Visit Our Coronavirus (COVID-19)  Resource Section ⇒ X
Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Retinoblastoma in Children

Retinoblastoma en los niños

¿Qué es el retinoblastoma en los niños?

El retinoblastoma es un cáncer poco frecuente de la retina. La retina está formada por un grupo de células nerviosas especializadas sensibles a la luz y se encuentra en la parte posterior del ojo. Estas células sensibles a la luz están conectadas con el cerebro y el nervio óptico, el cual permite la visión. El retinoblastoma es el tumor más común que afecta los ojos de los niños. Ocurre casi siempre en los niños menores de 6 años.

¿Cuáles son las causas del retinoblastoma en los niños?

El cáncer se debe a una alteración (mutación) del gen RB1. Puede ser un gen que se transmite de padres a hijos (hereditario) o tal vez una alteración genética que ocurre de manera aleatoria (esporádica).

En 1 de cada 3 niños con retinoblastoma, el tumor está presente al nacer (es congénito), y la alteración genética está en todas las células del cuerpo. Se lo conoce como retinoblastoma hereditario. Esta forma de retinoblastoma suele afectar ambos ojos y, además, aumenta el riesgo de que aparezcan otros tipos de cáncer, como, por ejemplo, sarcoma y melanoma.

En 2 de cada 3 niños con retinoblastoma, no hay un aumento del riesgo de que aparezcan otros tipos de cáncer. En estos casos, la enfermedad suele afectar un solo ojo.

¿Cuáles son los síntomas del retinoblastoma en los niños?

Los síntomas pueden afectar a uno o a ambos ojos. Cada niño puede tener síntomas diferentes, como los siguientes:

  • Leucocoria. Se trata de un reflejo blanco anormal de la retina del ojo. La parte central oscura del ojo (la pupila) de hecho se ve blanca. Esto solo puede verse durante un examen médico o en una fotografía con flash.

  • Estrabismo (ojo vago). Ocurre cuando los ojos no están alineados, no se mueven juntos o no miran en la misma dirección.

Los síntomas menos comunes pueden incluir los siguientes:

  • Dolor, enrojecimiento o hinchazón de uno o ambos ojos

  • Problemas para ver

  • Ojos saltones

La mayoría de las veces, cuando se lo diagnostica, el retinoblastoma no se ha propagado (metastatizado) a otras partes del cuerpo. Si se ha propagado, otros síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Falta de apetito

  • Descenso de peso

  • Vómitos

  • Dolor de cabeza

  • Problemas neurológicos, por ejemplo, debilidad, entumecimiento y dificultad para moverse

  • Bultos (masas tumorales)

Los síntomas del retinoblastoma pueden ser los mismos que los de otras afecciones. Procure que un proveedor de atención médica vea a su hijo para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el retinoblastoma en los niños?

El proveedor de atención médica le preguntará sobre los antecedentes médicos y los síntomas de su hijo. Examinará al niño y prestará mucha atención a los ojos. Probablemente, el proveedor de atención médica le recomiende que lleve al niño a un especialista de la vista (oftalmólogo).

El oftalmólogo revisará los ojos de su hijo con instrumentos especiales. Tal vez el niño deba someterse a un examen oftalmoscópico indirecto con dilatación. Quizás le pongan medicamentos anestésicos para que duerma durante su realización.

Puede que su hijo necesite otras pruebas, como, por ejemplo:

  • Ecografía ocular. En esta prueba se usan ondas de sonido para crear imágenes de los ojos. 

  • Tomografía computarizada. Se usan una serie de rayos X y una computadora para generar imágenes detalladas.

  • Resonancia magnética.Se utilizan imanes grandes, ondas de radio y una computadora para generar imágenes detalladas.

  • Análisis de sangre. Pueden hacerle al niño análisis de sangre en busca de signos de enfermedad y para determinar si hay alteraciones genéticas.

Es posible que se diagnostique la enfermedad en un niño sin que haya síntomas. Este puede ser el caso si hay antecedentes familiares de retinoblastoma. Puede que le hagan al niño exámenes de la vista con frecuencia para detectar signos del cáncer. 

Después del diagnóstico de retinoblastoma, estas pruebas ayudarán al proveedor de atención médica del niño a saber si el cáncer está adentro del ojo, el grado de compromiso del ojo y si el tumor se ha propagado más allá del ojo. Este proceso se conoce con el nombre estadificación. El estadio del cáncer es uno de los factores más importantes a la hora de tomar una decisión con respecto al tratamiento. Los médicos usan 2 sistemas de estadificación estándar para el retinoblastoma.

