Skip to navigation menu Skip to content
Please click here to read our COVID-19 policies and resources before your visit or appointment. X
Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Hemolytic Anemia in Children

Anemia hemolítica en los niños

¿Qué es la anemia hemolítica en los niños?

La anemia hemolítica es un grupo de trastornos en los que los glóbulos rojos se destruyen más rápido de lo que la médula ósea puede producirlos. El término utilizado para la destrucción de los glóbulos rojos es hemólisis.

¿Cuál es la causa de la anemia hemolítica en un niño?

La anemia hemolítica tiene dos tipos de causas:

  • Intrínseca. Esto ocurre cuando la destrucción de los glóbulos rojos se debe a un defecto dentro de estos. Este tipo suele ser hereditario. Incluye anemia de células falciformes, talasemia o enzimas anormales en los glóbulos rojos. Estas afecciones producen glóbulos rojos que no viven tanto como los glóbulos rojos normales.

  • Extrínseca. Esto ocurre cuando la destrucción de los glóbulos rojos se debe a una causa externa a las células. Esto también se conoce como anemia hemolítica autoinmune. Algunas de las causas son las siguientes:

    • Infecciones por bacterias o virus

    • Medicamentos, como antibióticos (p. ej., penicilina o sulfonamidas), medicamentos para la malaria o paracetamol

    • Cánceres, como leucemia, linfoma u otros tumores

    • Trastornos autoinmunitarios, como lupus eritematoso sistémico (LES o lupus), artritis reumatoide, síndrome de Wiskott-Aldrich o colitis ulcerosa

    • Hiperesplenismo, una afección en la que el bazo destruye más glóbulos rojos de lo normal

Algunos tipos de anemia hemolítica extrínseca son a corto plazo (temporales) y desaparecen en varios meses. Otros tipos pueden volverse crónicos con períodos de remisión y recurrencia.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia hemolítica en un niño?

Estos son los síntomas más comunes de la anemia hemolítica:

  • Palidez

  • Coloración amarillenta de la piel y los ojos (ictericia)

  • Orina de color oscuro

  • Fiebre

  • Debilidad

  • Mareos

  • Confusión

  • No puede hacer actividad física

  • Hipertrofia del bazo y del hígado

  • Ritmo cardíaco acelerado

  • Soplo cardíaco

Estos síntomas pueden deberse a otros problemas de salud. Consulte siempre con el proveedor de atención médica de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la anemia hemolítica en un niño?

El proveedor de atención médica de su hijo puede sospechar anemia hemolítica a partir de la historia clínica de su hijo y una exploración física. A su hijo podrán hacerle las siguientes pruebas:

  • Hemoglobina y hematocrito. En esta prueba se mide la cantidad de hemoglobina y glóbulos rojos en la sangre.

  • Hemograma completo (HC). En esta prueba se controlan los glóbulos rojos y los glóbulos blancos, las células que intervienen en la coagulación (plaquetas) y, en ocasiones, los glóbulos rojos inmaduros (reticulocitos). Incluye la hemoglobina y el hematocrito, así como más detalles sobre los glóbulos rojos.

  • Frotis de sangre periférica.Se observa una pequeña muestra de sangre con un microscopio. Se revisan los glóbulos rojos para ver si tienen un aspecto normal.

  • Otros análisis de sangre. Mediante estas pruebas, se verificarán la lactato deshidrogenasa, la bilirrubina y la haptoglobina, que pueden causar hemólisis continua. Con algunas pruebas, se pueden encontrar los anticuerpos que causan la hemólisis.

  • Pruebas de orina. Con estas pruebas, se puede controlar la hemoglobina de los glóbulos rojos que se descomponen.

  • Aspirado de la médula ósea, biopsia o ambos. En esta prueba, se analiza una pequeña cantidad de líquido de la médula ósea (aspirado), el tejido sólido de la médula ósea (llamada biopsia central), a menudo de los huesos de la cadera, o ambos. Con esta prueba se controla la cantidad, el tamaño y la madurez de los glóbulos. También se pueden detectar células anormales.

¿Cómo se trata la anemia hemolítica en un niño?

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También, de la gravedad de la afección.

Un niño con anemia hemolítica suele tratarse con un hematólogo. Es decir, un experto en trastornos de la sangre. El tratamiento para la anemia hemolítica variará según la causa de la enfermedad y la gravedad de la anemia. Algunos niños no necesitan tratamiento. Para aquellos que lo hacen, el tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Transfusiones de sangre

  • Medicamentos con corticosteroides o esteroides

  • Inmunoglobulina intravenosa (IVIg)

  • Rituximab, un medicamento para controlar el sistema inmunitario

  • Antibióticos para tratar la infección si esa es la causa subyacente

  • Otros medicamentos, según el tipo de anemia hemolítica

En algunos niños que no responden a otra terapia, es posible que se necesiten estos tratamientos:

  • Esplenectomía.Es una cirugía para extirpar el bazo.

  • Terapia inmunosupresora.Es el uso de otros medicamentos para controlar el sistema inmunitario.

  • Plasmaféresis. Es la eliminación de los anticuerpos de la sangre que están destruyendo los glóbulos rojos.

  • Trasplante de células madre. En casos graves, las células anormales de la médula ósea se reemplazan con médula ósea de un donante.

¿Cuáles son las posibles complicaciones de la anemia hemolítica en un niño?

Las complicaciones dependen de la causa de la anemia hemolítica e incluyen las siguientes:

  • Efectos secundarios de los medicamentos. Por ejemplo, el aumento del riesgo de infección con corticosteroides.

  • Cálculos biliares o piedras en la vesícula biliar

  • Coágulos de sangre y coágulos de sangre en los pulmones (émbolos pulmonares)

  • Insuficiencia renal

  • Conmoción

  • Insuficiencia cardíaca

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a vivir con anemia hemolítica?

El manejo de la anemia hemolítica depende de la gravedad de los síntomas. A los niños con síntomas leves se les harán análisis de sangre periódicos.

El manejo de niños con síntomas más graves es más complejo. A estos niños también se les harán análisis de sangre con regularidad. Pueden tener problemas con las actividades diarias debido a los síntomas o al tratamiento. Si su hijo está tomando medicamentos que aumentan el riesgo de infección, debe mantenerse alejado de las personas enfermas.

Cuándo debe llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el comportamiento de su hijo cambia. Por ejemplo, es posible que su hijo no pueda estar tan activo como de costumbre. También llame al proveedor de su hijo si el niño tiene coloración amarillenta en la piel, orina oscura o fiebre.

Información importante sobre la anemia hemolítica en los niños

  • Las anemias hemolíticas son un grupo de afecciones en las que se destruyen los glóbulos rojos.

  • La anemia hemolítica puede ser una afección hereditaria. O bien, puede deberse a afecciones autoinmunitarias, infecciones, cánceres o medicamentos.

  • Es posible que necesiten hacerse pruebas en el niño para confirmar el diagnóstico. Estas pueden incluir análisis de sangre, análisis de orina y biopsia o aspirado de la médula ósea.

  • Algunos niños no necesitan tratamiento. Si lo necesitan, los tratamientos comunes son transfusiones de sangre, toma de esteroides y otros medicamentos.

Próximos pasos

Consejos para aprovechar al máximo la cita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la cita médica y qué quiere que suceda.

  • Antes de la cita médica, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la cita médica, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una cita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo de esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Reviewed Date: 03-01-2022

Hemolytic Anemia in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.