Visit Our Coronavirus (COVID-19)  Resource Section ⇒ X
Jump to:  A   |   B   |   C   |   D   |   E   |   F   |   G   |   H   |   I   |   J   |   K   |   L   |   M   |   N   |   O   |   P   |   Q   |   R   |   S   |   T   |   U   |   V   |   W   |   X   |   Y

Kidney Transplantation in Children

El trasplante de riñón en los niños

¿Qué es un trasplante de riñón?

El trasplante de riñón es una cirugía para colocar un riñón sano de otra persona a alguien que tiene problemas renales graves. El riñón sano puede provenir de estos 2 tipos de donantes:  

  • Donante fallecido. Es un donante que acaba de morir.

  • Donante vivo. Los familiares u otras personas que no sean parientes pero que sean compatibles pueden donar uno de sus riñones. Esto se denomina trasplante de donante vivo. Las personas que donan un riñón pueden tener vidas saludables con el riñón restante.

La persona que recibe el trasplante por lo general obtiene solo 1 riñón. En casos poco frecuentes, la persona puede recibir los 2 riñones de un donante fallecido. En la mayoría de los casos, los riñones enfermos se dejan en su lugar durante la cirugía. El riñón trasplantado se coloca en la parte baja del abdomen en el frente del cuerpo.

¿Por qué se recomienda un trasplante de riñón?

El trasplante de riñón se recomienda para los niños que tienen problemas renales graves y que morirían sin diálisis o sin un trasplante. Las siguientes son algunas de las enfermedades renales en los niños que podrían requerir un trasplante:

  • Anomalías congénitas (defectos de nacimiento) y enfermedades hereditarias. En los niños recién nacidos y hasta los 4 años, estas son las causas más comunes de insuficiencia renal.

  • Enfermedades hereditarias, síndrome nefrótico y enfermedades sistémicas. Son las causas más comunes de insuficiencia renal en niños de entre 5 y 15 años.

  • Enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos (glomérulos) en los riñones. Son las causas más comunes de insuficiencia renal en jóvenes de entre 15 y 19 años.

No todos los que tengan estas enfermedades necesitarán un trasplante de riñón. Consulte siempre al proveedor de atención médica de su hijo para obtener un diagnóstico.

¿De dónde proceden los órganos trasplantados?

Existen 2 tipos de donantes: los donantes fallecidos y los donantes vivos.

Donantes fallecidos

La mayoría de los riñones trasplantados vienen de donantes de órganos fallecidos. Esto se conoce como trasplante de donante fallecido. Estos donantes de órganos son adultos o niños que se enfermaron de gravedad y murieron porque el cerebro o el corazón dejaron de funcionar. Si el donante es mayor de 18 años y está registrado como donante en el registro estatal, esto sirve como consentimiento legal para la donación. Si el donante fallecido es un niño o un adulto que no está registrado como donante, entonces los familiares de la persona fallecida deben dar su consentimiento para donar los órganos de la persona. Los donantes pueden venir de cualquier parte de Estados Unidos. Por lo general, el niño solo recibe 1 riñón. En casos poco frecuentes, el niño puede recibir los 2 riñones de un donante fallecido. Los investigadores también están experimentando la división de 1 riñón para 2 receptores.

Donantes vivos

Los familiares u otras personas que no sean parientes pero que sean compatibles también pueden donar 1 de sus riñones. Esto se denomina trasplante de donante vivo. Las personas que donan un riñón pueden tener vidas saludables con el riñón restante. Por lo general, los niños mayores de 2 años reciben un riñón adulto. Suele haber espacio suficiente en el abdomen del niño para el riñón nuevo.

¿Qué es la lista de espera para trasplante?

Si se acepta a su hijo como candidato para un trasplante, se lo colocará en una lista de espera nacional para trasplantes. Cuando hay un órgano disponible, una computadora busca todas las personas de la lista de espera para recibir un riñón. Se separa a los que no son compatibles con el riñón disponible. Se crea una nueva lista con los candidatos restantes. La persona que encabeza esta lista es considerada para el trasplante. Si, por algún motivo, no es un buen candidato, se considera a la persona siguiente. En algunos casos, podría considerarse a una persona que está más abajo en la lista antes que a una persona que está primera. Esto puede deberse a diversos motivos. Entre ellos, se encuentran el tamaño del órgano del donante o la distancia entre el donante y el receptor.

¿Cómo se introduce a mi hijo en la lista de espera para un riñón nuevo?