El sistema más nuevo se denomina Clasificación Internacional del Retinoblastoma Intraocular, que divide a estos tumores en 5 grupos y les asigna las letras A a la E. Los grupos dependen de la probabilidad de que el ojo pueda salvarse. Los tumores del grupo A son pequeños y no están cerca de estructuras importantes que le permiten al niño ver. Probablemente puedan extirparse y sea posible salvar la visión. Cuanto más alto sea el grupo, más avanzado está el tumor. Si un tumor está en el grupo E, significa que los proveedores de atención médica tienen poca o ninguna probabilidad de salvar el ojo. Los otros grupos están comprendidos entre estos extremos.

El sistema de Reese-Ellsworth es más antiguo y se usa con menor frecuencia. Agrupa a los retinoblastomas de un modo muy parecido al Sistema de Clasificación Internacional, que se basa en si es posible salvar el ojo y la visión. El sistema usa grupos que se numeran del 1 al 5. Si el tumor está en el grupo 1, significa que hay buenas probabilidades de salvar el ojo, mientras que si está en el grupo 5, no hay probabilidades. Los otros grupos están comprendidos entre estos.

Los médicos pueden usar otros sistemas de estadificación. El proceso de estadificación del retinoblastoma puede ser muy complejo. Asegúrese de consultar con el proveedor de atención médica de su hijo, quien podrá explicarle el estadio del cáncer del niño.

¿Cómo se trata el retinoblastoma en los niños?

La mayoría de los niños con retinoblastoma en los Estados Unidos tienen buenas probabilidades de recuperarse.

Su hijo será atendido por un equipo de distintos tipos de proveedores de atención médica, por ejemplo, los siguientes:

  • Oftalmólogo

  • Pediatra

  • Cirujano pediátrico

  • Especialista en cáncer infantil (oncólogo pediátrico)

  • Especialista en retina

  • Especialista en el uso de radiación para tratar el cáncer (oncólogo radioterapeuta)

  • Especialista en rehabilitación

  • Especialista en enfermería pediátrica

El tratamiento dependerá de los síntomas, de la edad y del estado de salud general de su hijo. También, de la gravedad de la afección. Además, depende de si el retinoblastoma es hereditario.

Muchos de los métodos de tratamiento requieren la administración de medicamentos para inducir el sueño (anestesia). El tratamiento puede incluir lo siguiente:  

  • Tratamiento con láser o fotocoagulación. Se usa un láser para anular el suministro de sangre al tumor. Esta opción se emplea en algunos tumores más pequeños.

  • Cirugía. En algunos casos, puede hacerse una cirugía para extirpar el ojo, conocida como enucleación. No es necesaria para todos los retinoblastomas. La órbita del ojo y el ojo se reemplazan por un implante y un ojo artificial.

  • Quimioterapia. Los medicamentos contra el cáncer pueden administrarse en una vena (por vía intravenosa), por boca (sistémicos) o directamente en una arteria que irriga el ojo. Los medicamentos pueden reducir el tamaño del tumor para que otros tratamientos resulten más eficaces.

  • Radioterapia.  Se puede usar la radiación cuando otros tratamientos no surten el efecto esperado. Puede hacerse radiación interna (braquiterapia). Se pone en el ojo un pequeño contenedor (placa) con material radioactivo cerca del tumor. La placa se coloca y se retira durante una cirugía. Puede usarse para tratar algunos tumores más pequeños.

  • Termoterapia. Se utiliza la luz láser para destruir las células cancerosas. Puede usarse para algunos tumores pequeños, o bien, con quimioterapia o radiación para los tumores más grandes.

  • Crioterapia. Se usa un instrumento para congelar y destruir las células cancerosas.

  • Cuidados paliativos. El tratamiento puede causar efectos secundarios. Se pueden usar medicamentos y otros tratamientos para el dolor, la fiebre, la infección, las náuseas y los vómitos.

  • Ensayos clínicos. Pregúntele al proveedor de atención médica del niño si existe algún tratamiento que se esté probando y que pueda ser eficaz para su hijo. 

Como sucede con cualquier cáncer, la expectativa de recuperación del niño (pronóstico) varía. Tenga en cuenta lo siguiente:

  • Recibir tratamiento médico de inmediato es importante para obtener el mejor pronóstico. El cáncer que se ha propagado puede requerir mucho más tratamiento.

