que los sacos de aire se llenan de pus y de otros líquidos.

  • La neumonía lobulillar  -  afecta a una o más secciones (lóbulos) de los pulmones.

  • La neumonía bronquial (o bronconeumonía)  -  afecta por zonas a ambos pulmones.

Anatomía del sistema respiratorio de un niño
Click Image to Enlarge

Datos sobre la neumonía:

  • La neumonía puede ocurrir durante todo el año, pero suele ser visto en el otoño, invierno y principios de la primavera.

  • Es más frecuente en los niños que en las niñas.

  • Las posibilidades de desarrollar neumonía son mayores en áreas muy pobladas.  

¿Cuáles son los diferentes tipos de neumonía?

Los principales tipos de neumonía son los siguientes:

  • la neumonía bacteriana  -  provocada por diferentes bacterias. La bacteria que con mayor frecuencia provoca la neumonía bacteriana es el streptococcus pneumoniae.

    Entre otras bacterias que provocan esta enfermedad se incluyen:

    • Estreptococo del grupo B (más frecuente en los recién nacidos)

    • Staphylococcus aureus

    • Estreptococo del grupo A (más frecuente en los niños mayores de 5 años)


    La neumonía bacteriana puede tener un comienzo repentino, y puede presentar los siguientes síntomas:

    • tos productiva

    • dolor en el pecho

    • vómitos o diarrea

    • disminución del apetito

    • fatiga

  • la neumonía viral  -  provocada por diferentes virus, entre los que se incluyen:

    • el virus sincitial respiratorio (su sigla en inglés es RSV) (más frecuente en los niños menores de 5 años)

    • el virus parainfluenza

    • el virus de la influenza

    • adenovirus

    Los primeros síntomas de la neumonía viral son los mismos que los de la neumonía bacteriana. Sin embargo, ante la presencia de neumonía viral, el compromiso respiratorio ocurre muy lentamente. Pueden producirse también sibilancias y la tos puede empeorar.

    Las neumonías virales predisponen al niño a contraer una neumonía bacteriana.

  • la neumonía por micoplasma  -  presenta síntomas y signos físicos un tanto diferentes a los de los otros tipos de neumonía. El agente causal son los micoplasmas, que son los microorganismos más pequeños capaces de producir enfermedades en los seres humanos y que tienen las características tanto de los virus como de las bacterias; sin embargo, no se los clasifica de ninguna de esas maneras. Suelen causar una neumonía leve y generalizada que afecta a personas de todas las edades.
    En general, no comienzan como un resfrío, y los síntomas pueden incluir:

    • fiebre y tos, en primer lugar

    • tos persistente, que puede durar 3 ó 4 semanas

    • tos severa que puede producir flema


    Otras neumonías menos frecuentes pueden ser provocadas por la aspiración de alimentos, líquidos, gases o polvo, o por hongos.

¿Cuáles son los síntomas de la neumonía?

Además de los síntomas mencionados anteriormente, todos los tipos de neumonía presentan los mismos síntomas. Sin embargo, cada niño puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • fiebre

  • dolor en el pecho o en el estómago

  • disminución del apetito

  • escalofríos

  • respiración rápida o dificultad para respirar

  • vómitos

  • dolor de cabeza

  • malestar general

  • molestia

Los síntomas de la neumonía pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la neumonía?

En general, el diagnóstico se basa en la época del año y en la gravedad de la enfermedad. Basándose en dichos factores, el médico puede realizar el diagnóstico simplemente con los antecedentes médicos y el examen físico completos, pero también puede incluir algunos de los siguientes exámenes para confirmar el diagnóstico:

  • radiografía de tórax  -  examen de diagnóstico que utiliza rayos de energía electromagnética invisible para producir imágenes de los tejidos internos, los huesos y los órganos en una placa radiográfica.

  • análisis de sangre  -  hemograma para determinar la evidencia de una infección; gasometría arterial para analizar la cantidad de dióxido de carbono y oxígeno presentes en la sangre.

  • cultivo de esputo  -  examen de diagnóstico que se realiza con las flemas expulsadas desde los pulmones hacia la boca.El cultivo de esputo suele realizarse para determinar la presencia de una infección.

  • poximetría de pulso  -  un oxímetro es una pequeña máquina que mide la cantidad de oxígeno en la sangre. Para realizar dicha medición, se pega un pequeño sensor (como una pequeña venda) en un dedo de la mano o del pie. Cuando el aparato está encendido, se ve una luz roja en el sensor. El sensor no provoca dolor y la luz roja no se calienta.

Tratamiento para la neumonía

El tratamiento específico para la neumonía será determinado por el médico de su hijo basándose en lo siguiente:

  • la edad de su hijo, su estado general de salud y sus antecedentes médicos

  • la gravedad del trastorno

  • la causa del trastorno

  • la tolerancia de su hijo a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

  • las expectativas para la evolución del trastorno

  • su opinión o preferencia

El tratamiento para la neumonía bacteriana puede incluir antibióticos. Los antibióticos también pueden acelerar la recuperación de una neumonía por micoplasmas y de algunos casos especiales. No existe un tratamiento claramente eficaz para la neumonía viral, que suele curarse por sí misma.

Otros tratamientos pueden incluir:

  • dieta adecuada

  • aumento del consumo de líquidos

  • humidificador de vapor frío en la habitación de su hijo

  • acetaminofeno (para la fiebre y el malestar general)

  • medicamentos para la tos

Es posible que algunos niños con problemas respiratorios graves deban ser hospitalizados y someterse a un tratamiento que puede incluir:

  • antibióticos por vía oral o endovenosa

  • administración de líquidos por vía endovenosa, si su hijo tiene dificultades para beber

  • terapia con oxígeno

  • succión reiterada de la nariz y la boca de su hijo (para ayudarlo a eliminar las secreciones espesas)

  • tratamientos respiratorios, según lo ordene el médico de su hijo

Reviewed Date: 12-31-2009

Pneumonia in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.