Hable con el equipo de atención médica de su hijo para ver si el trasplante puede ser una opción. En ese caso, pídale al proveedor de su hijo que lo derive al centro de trasplante de su zona. Los centros de trasplante están ubicados en determinados hospitales por todo Estados Unidos. Su hijo tendrá que hacerse una evaluación completa en el centro de trasplante.

El equipo de trasplante de riñón

El equipo del centro de trasplante le hará diversas pruebas a su hijo. Este es el grupo de especialistas que examina a las personas para determinar si pueden someterse a un procedimiento de trasplante. También atienden a las personas que se realizan un trasplante. El equipo decidirá si su hijo puede ser candidato para un trasplante. El equipo del centro de trasplante estará formado por las siguientes personas:

  • Cirujanos de trasplante. Son proveedores de atención médica que se especializan en trasplantes y son quienes realizarán la cirugía. Los cirujanos de trasplante coordinan a todos los miembros del equipo. Hacen el control de su hijo antes del trasplante y continúan los controles después del trasplante y del alta del hospital.

  • Nefrólogos. Son proveedores de atención médica que se especializan en trastornos de los riñones. Los nefrólogos ayudan con los controles de su hijo antes y después de la cirugía.

  • Urólogos. Son proveedores de atención médica que se especializan en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del aparato genitourinario.

  • Enfermero coordinador del trasplante. Es un enfermero que organiza todos los aspectos de la atención que recibe su hijo antes y después del trasplante. El enfermero coordinador brindará toda la información para pacientes y coordinará las pruebas de diagnóstico y los cuidados posteriores.

  • Trabajadores sociales. Son expertos que dan apoyo a su familia y la ayudan a sobrellevar los problemas que surjan, como el alojamiento y el transporte y cuestiones financieras y legales. También ayudan a coordinar métodos escolares alternativos para que el niño no se retrase.

  • Nutricionistas. Son expertos que ayudan a su hijo a satisfacer sus necesidades nutricionales antes y después del trasplante. Colaborarán estrechamente con usted y su familia.

  • Fisioterapeutas. Son proveedores de atención médica que ayudan a su hijo a fortalecerse e independizarse en los movimientos y la resistencia después del trasplante.

  • Asistencia espiritual. Capellanes que brindan ayuda espiritual.

  • Otros miembros del equipo. Muchos otros miembros del equipo evaluarán a su hijo antes del trasplante y brindarán cuidados posteriores según sea necesario. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

    • Farmacéuticos

    • Anestesistas

    • Hematólogos

    • Especialistas en enfermedades infecciosas

    • Terapeutas respiratorios

    • Técnicos de laboratorio

    • Psicólogos

    • Especialistas en la vida infantil

El proceso de evaluación para el trasplante

Antes de colocar a su hijo en la lista de espera nacional para trasplantes, debe hacerse una evaluación exhaustiva. Las pruebas incluyen lo siguiente:

  • Análisis de sangre

  • Pruebas de diagnóstico

  • Evaluación psicológica y social del niño (si tiene edad suficiente) y de la familia

Se hacen pruebas para reunir información que ayude a determinar qué tan urgente es que se coloque a su hijo en la lista para trasplantes. Además, estas pruebas garantizan que su hijo reciba un órgano que sea compatible. Algunas de las pruebas son para analizar la salud general de su hijo, por ejemplo:

  • Función del corazón, de los pulmones y de los riñones

  • Estado nutricional

  • La presencia de infección

Análisis de sangre

Los análisis de sangre permiten disminuir la probabilidad de que se rechace el órgano. Estas pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Análisis bioquímico de la sangre. Es posible que incluyan creatinina en suero, electrolitos (como el sodio y el potasio), el colesterol y pruebas de la función hepática.

  • Estudios de coagulación, como el tiempo de protrombina (TP) y el tiempo parcial de tromboplastina (TPT). Estas pruebas sirven para medir el tiempo que tarda la sangre en coagularse.

Otros análisis de sangre permiten disminuir la probabilidad de que se rechace el órgano. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • Tipo de sangre. Cada persona tiene un tipo de sangre específico: tipo A+, A-, B+, B-, AB+, AB-, O+ o bien O-. Si se hace una transfusión, el tipo de sangre administrada debe ser compatible con el tipo de sangre de su hijo. De lo contrario, podría tener una reacción alérgica. Esta reacción alérgica también puede ocurrir si la sangre que contiene el órgano del donante ingresa al cuerpo de su hijo durante el trasplante. Las reacciones alérgicas se pueden evitar si los tipos de sangre del niño y el donante son compatibles.