  • Se necesita atención médica de seguimiento durante el tratamiento y después de este.

  • Se están probando nuevos tratamientos para mejorar los resultados y aliviar los efectos secundarios.

¿Cuáles son las complicaciones posibles del retinoblastoma en los niños?

Un niño puede tener complicaciones a raíz del cáncer o del tratamiento, por ejemplo:

  • Desprendimiento de la retina

  • Propagación del cáncer (metástasis)

  • Pérdida de la vista

  • Efectos secundarios de la quimioterapia, como cansancio, moretones y sangrado, llagas en la boca, infecciones, vómitos y diarrea

  • Sangrado o infección por la cirugía

  • Crecimiento de otros tumores malignos

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a vivir con retinoblastoma?

Puede ayudar al niño a sobrellevar el tratamiento de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Su hijo podría tener problemas para comer. Es posible que un nutricionista pueda ayudarlo.

  • Quizás su hijo esté muy cansado. El niño tendrá que equilibrar el descanso y la actividad. Anímelo a hacer ejercicio. Esto es bueno para la salud en general. Y puede ayudar a aliviar el cansancio.

  • Busque apoyo emocional para su hijo. Busque un terapeuta o un grupo de apoyo para el niño.

  • Asegúrese de que su hijo vaya a todas las citas de seguimiento.

Un niño que tiene retinoblastoma necesita cuidados constantes. Su hijo recibirá atención de un equipo de proveedores de atención médica. Ellos se ocuparán de tratar todo efecto tardío del tratamiento y de controlar los síntomas o los signos de la reaparición del tumor. Además, estos proveedores controlarán al niño con pruebas de diagnóstico por imágenes y otros tipos de pruebas.

Nota: Si el niño tiene un implante y un ojo artificial, debe usar gafas protectoras cuando realiza actividades que pueden dañar el ojo.

Es recomendable que los miembros de la familia consulten a un asesor genético para obtener más información sobre el riesgo de tener retinoblastoma.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica u obtenga ayuda médica de inmediato si el niño tiene lo siguiente:                                              

  • Síntomas que empeoran

  • Síntomas nuevos

  • Efectos secundarios del tratamiento

Información importante sobre el retinoblastoma en los niños

  • El retinoblastoma es un cáncer poco frecuente de la retina. La retina está formada por un grupo de células nerviosas especializadas y se encuentra en la parte posterior del ojo. Estas células sensibles a la luz están conectadas con el cerebro y el nervio óptico, el cual permite la visión.

  • El cáncer puede transmitirse de padres a hijos (hereditario) u ocurrir de manera aleatoria (esporádico).

  • Los síntomas más frecuentes son un reflejo blanco anormal de la retina (leucocoria) y la falta de alineación de los ojos (estrabismo).

  • Se diagnostica con un examen oftalmoscópico indirecto con dilatación.

  • En los Estados Unidos, el pronóstico para la mayoría de los niños que tienen retinoblastoma es muy bueno.

  • Hay muchos tratamientos para el retinoblastoma, entre ellos, cirugía, quimioterapia, radioterapia, tratamiento con láser y crioterapia.

Próximos pasos

Consejos para ayudarlo a aprovechar al máximo la visita con el proveedor de atención médica de su hijo:

  • Tenga en claro la razón de la visita y qué quiere que suceda.

  • Antes de la visita, anote las preguntas que quiere hacer.

  • En la visita, anote el nombre de los nuevos diagnósticos y de todo nuevo medicamento, tratamiento o prueba. También anote las instrucciones que el proveedor le da para el niño.

  • Sepa por qué se receta un tratamiento o un medicamento, y cómo esto ayudará a su hijo. Conozca los efectos secundarios.

  • Pregunte si la afección de su hijo se puede tratar de otra forma.

  • Sepa por qué se recomienda una prueba o un procedimiento y qué podrían significar los resultados.

  • Sepa qué esperar si su hijo no toma el medicamento o si no se realiza la prueba o el procedimiento.

  • Si su hijo tiene una visita de seguimiento, anote la fecha, la hora y el objetivo esta.

  • Sepa cómo comunicarse con el proveedor fuera del horario de atención. Esto es importante en caso de que su hijo se enferme y usted tenga preguntas o necesite ayuda.

Reviewed Date: 02-01-2021

Retinoblastoma in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.