  • Antígenos de histocompatibilidad y panel reactivo de anticuerpos. Estas pruebas ayudan a determinar qué tan satisfactorio podría ser el trasplante de órganos. Las pruebas sirven para determinar si hay anticuerpos en la sangre de su hijo. Los anticuerpos se producen en el sistema inmunitario del organismo como reacción a una sustancia extraña, como una transfusión de sangre o un virus. Los anticuerpos que están en el torrente sanguíneo intentarán atacar a los órganos trasplantados. Los niños que reciben un trasplante tendrán que tomar medicamentos para disminuir esta respuesta inmunitaria. Cuanto más alto sea el panel reactivo de anticuerpos del niño, más probabilidades hay de que rechace el órgano.

  • Pruebas de la función de los riñones, el hígado y otros órganos vitales.

  • Estudios virales. Estas pruebas determinan si su hijo tiene anticuerpos contra los virus que pueden aumentar la probabilidad de que se rechace el órgano del donante, por ejemplo el citomegalovirus. También se hacen pruebas para muchas otras enfermedades infecciosas, como el VIH y la hepatitis.

Pruebas de diagnóstico

Además, se hacen varias pruebas de diagnóstico. Son necesarias para comprender el estado de salud completo de su hijo. También se pueden realizar otras pruebas, como las siguientes:

  • Ecografía del riñón. En esta prueba no invasiva, se pasa una sonda (transductor) sobre el riñón desde el exterior del cuerpo. La sonda genera ondas sonoras que rebotan en el riñón. Las ondas transmiten una imagen del riñón a una pantalla de video. Esta prueba permite determinar el tamaño y la forma del riñón. También permite ver si hay un crecimiento, un cálculo renal, un quiste u otra obstrucción o anomalía.

  • Biopsia del riñón. Se toman muestras de tejido del riñón para analizarlas con un microscopio. Se pueden extraer con una aguja o en una cirugía.

  • Pielografía intravenosa. Es una serie de radiografías del riñón, de los uréteres y de la vejiga. Se inyecta un medio de contraste en una vena para detectar tumores, anomalías, cálculos renales u otras obstrucciones, así como para evaluar el flujo sanguíneo en el riñón.

Ingreso a la lista

El equipo de trasplante analizará toda la información que se recopiló en las entrevistas, la historia clínica de su hijo y las pruebas de evaluación. Según esta información, el equipo decidirá si su hijo es candidato para un trasplante. Si se decide que sí, el equipo de trasplante agregará a su hijo a la lista de espera nacional para trasplantes. Si tiene alguna pregunta sobre el lugar que ocupa su hijo en la lista, pregúntele al equipo de trasplante.

¿Cuánto tardará en llegar el riñón nuevo?

No hay una respuesta definida para esta pregunta. Si hay un donante vivo saludable y compatible, es posible que su hijo pueda recibir el trasplante en unas semanas o meses. Si no hay un donante vivo, pueden pasar meses o años en la lista de espera hasta que haya disponible un órgano adecuado. Durante este tiempo, los proveedores de atención médica y el equipo de trasplante controlará a su hijo con frecuencia. Hay muchos grupos de apoyo disponibles para ayudarlo durante el tiempo de espera.

¿Cómo se avisa si hay un riñón disponible?

Cada equipo de trasplante tiene sus propias pautas específicas para la espera en la lista de trasplante y los avisos cuando hay un órgano disponible. En la mayoría de los casos, recibirá una llamada telefónica para avisarle que hay un órgano disponible. Le dirán que vaya al hospital de inmediato para preparar a su hijo para el trasplante.

¿Quién participa en la cirugía de trasplante de riñón?

Una vez que haya un órgano disponible, usted y su hijo tendrán que ir al hospital de inmediato. Esto puede ocurrir en cualquier momento. Así que siempre debe estar preparado para ir al hospital, si es necesario. Cuando lleguen, le harán a su hijo otras pruebas y análisis de sangre definitivos para confirmar que el órgano sea compatible.

Luego su hijo irá al quirófano. La cirugía de trasplante puede tardar varias horas. Pero el tiempo puede variar bastante de un caso a otro. Durante la cirugía, un miembro del equipo de trasplante lo mantendrá informado sobre el avance de la cirugía.

Cuidados posquirúrgicos para el trasplante de riñón

Después de la cirugía, llevarán a su hijo a la unidad de cuidados intensivos (UCI) para vigilarlo constantemente. El tiempo que pase su hijo en la UCI puede variar. Dependerá de la condición específica del niño. Una vez que se encuentre estable, lo enviarán a la unidad especial del hospital dedicada al cuidado de pacientes con trasplante de riñón. Se seguirá vigilando a su hijo con atención. Durante este tiempo, le darán información sobre todos los aspectos del cuidado de su hijo, como indicaciones sobre los medicamentos, la actividad, los controles, la dieta y cualquier otra información específica del equipo de trasplante de su hijo.

¿En qué consiste el rechazo?

El rechazo es una reacción normal del cuerpo a un tejido extraño. Cuando se trasplanta un riñón nuevo, el cuerpo percibe al órgano trasplantado como una amenaza e intenta atacarlo. El sistema inmunitario produce anticuerpos para tratar de destruir el órgano nuevo. Para ayudar al riñón nuevo a sobrevivir en el cuerpo de su hijo, le darán medicamentos antirrechazo (inmunodepresores). Estos medicamentos debilitan la respuesta del sistema inmunitario. Es posible que su hijo necesite tomarlos de por vida.

¿Cuáles son los síntomas del rechazo?

La mayoría de los niños que tienen un trasplante de órganos no tiene síntomas. El episodio de rechazo se sospecha por los resultados de los análisis de sangre de rutina. Si el niño tiene síntomas, pueden incluir lo siguiente:

  • Fiebre o enfermedad similar a la gripe

  • Dolor en la zona del riñón

  • Aumento del nivel de creatinina

  • Presión arterial alta

  • Reducción del volumen de orina

  • Aumento de peso

El equipo de trasplante de su hijo le dirá que llame de inmediato si ocurre alguno de estos síntomas.

¿Qué se hace para prevenir el rechazo?

Es posible que su hijo necesite tomar medicamentos antirrechazo de por vida. Cada niño puede tener reacciones diferentes a los medicamentos, y cada equipo de trasplante tiene preferencia por distintos medicamentos. Estos son algunos de los medicamentos antirrechazo que se usan con más frecuencia:

  • Ciclosporina

  • Tacrólimus

  • Azatioprina

  • Micofenolato de mofetilo

  • Prednisona

  • Muromonab-CD3

  • Inmunoglobulinas antilinfocíticas

Constantemente se aprueban medicamentos antirrechazo nuevos. El proveedor de atención médica del niño establecerá el plan de tratamiento con medicamentos que sea más adecuado para su hijo. Las dosis de estos medicamentos pueden cambiar con frecuencia, según la respuesta que vaya teniendo su hijo. Los medicamentos antirrechazo afectan al sistema inmunitario. Por lo tanto, los niños que reciben un trasplante tienen mayor riesgo de contraer infecciones. Se debe mantener un equilibrio para prevenir el rechazo y hacer que su hijo no sea muy vulnerable a las infecciones. Le harán análisis de sangre con frecuencia. De este modo, se medirá la cantidad de medicamento que hay en el cuerpo de su hijo y se garantizará que no sea mucha ni demasiado poca. Los glóbulos blancos también son un indicador importante de la cantidad de medicamento que necesita su hijo.

¿Qué debe hacer con respecto a las infecciones?

El riesgo de infección es particularmente alto durante los primeros meses después del trasplante. La razón es que en este período se dan dosis más altas de medicamentos antirrechazo. Es muy probable que su hijo tenga que tomar medicamentos para prevenir otras infecciones. Algunas de las infecciones a las que su hijo podría ser particularmente vulnerable son la candidiasis oral, el herpes y virus respiratorios.

Perspectiva a largo plazo para el niño después de un trasplante de riñón

Vivir con un trasplante es un proceso que dura toda la vida. Se deben administrar medicamentos que engañen al sistema inmunitario para que no ataque al órgano trasplantado. También se pueden administrar otros medicamentos para prevenir los efectos secundarios de los medicamentos antirrechazo, como las infecciones. Las visitas y el contacto frecuentes con el equipo de trasplante son fundamentales. Es muy importante conocer los signos del rechazo del órgano trasplantado y vigilarlos a diario. Si su hijo tiene edad suficiente, tendrá que aprender sobre los medicamentos antirrechazo. Tendrá que conocer lo que hacen estos medicamentos y cuáles son los signos de rechazo. Con el tiempo, el niño debe poder cuidarse de forma independiente.

Cada niño es único y cada trasplante es diferente. Los resultados mejoran cada vez más a medida que los proveedores de atención médica y los científicos aprenden más sobre cómo el cuerpo maneja un trasplante y buscan maneras de mejorar el proceso.

Reviewed Date: 02-01-2019

Kidney Transplantation in Children

Disclaimer: This information is not intended to substitute or replace the professional medical advice you receive from your child's physician. The content provided on this page is for informational purposes only, and was not designed to diagnose or treat a health problem or disease. Please consult your child's physician with any questions or concerns you may have regarding a medical condition.